Víctimas de secuestro, violaciones y homicidio

Los registros periodísticos señalan que los sicarios entraron a casa de Benjamín cuando la familia dormía y que los mataron en represalia por su lucha antisecuestro

Verónica Domínguez/
El Diario
miércoles, 06 noviembre 2019 | 06:00
|

Los LeBaron han sido víctimas constantes de la delincuencia. En mayo del 2009 Erick LeBaron, de 17 años, fue secuestrado en su colonia ubicada en Galeana. Los secuestradores pedían un millón de dólares como rescate y la familia decidió no pagarlo. En un hecho insólito el menor fue liberado por sus captores luego de supuestamente convencerlos para que lo soltaran.

Sus hermanos mayores, Benjamín y Julián LeBaron, viajaron a Chihuahua para denunciar a través de medios de comunicación las amenazas y extorsiones de las que eran continuo objeto por parte de miembros de la delincuencia organizada. Ellos encabezaron también las protestas que realizaron las familias de Colonia LeBaron apostándose durante varios días en la plaza mayor de la capital para exigir seguridad al gobierno.

En aquella ocasión los LeBaron dijeron que querían ser parte de la solución y que convocaban a unirse a la población para que México cambiara.

Dos meses después, Benjamín LeBaron de 35 años y su cuñado Luis Widmar de 30, fueron asesinados y sus cuerpos abandonados en el cruce de dos caminos cercanos a donde vivían. 

Los registros periodísticos señalan que los sicarios entraron a casa de Benjamín cuando la familia dormía y que los mataron en represalia por su lucha antisecuestro, la cual derivó en la detención de un grupo de 25 plagiarios que operaba en el noroeste de la entidad.

El 7 de julio de 2009 alrededor de 20 hombres armados y con vestimenta tipo militar entraron durante la madrugada a la vivienda de Benjamín tirando puertas y ventanas. Luego de torturarlo violaron, frente a él y sus hijos, a su esposa. Ante los gritos y el alboroto Widmar acudió en su auxilio, pero corrió la misma suerte que su cuñado. Ambos fueron ejecutados en una brecha de Galeana rumbo a Flores Magón.

Los habitantes de Colonia LeBaron hablaron entonces de armarse e iniciar su propia autodefensa ante la falta de respuesta por parte de las autoridades, siendo gobernador de Chihuahua en ese entonces José Reyes Baeza.

Tras el asesinato de Benjamín, su hermano Julián tomó su lugar como activista y defensor de los derechos humanos uniéndose al movimiento nacional del poeta Javier Sicilia quien ayer, a propósito de la masacre de mujeres y niños de Colonia LeBaron registrada en los límites de Sonora y Chihuahua, declaró que “es necesario volver a las calles”.


[email protected]