Estado

Sin pena ni gloria termina gira de AMLO

Deja con ganas de diálogo a IP, alcaldes y ciudadanos

Francisco López/El Diario
Francisco López/El Diario

Staff
El Diario de Chihuahua

lunes, 17 junio 2019 | 12:04

Chihuahua.- Discursos y promesas caracterizaron la gira del presidente Andrés Manuel López Obrador por el estado de Chihuahua, donde en tres días -iniciando el pasado viernes- recorrió cuatro municipios de esta entidad.

Una visita que, explicó, tenía como principal objetivo garantizar el cumplimiento de los programas de bienestar y de zona libre de la frontera.

La gira fue fugaz en el diálogo con alcaldes, y sin acercamiento a la industria privada que demandaba su presencia sobre todo en Ciudad Juárez, jornada donde algunos ciudadanos y organizaciones tuvieron algunos segundos para entregar sus peticiones y demandas, que abundaron en cada evento.

El presidente de la República arribó pasado el mediodía del viernes en un vuelo comercial que aterrizó en la capital de Chihuahua.

Desde su llegada ya lo esperaban manifestantes del pueblo de Naica con varias pancartas donde le pedían la reapertura de la mina de esta comunidad, ya que denunciaron que Francisco Quiroga no había resuelto esa problemática que ya se le había planteado.

Su primera parada fue en Palacio de Gobierno donde fue recibido por el gobernador del Estado Javier Corral, con quien sostuvo un diálogo en el que en palabras de ambos ‘zanjaron’ sus diferencias y acordaron trabajar en coordinación por el beneficio de los chihuahuenses, sobre todo en el tema de las finanzas estatales.

Posteriormente se trasladó al municipio fronterizo de Ojinaga, donde inició con los temas que llevaría a colación en casi las cuatro presentaciones, en educación recordó la eliminación de la reforma educativa como una promesa cumplida a los maestros y anunció la creación de comités escolares que recibirían recursos de manera directa para el mejoramiento de las escuelas.

En salud comentó que tras la eliminación del Seguro Popular, "ni es seguro, ni es popular", habría una adecuación del sistema de salud al que le hacen falta medicinas y personal de salud. Debido a su condición de ciudad fronteriza, el mensaje sobre la migración y la amenaza arancelaria de Estados Unidos fueron temas obligados. Destacó que en el tema migratorio México apoyará a los gobiernos de los países que más envían migrantes por medio de programas para atacar el problema de raíz, así como distintas iniciativas en el sureste, de las cuales no hizo alguna mención específica.

Llamó, sin embargo, al pueblo mexicano a ser solidarios con los migrantes, a quienes incluso de ser necesario, en palabras de la secretaria del Bienestar, María Luisa Albores, se les podría entregar pensiones del programa de Bienestar.

En esta ciudad lo encontró el alcalde de Ciudad Juárez, Armando Cabada, quien dijo llevaría las inconformidades del sector empresarial de aquel municipio, que ha resentido las políticas migratorias y económicas de Estados Unidos, así como de la zona franca.

En el segundo día de su gira, el presidente vistió dos municipios durante el sábado. Por la mañana acudió a la ciudad de Cuauhtémoc, donde prometió que habría incentivos para agricultores por medio del programa Procampo, el cual, comentó, se está reformando con el fin de eliminar los robos que se cometían en los apoyos.

Esto en referencia a asociaciones que recibían el dinero, pero que no lo entregaban a sus destinatarios, con lo que afirmó se pretende que llegué directamente a las personas trabajadoras del campo.

No obstante no abordó el tema de la inseguridad que se vive en aquel municipio que le valió la llegada de la Guardia Nacional y ser considerado como prioridad para en esta materia para la federación.

Posteriormente en Parral, donde fue recibido por organizaciones que le pedían la regularización de autos de procedencia extranjera, trascendió el llamado que hizo al empresario Carlos Slim para no cerrar la mina de San Francisco del Oro, que pertenece a grupo Frisco.

El presidente terminó su gira en la ciudad de Camargo acompañado de Javier Corral y el anuncio más trascendente fue su visita a la planta de amoniaco, que dijo se harán estudios para su rehabilitación.

Sin embargo no garantizó que esto pudiera llevarse a cabo pues considerarán los tiempos que se tome la obra.

En cada municipio, Obrador fue recibido con variedad de peticiones y protestas, como lo fueron de personas desaparecidas, la eliminación de casetas, la oposición a la revalidación vehicular, apoyos para el campo, de salud, educación y vivienda, entre muchos otros.

A todos les dedicó segundos y algunos, muy pocos, se integraron a su discurso a manera de tareas a resolver, pero sin nada concreto.

Por su parte sus asesores se llevaron las solicitudes, oficios, cartas y pliegos petitorios. Entre las protestas la que más resonó fueron las de los Antorchistas en Cuauhtémoc. En cada evento se hicieron presentes las prácticas políticas de antaño como el acarreo de militantes, o la entrega de burritos.

Sin embargo la mercancía como gorras y camisetas sólo estuvo a la venta del público por parte de vendedores ambulantes. Los temas y la base del discurso se repitió en las cuatro ciudades a las que acudió el presidente, con sus variaciones respectivas.

Asimismo, la entrega simbólica de los programas de Bienestar a los representantes de personas con discapacidad, adultos mayores y jóvenes de Construyendo el Futuro, fueron el inicio de cada uno de estos eventos, principal motivo de esta visita al estado. AMLO señaló que en tres meses volverá al estado a visitar otros municipios, no obstante no especificó cuáles serían estos.