Estados Unidos

Acapara IP pruebas de Covid en EU

Es el último ejemplo de cómo una herramienta para combatir la enfermedad puede exacerbar las brechas sociales y económicas

The New York Times

miércoles, 12 enero 2022 | 19:09

The New York Times | Farmacias en EU, como CVS, tienen escasez de pruebas de Covid-19

Washington DC.— La última ola de Covid-19 ha provocado que millones de estadounidenses luchen por las pruebas diagnósticas en largas filas en el frío en sitios emergentes o buscando en línea kits para usar en casa.

Pero para un grupo selecto de empleados en algunas de las empresas más grandes de Estados Unidos, las pruebas son gratuitas y, a menudo, fácilmente disponibles.

Sin un sistema federal adecuado para desarrollar y distribuir tests rápidos, las empresas han puesto en marcha sus propios servicios de análisis.

Google enviará a los empleados de tiempo completo en Estados Unidos pruebas gratuitas en el hogar que arrojan resultados en minutos y se venden al por menor por más de 70 dólares cada una.

BlackRock, una firma de inversión que administra casi 10 billones de dólares en activos, da asesoría a distancia cuando los empleados se realizan por sí mismos tests rápidos para viajes internacionales.

En JPMorgan Chase, los banqueros, incluidos los de sus sitios minoristas, pueden solicitar pruebas rápidas en el hogar desde un sitio interno de la empresa.

Algunas empresas están utilizando los tests para llamar a su personal de vuelta a la oficina. Para otros, las pruebas en el hogar se han convertido en el beneficio de bienestar más nuevo, un beneficio para mantener a los empleados saludables y trabajando, incluso desde sus sofás, mientras brindan tranquilidad.

Los tests disponibles para un pequeño número de profesionales de cuello blanco subrayan la diferencia entre su experiencia con la pandemia y la de otros estadounidenses, lo que los pone en ventaja sobre muchos, incluidos los trabajadores de pequeñas empresas sin los medios para adquirir kits para su personal.

Al igual que los equipos de protección personal y las vacunas, las pruebas se han convertido en el último ejemplo de cómo una herramienta para combatir al Covid-19 puede exacerbar las brechas sociales y económicas.

"Somos el epicentro del epicentro y no puedo conseguir tests en ninguna parte", manifestó Thomas Grech, presidente de la Cámara de Comercio de Queens, que tiene alrededor de mil 400 miembros que emplean a unos 150 mil trabajadores en el municipio.

Algunos empleadores obtuvieron contratos con empresas que suministran o administran pruebas en los primeros meses de la pandemia, antes de que la variante ómicron aumentara inesperadamente la demanda.

Siguiendo el consejo de expertos, algunos están incorporando tests como parte de sus protocolos de regreso a la oficina.

Belle Haven Investments, una firma de gestión de activos en el condado de Westchester en Nueva York con sólo 40 empleados, ha estado almacenando pruebas en un armario de suministros.

"Estamos tratando de acumularlas", dijo Laura Chapman, directora de operaciones de la firma, que no ordenó el regreso a la oficina, aunque muchos trabajadores regresaron voluntariamente.

Agregó que la compañía está ordenando sólo la cantidad de pruebas que exigen los empleados, y que enfrentan escasez.

"Esos tests caseros son muy difíciles de conseguir".

En Estados Unidos, el Gobierno federal se ha movido más lentamente que otros países para autorizar las pruebas rápidas de antígenos para el uso diario.

Reino Unido, por ejemplo, fue más rápido en avalar este tipo de tests como una herramienta de salud pública, lo que llevó a una producción más rápida.

Y a diferencia del enfoque de Washington sobre las vacunas, el desarrollo de las pruebas rápidas hasta hace poco ha sido financiado principalmente por empresas privadas como Abbott Laboratories. El resultado es una escasez a nivel nacional.

Los estadounidenses que no pueden hacerse los tests a menudo se ven obligados a esperar en filas que pueden durar hasta tres horas. O pueden intentar comprar pruebas caseras en línea o en tiendas.

Las farmacias Walgreens y CVS anunciaron el mes pasado límites en la compra de kits de prueba rápida para el hogar.

Pero con los tests escasos y muy necesarios para las personas que no pueden trabajar de forma remota, algunos expertos en salud pública cuestionan la distribución actual de recursos.

BlackRock, que tiene más de 7 mil 600 empleados en Estados Unidos y ha ampliado su flexibilidad de trabajo desde el hogar hasta el 28 de enero, ofrece a su personal hasta un kit de prueba de PCR en el hogar cada semana, seis kits mensuales de antígenos en casa para empleados o sus familiares expuestos, y supervisión de telesalud para pruebas rápidas autoadministradas para viajes internacionales, una opción que comenzó durante las vacaciones de diciembre.

En Morgan Stanley, los banqueros pueden recibir hasta cuatro tests BinaxNOW gratuitos, que cuestan unos 40 dólares en las tiendas, cada dos semanas a través de un tercero, aunque la escasez ha retrasado la llegada de los envíos.

En JPMorgan, donde los empleados corporativos dijeron que el mes pasado les dijeron que podían trabajar temporalmente desde casa debido a la variante ómicron de rápida propagación, los banqueros pueden ordenar pruebas rápidas.

TIAA, una firma de inversión con 12 mil trabajadores en Estados Unidos, comenzó a ofrecer tests gratuitos en el hogar a su personal en diciembre de 2020.

No hay límite en la cantidad de pruebas que los empleados pueden solicitar, tanto para ellos como para sus familias, según la portavoz Jessica Scott.

Los empleados de tiempo completo de Google en Estados Unidos tienen acceso a múltiples tipos de pruebas de coronavirus que pueden realizar en casa, dijo la compañía.

Desde el año pasado, los empleados pueden solicitar tests PCR proporcionados por una empresa llamada BioIQ. Los empleados recolectan un hisopo nasal en casa y se procesa en el laboratorio de la empresa.

Google también distribuye a los empleados que desean un pequeño dispositivo de prueba que produce resultados en minutos.

Una portavoz de la empresa dijo que los trabajadores temporales y los proveedores pueden usar las pruebas de PCR en el hogar realizadas por BioIQ si ingresan a las oficinas en Estados Unidos.

Otras compañías de tecnología han adoptado enfoques más limitados para los tests.

Microsoft ofrece pruebas caseras rápidas de antígenos gratuitas a los empleados en su campus, dijo un portavoz, Frank Shaw.

Meta, la empresa matriz de Facebook, ofrece tests en alrededor de 10 de sus oficinas para los trabajadores que han regresado a laborar en persona, dijo Tracy Clayton, responsable de prensa.

Pero para muchas compañías y sus empleados, las pruebas son mucho más difíciles de conseguir.

Jesús Caicedo-Diaz, propietario de Skal, un restaurante en Brooklyn, indicó que sus trabajadores batallan para obtener los resultados de los tests de Covid-19 antes de que el negocio abra a las 10:00 horas.

Encontrar pruebas en el hogar es un desafío aún mayor.

"No están por ningún lado. Se han ido. Si encuentra, quieren 30 dólares", dijo Caicedo-Diaz.

"Si vas a un sitio de prueba te dicen que tu resultado no llegará a tiempo. No sé cómo manejar esto. Me está volviendo loco".

close
search