'Si se olvidan de esto, estamos jodidos'

El día que dejemos de usar este camino se desaparece esta población, esta comunidad no tiene razón de existir si ese camino no es seguro, sentenció el padre de Rhonita Miller tras la masacre del caso LeBaron

Staff
El Diario de Juárez
jueves, 14 noviembre 2019 | 16:59

Ciudad Juárez— A 10 días del ataque contra 17 niños y mujeres de la comunidad LeBaron, nueve de los cuales perdieron la vida, las familias Langford, LeBaron y Miller siguen exigiendo seguridad para transitar entre Sonora y Chihuahua. 

Todavía sin nombres ni rostros de los responsables dados a conocer de manera oficial, parte de los habitantes del rancho La Mora, un lugar conocido como “La Morita”, del municipio de Bavispe, Sonora, han decidido huir, mientras que otros se resisten a dejar el lugar donde nacieron.

“Unos ya se fueron, unas 12 familias, otros dicen que no se van”, narró un habitante del ejido San Miguelito, a unos 10 kilómetros del rancho de donde Adrián LeBaron, padre de Rhonita Miller, quien murió incinerada junto a cuatro de sus siete hijos, aseguró que no se irán porque no convertirán el lugar en un pueblo fantasma.

De acuerdo al habitante del lugar, quien pidió omitir su nombre por seguridad, “hace dos días llegaron como ocho camionetas del FBI pero no se han visto en las calles, los que andan son dos o tres helicópteros, agentes de la Comisaría, federales y soldados”.

“El día que dejemos de usar este camino se desaparece esta población, esta comunidad no tiene razón de existir si ese camino no es seguro. Yo como padre de mi hija asesinada, tío de las demás y abuelo de cuatro niños, les pido que si nosotros como mexicanos no podemos trasladarnos de un lugar a otro, pues entonces no me puedo decir ni mexicano. Que la muerte de mi hija no quede en el olvido, por favor, porque si se olvidan de esto, estamos jodidos”, apuntó durante el funeral de su hija.

El padre de Rhonita destacó que la problemática de inseguridad no es solo de Sonora, sino también de Chihuahua, por lo que les exigió seguridad a ambos gobernadores, a quienes les dijo que los tendrá “bien checaditos”, al igual que al presidente de México, Andrés Manuel López Obrador.