Estados Unidos

Administrador de refugios de EU gana 1 mdd a pesar de antecedentes de irregularidades

Su misión, dijo, sería altruista en lugar de estar impulsada por ganancias financieras

The New York Times

domingo, 03 octubre 2021 | 14:28

Estados Unidos— Poco después de que Jack A. Brown III renunciara a su trabajo en una empresa privada de prisiones, su antiguo empleador lo acusó de fraude. Unos años más tarde, después de que Brown inició una organización sin fines de lucro para administrar centros de transición, una auditoría federal descubrió que no había brindado servicios clave. El contralor del estado de Nueva York concluyó en otra revisión que Brown había mostrado "un patrón perturbador de violaciones éticas".

Nada de esa historia pareció molestar a los funcionarios de la ciudad de Nueva York.

Desde 2017, a medida que la falta de vivienda ha aumentado a niveles récord, la ciudad ha otorgado más de 352 millones de dólares a una organización sin fines de lucro dirigida por Brown para operar refugios. El dinero está destinado a ayudar a las personas sin hogar a recuperar el equilibrio en la vida, pero también ha beneficiado a Brown.

La organización sin fines de lucro ha canalizado contratos por un valor de al menos 32 millones de dólares en empresas con fines de lucro vinculadas a Brown, lo que le permite ganar más de 1 millón de dólares al año, encontró The New York Times. Millones más se han destinado a empresas inmobiliarias en las que él tiene participación. También ha contratado a miembros de su familia y ha otorgado beneficios a los empleados, como membresías en gimnasios y automóviles.

Cuando el alcalde Bill de Blasio asumió el cargo, criticó a un pequeño grupo de propietarios por cobrar tarifas exorbitantes a la ciudad para alojar a la gente en habitaciones miserables mientras hacía poco para frenar la falta de vivienda. En 2017, el alcalde se comprometió a abrir decenas de nuevos refugios que serían administrados por grupos sin fines de lucro. Su misión, dijo, sería altruista en lugar de estar impulsada por ganancias financieras.

Pero cuatro años después de ese cambio y una infusión extraordinaria del gasto de la ciudad, las personas sin hogar todavía abarrotan los refugios y establecen campamentos en la calle, mientras que un nuevo grupo de operadores ha descubierto cómo ganar dinero con su difícil situación. 

close
search