Estado

Por agredir a reportero

Suspenden a policías, mientras se investiga el caso

Turnan el caso a Asuntos Internos

Juan Carlos Núnez
El Diario

miércoles, 15 septiembre 2021 | 06:00

El Diario de Chihuahua | Las marcas de la agresión

Chihuahua— Los dos agentes de la Dirección de Seguridad Pública Municipal (DSPM) que estuvieron involucrados en la detención de un reportero de El Diario de Chihuahua, quien hacía su trabajo al cubrir un accidente vial, han sido suspendidos temporalmente de sus cargos para llevar una investigación por abuso de fuerza policial y vulnerar sus derechos  humanos.

De acuerdo con información de la misma corporación policiaca y por órdenes del director, Julio César Salas, los elementos no podrán estar en funciones, estarán a disposición del Departamentos de Asuntos Internos y además serán llevados a estudio psicológico por estos comportamientos, ya que es común que se encuentren con altos niveles de estrés tanto por su labor, como por otros aspectos personales.

No obstante, la dependencia municipal reiteró el compromiso de no coartar la libertad de expresión y el libre ejercicio del periodismo, además que las indicaciones del mismo presidente municipal, Marco Antonio Bonilla Mendoza, es no tolerar ningún tipo de abuso ni para la prensa o a los ciudadanos.

Aunque existen pruebas con videos del abuso de poder, los agentes deben pasar por protocolo por una investigación y el Consejo de Honor y Justicia, para determinar las sanciones o en su defecto, la suspensión definitiva de su cargo o incluso arresto y procesos.

El reportero agredido, Jorge Ibarra Gaytán, cubría la tarde del pasado domingo un accidente automovilístico en la vialidad Sacramento, cuando fue detenido por agentes municipales, uno de los cuales fue identificado como Raymundo Nevárez.

El elemento municipal le pidió que se alejara del lugar pese a que el reportero no violaba el cordón de seguridad que se aplica en estos casos, por lo que se negó a retirarse alegando que estaba dentro de la ley y no transgredía norma alguna, motivo por el que fue detenido de manera ilegal, golpeado, esposado y puesto en una celda junto a una persona que se encontraba en estado de intoxicación.

Tras varias horas arrestada en la Comandancia Norte, a la víctima ni siquiera le dijeron cuáles eran sus derechos, escuchó en voz del juzgador el reporte de los elementos policiacos y fue allí cuando se enteró de que tenían cuatro versiones diferentes, y ninguna de ellas se apegaba a lo que había ocurrido en realidad.

Alrededor de las 22:30 horas se le informó que quedaría en libertad con una amonestación y el ofrecimiento de una disculpa por parte de los elementos, a quienes pretendían no se les denunciara.

Sin embargo, él denunció los hechos tanto en la Fiscalía General del Estado como en la Comisión Estatal de Derechos Humanos, por la agresión de la que fue víctima.

jnunez@diarioch.com.mx 

close
search