Violencia se salió de las manos: Canacintra

Para el sector empresarial esta situación crea incertidumbre pues temen por la seguridad de quienes transportan sus productos

El Diario de Juárez
jueves, 07 noviembre 2019 | 16:18
El Diario de Chihuahua |

Chihuahua, Chih.- La violencia se salió de las manos y del control de las autoridades, señaló ayer la presidenta de la Canacintra, Claudia Manríquez Gardea, quien recalcó que el atentado que sufrió la familia LeBaron, y tanto hecho violento, es indignante y de alta preocupación. 

Subrayó que para el sector de la industria de la transformación esta situación crea una incertidumbre tremenda al trasladar mercancías de una entidad a otra, ya que se sabe que ahora se expone a los choferes de las compañías que distribuyen sus productos.

Destacó que los asociados le demandaron hacer un posicionamiento sobre la violencia y los hechos indignantes del pasado 4 de noviembre en los límites de Chihuahua y Sonora.

La presidenta también dijo que no ve cómo se va poder contener la violencia, algo que ha crecido de una manera muy desmesurada y cruel y se preguntó cómo contener algo que no tiene límite ni respeto por la vida de niños y menores, lo que denigra a la sociedad.

Manríquez Gardea reafirmó que la falta de control de las autoridades crea una tremenda incertidumbre entre los empresarios pues saben que en los traslados de mercancías se expone a los choferes de sus compañías.

La titular de Canacintra dijo que se requiere de seguridad en carreteras y las mismas ciudades para poder seguir creando riqueza económica y agregó que, los jóvenes están ahora en grave peligro a cualquier hora del día, pero sobre todo en diversas regiones.

Claudia Manríquez precisó que en lo que toca a la ciudad capital, se tiene índices delictivos que van a la baja, no obstante, dijo que hay áreas de la entidad donde no se ha tenido un control efectivo de la violencia, por lo que es ahí donde preocupa que algunos de los colaboradores tengan que llegar, y de las familias que se encuentran en esa misma zona.

Finalmente Manríquez Gardea expuso que no sabe si una estrategia enérgica de contención de la violencia va ser beneficiosa o no y recalcó que no ve cómo se va a poder solucionar este problema.