Estados Unidos

Almacén en Pensilvania presenta el mayor brote de Covid en Amazon

El coronavirus ha infectado a más empleados allí que en cualquiera de las aproximadamente 500 instalaciones de la compañía

The New York Times

The New York Times

martes, 19 mayo 2020 | 10:27

Poconos.- Therese Kelly llegó para su turno en un almacén de Amazon el 27 de marzo para encontrar a sus compañeros de trabajo agrupados: esperaban un anuncio en todo el edificio. A través de un altavoz, un gerente les dijo lo que temían: por primera vez, un empleado había dado positivo al coronavirus.

Algunos de los trabajadores interrumpieron sus turnos y se fueron a casa. Kelly, de 63 años, se puso a trabajar, era una de los cientos de miles de empleados de Amazon que se enfrentaron al aumento en los pedidos en línea de millones de estadounidenses en cuarentena en sus hogares.

En menos de dos meses desde entonces, el almacén a las faldas de las montañas de Pocono, en el noreste de Pensilvania, se ha convertido en el punto álgido de Covid-19 más grande de Amazon. El coronavirus ha infectado a más empleados allí que en cualquiera de las aproximadamente 500 otras instalaciones de Amazon en los Estados Unidos.

Amazon vio la pandemia de cerca antes que muchas empresas estadounidenses. A principios de febrero, se preocupó por su cadena de suministro global y consultó a un especialista en enfermedades infecciosas. Con sede en Seattle, uno de los primeros epicentros del brote, la compañía les dijo a sus 50 mil empleados que trabajaran desde casa a partir del 5 de marzo.

El 1 de abril, la señora Kelly, que había trabajado en el almacén durante nueve años, notó que cuatro bombas desinfectantes colocadas en un poste estaban vacías. Más tarde ese día, sintiéndose enferma y con un dolor en la garganta, dejó el trabajo temprano. Ella dio positivo para Covid-19 unos días después.

En febrero, la compañía comenzó a consultar con el Dr. Ian Lipkin, especialista en enfermedades infecciosas de la Universidad de Columbia, quien aconsejó introducir controles para la fiebre, el distanciamiento social y otras medidas. "Querían mantenerse a la vanguardia de la ciencia lo mejor que podían", dijo el Dr. Lipkin.

Aun así, algunos consejos de seguridad no se convirtieron en una práctica común durante casi dos meses, según entrevistas con seis trabajadores.

No fue sino hasta la primera semana de abril que se instituyeron controles de fiebre en el almacén de Hazle Township. Las máscaras estaban disponibles para quienes las solicitaban, pero no fueron necesarias. Las mesas en la sala de descanso se separaron, pero cuando los empleados que se habían quedado en casa volvieron al trabajo, el almuerzo se llenó de gente. Amazon agregó un descanso adicional el 21 de abril después de que los trabajadores se quejaron. En publicaciones y entrevistas en redes sociales, los trabajadores argumentaron que la planta debería cerrarse temporalmente para una limpieza profunda.

Desde que Kelly regresó a trabajar a finales de abril, a menudo ha trabajado en turnos de casi 11 horas para compensar la pérdida de su sueldo mientras estuvo enferma. Ella dijo que estaba contenta de ver que algunas estaciones de trabajo habían sido separadas mientras estuvo fuera, porque habían estado demasiado juntas. Y algunos trabajadores habían sido contratados solo para rellenar todas las botellas de desinfectante.

"Es demasiado tarde", dijo.