Amenaza a T-MEC división en EU

Podría retrasar o descarrilar una votación en el Congreso sobre una nueva versión del TLCAN, publicó The Wall Street Journal

Reforma
miércoles, 13 febrero 2019 | 10:46

Washington— Una gran división entre los demócratas y la administración Trump sobre cómo hacer cumplir las reglas comerciales amenaza con retrasar o descarrilar una votación en el Congreso sobre una nueva versión del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (T-MEC), publicó hoy el diario The Wall Street Journal.

Dirigidos por la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, los demócratas quieren que la administración agregue disposiciones al pacto del año pasado con Canadá y México, que garantizará que México haga cumplir las protecciones ambientales y permita que sus trabajadores formen sindicatos libremente, destacó la publicación.

"En este momento, la actualización del TLC del Presidente no se puede hacer cumplir", dijo el senador Ron Wyden, de Oregon, el principal demócrata en el comité del Senado que supervisa el comercio.

"No importa lo bien que se vea un trato en el papel, no significa mucho si no puede asegurarse de que los demás países cumplan con su parte del acuerdo".

El diario señaló que el Presidente Trump, quien habla regularmente de sus acuerdos comerciales como una victoria en eventos políticos, modificó su mensaje el lunes en El Paso, Texas, ofreciendo un descargo de responsabilidad del T-MEC, y cualquier beneficio económico que pueda ofrecer a los trabajadores estadounidenses, dijo, depende de la aprobación del Congreso.

En el área de cumplimiento, la mayoría de los demócratas y republicanos en el Congreso quieren mecanismos en los acuerdos comerciales diseñados para que todos los socios rindan cuentas a través de paneles de arbitraje internacional u otros medios. Pero la administración Trump se opone a ceder la aplicación de la ley a tales paneles, creyendo que Washington podría enfrentar decisiones vinculantes que socavan la soberanía de Estados Unidos.

El WSJ mencionó que la oficina de Lighthizer no quiso hacer comentarios, pero recientemente le dijo a un grupo de senadores que la ley comercial existente en Estados Unidos podría usarse para hacer cumplir las violaciones, de acuerdo con un asesor del Senado.

Ayer, el presidente del Comité de Finanzas del Senado, el senador Chuck Grassley (R., Iowa), declaró que las diferencias podrían resolverse mediante acuerdos paralelos que aborden los problemas de "medio ambiente, trabajo y cumplimiento".

Mickey Kantor, representante comercial bajo el expresidente Bill Clinton, dijo que siempre fue la intención bajo el TLC original fortalecer las disposiciones laborales y de otro tipo a lo largo del tiempo. "Por qué Lighthizer o el Presidente están en contra de esto es una pregunta interesante", señaló Kantor, ahora socio de la firma de abogados Mayer Brown en Los Ángeles. "Tienen esta oposición, creo, injustificada a las disposiciones de aplicación en los acuerdos internacionales".

Lighthizer negoció algunos cambios en el pacto destinado a simplificar el proceso de cumplimiento, pero Kantor y otros dicen que el sistema aún permite que Estados Unidos u otro país eviten tomar decisiones vinculantes de los paneles de cumplimiento, al igual que con el TLC actual.

El pacto les da a los trabajadores la capacidad de solicitar un salario más alto y requiere que los tres países cumplan con normas ambientales similares. Lighthizer también agregó reglas dirigidas a garantizar más mano de obra con salarios altos en la industria automotriz, destacó la publicación.

Algunos asesores del Congreso dicen que la Casa Blanca y el Capitolio deben resolver las diferencias para el verano, antes de que las elecciones nacionales canadienses compliquen la ratificación de los tres países. Esperar hasta finales de 2019 arriesga la inferencia potencialmente fatal de las campañas presidenciales de Estados Unidos, indicó.

Una opción para la administración de Trump sería persuadir a un pequeño número de demócratas amigables con los negocios para que se unan a los republicanos y aprueben el acuerdo, tal vez a cambio de ajustes limitados para ayudar a hacer cumplir las normas laborales bajo la ley de Estados Unidos.