Estado

'Te amo, madre', las últimas palabras que recibió de Jessica

'Nos condenan a que se sequen nuestras labores y todavía tenemos que sufrir nuestras pérdidas'

Francisco López/El Diario

César Lozano
El Diario de Chihuahua

jueves, 10 septiembre 2020 | 10:39

Delicias, Chih.- Una hectárea seca de alfalfa en la casa de su madre, en Estación Consuelo, del seccional de Cárdenas, motivó a Jessica Silva y a su esposo Jaime Torres a participar en la toma de La Boquilla, reclamando el derecho a regar las parcelas que les dan la subsistencia, pero no contaban con que de regreso serían víctimas de un atroz ataque.

"Te amo, madre", fueron las últimas palabras que recibió de su hija la señora Justina Zamarripa, quien sorprendida por la espontaneidad de su hija, a quien recuerda como una mujer dulce y de recio carácter, no muy expresiva, respondió: "yo más, mi niña, vienes hermosa, vienes divina”.

Desconsolada, comentó que a partir de esta tragedia su misión en la vida será cuidar de sus tres nietos, Betsy de 17 años, Eduardo de 15 y Esteban de 13; el gemelo de Jessica falleció hace pocos años de una enfermedad, y ahora sólo le queda un hijo.

En el camino que lleva hacia Julimes se encuentra el hogar de la familia Torres Silva, cuyo padre se dedica a la agricultura y la madre, en vida, se encargaba del hogar.

Vecinos y amigos, todavía consternados por la noticia, los describieron como personas de bien, trabajadores y solidarios, muy activos junto con sus hijos en el movimiento por la defensa del agua.

El entorno es triste, los vecinos confirmaron saber de la muerte de Jessica y pidieron que se haga justicia, al igual que la señora Justina, quien aguardaba noticias del cuerpo de su hija acompañada de familiares y amigos de la familia en su casa, entre labores de hortalizas, maíz y forrajes.

“Gracias a Dios que no andaban mis nietos con ellos, en los paros que han hecho mis nietos los acompañaron porque somos agricultores y doy gracias a Dios que no hay más personas dañadas, mis nietos”.

Con aparente resignación y secándose lágrimas, Justina envía un mensaje al presidente de la República y a las autoridades, para que el crimen que le arrebató a su hija no quede impune y que los responsables responsan ante los tribunales.

“Les pido que se pongan las pilas porque esto no tiene nombre y yo no quiero que le pase esto a otra persona. Se fue mi estrella y yo no quiero ver a otra madre sufrir lo que nosotros estamos pasando, esto no tiene nombre”.

Esteban, hijo menor de Jessica y Jaime, dijo que siempre recordará a su madre como una amiga verdadera que le ayudaba con sus estudios y le manifestaba mucho amor, mientras la alfalfa, cumple hoy 25 días sin riego, a pesar de que necesita dos por mes.

“Nos condenan a que se sequen nuestras labores y todavía tenemos que sufrir nuestras pérdidas”, concluyó la señora Zamarripa. 

clozano@diarioch.com.mx