Estado
Por confinamiento

Se eleva 29% la violencia familiar

De 879 casos en la entidad en abril, subió a mil 140 en mayo

El Diario

Staff/El Diario de Chihuahua

lunes, 15 junio 2020 | 14:12

Chihuahua.- Desde el inicio del confinamiento por la pandemia del Covid-19, dependencias y asociaciones contra la violencia previeron un incremento de este delito, que en el estado pasó de 879 casos en abril, a mil 140 en mayo, de acuerdo al Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (Sesnsp).

Lo anterior, significa un aumento del 29 por ciento y se asocia al hecho de que mujeres y menores de edad estuvieron más expuestos a situaciones de abuso, al compartir un mismo espacio con los agresores durante tiempos prolongados. 

El reporte por entidad federativa ubica a Chihuahua como la tercera entidad con más casos de violencia familiar, de los que el 50 por ciento son contra niños y adolescentes de siete a 16 años. 

El pasado mes de abril se registraron 405 denuncias por violencia contra menores de edad, y en mayo hubo 510, lo que significa un incremento del 25.9 por ciento. 

El año pasado, las 32 entidades federativas sumaron 126 mil 816 carpetas de investigación por violencia familiar entre enero y mayo, mientras que este año se contabilizan 178 mil 561, lo que representa un incremento de 51 mil 745 indagatorias. 

El mes en el que se registran más denuncias, es mayo, con 17 mil 536. El de menor incidencia fue enero con siete mil 675 nuevas carpetas de investigación. 

En mayo de 2019, las entidades que muestran mayor número de denuncias por violencia familiar, fueron Ciudad de México con 2 mil 260 casos; Nuevo León con mil 008; Chihuahua, con 879; Guanajuato con 802; Baja California, con 704 y Coahuila, 701. 

Para mayo de 2020, en la Ciudad de México, hubo 2 mil 435 casos; mil 200, en Nuevo León; mil 140 en Chihuahua; 845 en Guanajuato; 726 en Baja California y 718 en Coahuila. 

Dolorosas definiciones de la violencia 

De acuerdo al catálogo delictivo, la violencia familiar contra mujeres puede ocurrir de distintas maneras, por ejemplo, la violencia sexual abarca acoso, hostigamiento, intento de violación, abuso, violación e incluso prostitución y estas mismas categorías existen contra menores. 

En el caso de la violencia económica, esta sólo se identifica hacia las mujeres, y ejemplo de ello es no permitir que la mujer tenga trabajo, hacerla pedir dinero, o no darle dinero para el hogar, y utilizar el dinero como “premio o castigo”. 

La violencia física va desde empujones, pellizcos, cachetadas, patadas, mordidas, jalones, hasta golpes que puedan llevar a la víctima al hospital o incluso ocasionarle la muerte, en todos estas modalidades, se ejerce tanto contra mujeres como menores. 

El abuso emocional, corresponde a la violencia psicológica, y va desde insultos, gritos, juegos mentales o humillaciones, que generalmente se cometen contra mujeres y es poco común que ocurra contra menores. 

Perfil de los victimarios 

En los casos de violencia contra menores de edad, la mayor parte de éstos los cometen padres y padrastros, con el 68 por ciento de los casos; en un 15 por ciento, son las madres quienes ejercen violencia, mientras que el resto (17 por ciento) se divide entre abuelos maternos y paternos, así como hermanos mayores. 

De acuerdo a lo anterior, son los hombres quienes más violentan a los menores, y el rango de edad más común de los victimarios, es de 25 a 38 años, además de que casi el 85 por ciento consumen alcohol, alguna droga ilegal o ambos. 

Por su parte, las mujeres que ejercen violencia contra menores, son amas de casa de entre 17 y 24 años, la mayoría se encuentran casadas o en unión libre y tienen más de dos hijos; sólo en el 27 por ciento de los casos, las victimarias consumen alcohol u otra droga. 

Cabe mencionar, que existen diferencias en los tipos de violencia que ejerce un hombre y los de una mujer, ya que los varones violentan física y verbalmente a sus víctimas, mientras que las mujeres agreden más de manera verbal. 

Por otra parte, existe un porcentaje cada vez mayor de menores de edad que violentan físicamente a otros menores, y se trata de hermanos que golpean a los más pequeños cuando se les deja a cargo, ya sea porque los papás salen a trabajar todo el día, o bien, a divertirse ocasionalmente. 

En cualquier caso, la violencia es un delito, y quienes son víctimas pueden solicitar apoyo al número de emergencia 911, con la finalidad de que se canalice a las instancias correspondientes.