Estados Unidos

¿Abandonar a Trump? Republicanos aún adoptan la mentalidad MAGA

Ideas del presidente de Estados Unidos continúan ejerciendo una atracción gravitacional en los círculos republicanos de todo el país

Associated Press / Donald Trump

Associated Press

viernes, 15 enero 2021 | 10:48

Nueva York— En el condado de Cleveland, Oklahoma, el presidente del Partido Republicano local se preguntó abiertamente "por qué la violencia es inaceptable", pocas horas antes de que una turba irrumpiera en el Capitolio de Estados Unidos la semana pasada. "¿Qué carajo creen que fue la revolución estadounidense?" publicó en Facebook. "¿Un tonto juego de niños?"

Dos días después, el presidente republicano del condado de Nye, en Nevada, publicó una carta llena de teoría de la conspiración en el sitio web del comité local, acusando al vicepresidente Mike Pence de traición y calificando los disturbios como un "evento organizado destinado a culpar a los partidarios de Trump".

Y esta semana en Virginia, Amanda Chase, una senadora estatal republicana de dos mandatos que se postula para gobernadora, sostuvo que el presidente Trump aún podría jurar un segundo mandato el 20 de enero y que los republicanos que bloquearon ese "plan alternativo" serían castigados con los partidarios del presidente.

"Tienen a Mitch McConnell vendiendo al Partido Republicano", dijo Chase, quien habló en la protesta en Washington la semana pasada, en una entrevista. "La insurrección es en realidad el estado profundo con los políticos trabajando contra el pueblo para derrocar a nuestro gobierno".

Mientras Trump se prepara para salir de la Casa Blanca y enfrentar un segundo juicio político en el Senado, sus ideas continúan ejerciendo una atracción gravitacional en los círculos republicanos de todo el país. Las falsedades, el nacionalismo blanco y las teorías de la conspiración infundadas que vendió durante cuatro años se han arraigado en el nivel de base del partido, adoptado por activistas, líderes locales y funcionarios electos incluso cuando un puñado de republicanos en el Congreso rompen con el presidente a la hora final.

Las entrevistas con más de 40 líderes estatales y locales republicanos realizadas después del asedio al Capitolio muestran que un ala vocal del partido mantiene una devoción casi religiosa por el presidente, y que estos partidarios no lo responsabilizan por la violencia de la turba.

Y aunque algunos líderes y estrategas republicanos están ansiosos por descartar a estos leales como un elemento marginal de su partido, muchos de ellos tienen roles influyentes a nivel estatal y local. Es probable que el apoyo continuo al presidente mantenga la influencia de Trump mucho después de que deje el cargo. Eso podría obstaculizar la capacidad del partido para unificar y remodelar su agenda para ayudar a atraer a los votantes suburbanos moderados que juegan un papel decisivo en la victoria de estados y elecciones presidenciales.