PUBLICIDAD

Estados Unidos

Admite Gobierno de Biden a un millón de migrantes en busca de asilo

Tendrán que esperar un promedio de siete años antes de que se tome una decisión sobre su caso

The New York Times

martes, 06 septiembre 2022 | 09:44

The New York Times

PUBLICIDAD

South Portland.- En un modesto hotel a pocos kilómetros del océano, la mayoría de las habitaciones han sido ocupadas este verano por familias de países africanos que buscan asilo: 192 adultos y 119 niños en total.

Se encuentran entre los más de un millón de inmigrantes indocumentados a los que se les ha permitido ingresar al país temporalmente después de cruzar la frontera durante el mandato del presidente Biden, parte de una cascada récord de migración irregular en todo el mundo.

PUBLICIDAD

A diferencia de los cientos de miles que ingresaron al país sin ser detectados durante el mandato de Biden, muchos del millón esperan asilo, una posibilidad remota, y tendrán que esperar un promedio de siete años antes de que se tome una decisión sobre su caso debido al obstruido sistema de inmigración de Estados Unidos.

El hotel en el sur de Portland se encuentra entre un puñado de hoteles de la región. Además del refugio familiar de Portland, que ofrece alojamiento temporal para cientos de nuevos inmigrantes, Maine es algo inusual porque permite que los solicitantes de asilo reciban apoyo financiero para el alquiler y otros gastos, en parte a través de su programa de Asistencia General. Pero el desafío ha sido complicado; en mayo, los funcionarios de Portland anunciaron que la ciudad ya no podía garantizar refugio para los solicitantes de asilo recién llegados porque las viviendas de emergencia estaban llenas.

“La comunidad está creciendo tanto que corre la voz de que estamos ayudando”, dijo Mike Guthrie, director del albergue familiar de Portland. “Entonces viene más gente”.

Si bien la inmigración es uno de los temas políticos más debatidos del país, la atención se centra casi siempre en el creciente número de personas que buscan cruzar la frontera suroeste. Se ha prestado menos atención a lo que sucede con quienes son liberados de la custodia del gobierno para esperar legalmente las audiencias de los tribunales de inmigración y que terminan dispersos por todo el país. Algunos desaparecen en las sombras, nunca se presentan a sus citas en la corte o requieren registros con el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas. Otros luchan por cumplir con los requisitos de presentación de informes en un sistema cada vez más sobrecargado y desorganizado.

Su presencia es tanto un desafío humanitario como un punto crítico político para un país dividido que durante décadas no ha logrado ponerse de acuerdo sobre quién debe ser admitido y por qué razones. Pasa alrededor de un año antes de que el gobierno federal otorgue permiso para trabajar a los solicitantes de asilo y, mientras tanto, no hay fondos designados para ayudarlos, como los hay para los refugiados. Pero a medida que aumenta el debate con poco progreso hacia nuevas leyes, estos inmigrantes se están integrando en comunidades estadounidenses grandes y pequeñas, enviando a sus hijos a escuelas públicas y eventualmente pagando impuestos y contribuyendo a la economía.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search