Estado

Toribio Ortega, clave en la lucha armada

Un final nada deseado y familia destinada a la pobreza

Francisco López/El Diario

Juan Carlos Núñez
El Diario de Chihuahua

sábado, 14 noviembre 2020 | 10:43

Chihuahua- El 14 de noviembre de 1910, Toribio Ortega Ramírez, fundó el partido antirreleccionista en Cuchillo Parado del municipio de Coyame del Sotol, que marcaría el inicio real de la Revolución Mexicana, seis días antes de lo indicado en el Plan de San Luis por Francisco I. Madero, quien aunque no inició el movimiento armado tan rápido, sí marcó el principio para las primeras luchas por grandes figuras como Pascual Orozco y Francisco Villa.

De acuerdo con el historiador chihuahuense, Edelmiro Ponce de León, debido a las amenazas del gobierno de Porfirio Díaz, tuvo que irse a la Sierra del Pegüis a esconderse junto con sus hombres, por lo que tuvo que esperar hasta inicios de diciembre para unirse a la lucha armada con los demás revolucionarios que ya habían estallado en batallas.

Comerciante desde joven, fue muy útil ya que conocía perfectamente todo el Estado de Chihuahua y tenía buenas relaciones con diferentes personalidades, líderes y contaba con la simpatía de la gente. Se alió al jefe del movimiento maderista en Chihuahua, Abraham González, bajo las órdenes directas de Pascual Orozco, con quien participó en el combate de Ojinaga y en la toma de Chihuahua. Alcanzó el grado de teniente coronel. A la firma de los tratados de Ciudad Juárez regresó a su pueblo y reanudó sus antiguas actividades comerciales.

Un dato bien documentado, fue que el 19 de noviembre en la noche, Pascual Orozco se levanta en armas, junto con su suegro Albino Frías, con el asalto a la comisaría de San Isidro, donde roban varias armas y municiones.

Posteriormente asaltan Miñaca del municipio de Guerrero, debido a que era óptimo apropiarse de los insumos y provisiones que venían en el ferrocarril que pasaba por ahí. Luego la toma de la gran finca de Joaquín Chávez, uno de los caciques más grandes de la región.

Amenazaron con tomar toda Ciudad Guerrero y el presidente municipal no lo permitió, por lo que hubo balazos, así como treguas. Pero al enterarse que un tren llegó a San Andrés, éste fue atacado por Francisco Villa y sus hombres, Orozco decidió ir a Pedernales y acabó con todos los soldados del Ejército Federal.

Pero no fue sino hasta diciembre de 1910 que cayó todo Guerrero, al tener varios flancos ya cubiertos, es cuando la lucha se vislumbra más grande y totalmente atraída por Francisco I. Madero.

Estos levantamientos, que llegaron hasta San Isidro provocó que para principios de 1911 en muchos puntos del país se levantaran en armas, con grupos revolucionarios más consolidados como los de la región de Chihuahua, pero poco a poco se extendió la convicción de que podían derrotar al ejército porfirista, primero, porque en territorio chihuahuense se ganaba.