Estado

Ayer degollaron a una más en chihuahua

Ya son 128 asesinadas en régimen de Corral

A pesar de ello sigue ‘congelada’ la alerta de género

Orlando Chávez
El Diario de Chihuahua

lunes, 05 julio 2021 | 06:00

Staff / El Diario de Juárez | Víctima localizada dentro en un tambo en una brecha cerca de Cerradas San Ángel

Chihuahua– Un total de 128 mujeres han sido victimadas en lo que va de la administración del gobernador Javier Corral, según las cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema de Seguridad Pública. Estos crímenes han sido clasificados como feminicidios y mantienen a Chihuahua en el primer bloque de estados con más incidencia en este delito.

Sin embargo, a pesar de que en los casi cinco años del actual gobierno los asesinatos de mujeres han sido una constante –siendo el 2018 el año con más incidencias–, aún no se ha logrado cumplir con los requisitos para que sea establecida la alerta de género

Al respecto la diputada local Rocío González condenó que las mujeres sufren violencia de género no solamente al ser víctimas de su agresor, sino también por parte de las autoridades, ya que cuando acuden a interponer una denuncia “son tratadas con ineficiencia y solamente en los casos en los que existe una agresión grave se ha visto que hay una acción real de las corporaciones investigadoras”. Además la legisladora añadió que de poco serviría una alerta de género, ante el nulo combate a los factores que generan la agresión hacia las mujeres. 

Dijo que la alerta de género no será una solución a un problema arraigado en Chihuahua y que se requiere de un trabajo constante de prevención, aunque expuso que lamentablemente no se ha tenido un avance en este sentido para lograr que se cumpla con la alerta. 

La Secretaría de Gobernación federal anunció el 29 de septiembre de 2019 el inicio de los trabajos por parte de cuatro académicas conforme a la metodología establecida y el análisis de los resultados de 289 recomendaciones internacionales, regionales y nacionales emitidas por mecanismos internacionales y nacionales de derechos humanos, además de los lineamientos de la sentencia de Campo Algodonero. 

Sin embargo, la alerta de género en el estado lleva un atraso de casi dos años y ya no alcanzará a emitirse dentro de la administración de Javier Corral, aun cuando el grupo de académicas e instituciones sigue en reunión permanente, según lo comentó hace un mes la directora del Instituto Chihuahuense de las Mujeres (Ichmujeres), Emma Saldaña, quien agregó que los tiempos ya no dan conforme al protocolo que debe seguir la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia Contra las Mujeres (Conavim). 

Esta alerta se contempla para los municipios de Chihuahua, Juárez, Parral, Cuauhtémoc y Guadalupe y Calvo, donde se concentra el problema del feminicidio en el estado.

Refugios encierran a víctimas… y agresores andan libres

La violencia contra la mujer no se origina en el ataque que recibe solamente por su género, sino que se trata de un entorno que de varias maneras fomenta una sociedad que agrede a las mujeres, explicó a El Diario Carmen Inzunza, psicóloga especializada en el tema de atención a víctimas de violencia.

La experta detalló que incluso los refugios para las mujeres victimadas están enfocados de manera errónea, ya que lo que hacen es encerrar a quienes son agredidas, mientras queda en libertad el agresor.

Añadió que el problema de la violencia y muerte de mujeres por una condición de género no se solucionará con acciones al corto plazo, ya que implica trabajar en el tema social y cultural.

Dijo que ha visto en sus años de trayectoria como terapeuta de mujeres violentadas que la constante es que los roles que se aplican de manera tradicional en la sociedad fomentan un entorno que reprime y expone a las mujeres a la violencia, pues “equivocadamente se establece que la mujer cargue con las tareas de la casa a pesar de que también trabaja; esto se aplica haya o no hijos, mientras que las tareas que realice la pareja masculina se califica como ayuda, cuando es una responsabilidad compartida”.

Apuntó que ha tratado diversos casos en que la víctima de violencia debe llegar a un refugio, en donde se encierra para estar segura y durante meses recibe terapia, pero este planteamiento es equivocado, ya que mientras esto ocurre el agresor está libre sin ningún tipo de consecuencia, muchas veces esperando a localizar a la víctima para tratar de aplicar un control sobre de ella, por lo que el ciclo no se rompe.

Enfatizó que una solución es que los delitos contra las mujeres sean perseguidos de oficio y se cataloguen como en contra del Estado, ya que en el sistema actual se tiene que llegar al homicidio de la víctima para que se castigue al responsable. 

ochavez@diarioch.com.mx

close
search