Abogados de partidos acaparan principales roles en audiencias de la Cámara

Lesigladores buscan resaltar sus respectivos puntos de vista sobre la inusual política exterior de Trump

The New York Times
martes, 19 noviembre 2019 | 20:51
The New York Times |

Washington— Legisladores de la Cámara están utilizando las audiencias públicas sobre el juicio político para hacer resaltar sus respectivos puntos de vista sobre la inusual política exterior del presidente Trump con Ucrania.
Sin embargo, dos abogados del Comité de Inteligencia están haciendo muchas de las preguntas.
De acuerdo a las reglas especiales de la Cámara, el presidente del Comité de Inteligencia de la Cámara, Adam B. Schiff, y los republicanos de alto rango del panel, Devin Nunes, ambos de California, pueden delegar parte o todo su tiempo a los abogados del staff para interrogar a los testigos acerca de las interacciones que tuvieron con Trump y el presidente Volodymyr Zelensky de Ucrania.
Los abogados no son funcionarios electos pero han acaparado la atención al hacer las preguntas acerca de las investigaciones que Trump y su abogado privado Rudolph W. Giuliani querían que hiciera Ucrania sobre los rivales políticos de Trump, incluyendo al exvicepresidente Joseph R. Biden Jr.
Daniel S. Goldman, el abogado de los demócratas, se unió al Comité de Inteligencia de la Cámara a principios de este año, aportando su experiencia al procesar criminales y mafiosos como ex asistente del procurador de Estados Unidos en Nueva York.  También es un experto legal que colabora con MSNBC.
Al cuestionar a los testigos clave en las audiencias privadas y en público, Goldman ha empleado la técnica de un experimentado fiscal y usualmente les ha hecho preguntas a los testigos en las que sólo podrían responder “si” o “no”.
Desde el 2005, Stephen Castor ha trabajado para los republicanos en los Comités de Supervisión y Reforma de Gobierno de la Cámara, en donde ha cuestionado a testigos acerca de la respuesta federal al Huracán Katrina y al Operativo de la Era Obama denominado Rápido y Furioso, así como a testigos de los ataques ocurridos en el 2012 en Bengasi, Libia, en la que murieron cuatro estadounidenses.