Sin atención, enfermos de sida en penales

El pasado jueves murió una interna en Aquiles Serdán

Pavel Juárez
El Diario de Juárez
domingo, 19 mayo 2019 | 07:48
Fotografía ilustrativa

Chihuahua— Las deficiencias en la atención a personas que viven con VIH-Sida en el interior de los penales estatales había sido detectada desde el 2017, cuando un diagnóstico de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) incluyó en sus observaciones también insuficiencia en los programas de prevención de adicciones y desintoxicación voluntaria. 

Las tres observaciones se han mantenido desde el 2017, de acuerdo a estadísticas del mismo estudio, aunque el nivel de atención a portadores del virus se ha incrementado en todos los centros penitenciarios del estado, refirió Alexandrina Saucedo Hernández, enlace de comunicación social de la Fiscalía Especializada en Ejecución de Penas y Medidas Cautelares. 

El jueves, una interna del Centro de Readaptación Social Femenil de Aquiles Serdán, en Chihuahua, falleció por complicaciones de salud a consecuencia del VIH que padecía. 

De acuerdo con datos proporcionados por la funcionaria, en Chihuahua existen 21 internos portadores del VIHSida repartidos en los cinco penales estatales, de los cuales tres reos se encuentran en el Cereso número 3 en Juárez. En contraste, un reporte de la CEDH tiene el registro de 25 personas portadores del VIH; 20 en el penal de Aquiles Serdán en Chihuahua, y cinco en la Cereso 3 de Ciudad Juárez.

Los internos portadores del virus, son separados de la población reclusa y son atendidos cada mes con la dotación de retrovirales y exámenes de salud cada seis meses para el monitoreo su estado de salud. 

“El personal médico acude a los penales cada mes para aplicar exámenes de salud a los internos con VIH y sólo en caso de emergencia o por complicaciones derivadas del padecimiento son atendidos en hospitales locales”, refirió la funcionaria. De acuerdo a información oficial, el pasado jueves por la noche, la mujer cuya identidad fue reservada, pidió auxilio al personal de seguridad del penal, pues mostraba malestares y se había descompensado los días previos. 

El personal femenino del Cereso acudió en su auxilio hasta su celda, pero ante la gravedad del estado en que se encontraba pidieron el traslado urgente a un hospital, dado que no podría ser atendida en el área médica de la prisión, donde era tratada por el virus que causa el Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida. 

En el traslado la mujer iba inconsciente y con probable paro cardíaco, de acuerdo con fuentes del Cereso de Aquiles Serdán. 

Fue en el Hospital Central de la avenida Colón y Rosales donde el médico que la atendió informó que había fallecido poco después de las 23:00 horas del jueves