Se cumplen 9 años del asesinato de Ernesto Rábago

Era un defensor de los derechos humanos que acompañó a los indígenas rarámuri en la defensa de su territorio

Staff
El Diario de Chihuahua
viernes, 01 marzo 2019 | 14:30

Chihuahua.- Hoy se cumplen nueve años del asesinato del defensor de derechos humanos, Ernesto Rábago Martínez, por quien demandarán justicia frente Palacio de Gobierno el próximo lunes 4 de marzo, anunció la asociación civil Bowerasa.
Este lunes iniciarán a las 10 de la mañana a un costado de la iglesia del Sagrado Corazón de Jesús con danza de matachines y fariseos, posteriormente se realizará una misa por el sacerdote Jesuita Javier Ávila, para después marchar a la cruz de clavos, memorial de los símbolos de impunidad, en donde se llevará a cabo una ceremonia indígena y el pronunciamiento por parte de Bowerasa AC., y del Ejido Baquéachi, municipio de Carichí.
Fue el primero de marzo del 2010 cuando se cometió el asesinato Ernesto Rábago, en la oficina jurídica de la asociación Bowerasa, ubicada en la calle Allende de la ciudad de Chihuahua, por personas desconocidas.
Rábago Martínez era un defensor de los derechos humanos, quien junto a su compañera Estela Ángeles Mondragón, a través de la asociación Bowerasa, acompañó a los indígenas rarámuri en la defensa de su territorio.
Hasta el momento las autoridades no han esclarecido el asesinato del defensor de los derechos humanos, pese a las sospechas que vinculan estos hechos a las acciones jurídicas y movilizaciones pacíficas que emprendió para recuperar el territorio de Baquéachi, municipio de Carichí.
Asimismo Estela Ángeles Mondragón y algunos integrantes de las comunidades, han sido amenazados y agredidos en varias ocasiones por su actividad vinculada a la defensa del territorio, actualmente cuenta con medidas cautelares de la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos (CIDH) y es beneficiada del mecanismo nacional de protección para personas defensoras de derechos humanos y periodistas.
Afirman que después de 13 años de defensa legal y a pesar de las constantes amenazas y agravios de los invasores, así como del asesinato de Ernesto Rábago, los pobladores de la comunidad indígena celebran las sentencias dictadas a su favor.