Estado

Se cumplen 60 días de paro en escuelas

El regreso a las aulas se vislumbra aún lejano, incierto, tanto como el aprovechamiento escolar de los alumnos

Francisco López/ El Diario
Francisco López/ El Diario

Salud Ochoa/ El Diario de Chihuahua

viernes, 22 mayo 2020 | 12:33

Chihuahua.- Clases por mensajes de WhatsApp, padres que no tienen dinero ni para sacar copias, comunicación casi nula entre maestros y alumnos, madres que deben viajar todos los días desde su lugar de origen hacia otros puntos para trabajar en la maquila, son algunos de los “inconvenientes” que marcarán el futuro educativo de miles de niños que viven en zonas marginadas de Chihuahua. 

Este jueves 21 de mayo se cumplieron 60 días del inicio del paro de labores en las escuelas debido a la pandemia y el regreso a las aulas se vislumbra aún lejano, incierto, tanto como el aprovechamiento escolar de los alumnos.

Aléxica Montes es una maestra de reciente ingreso al sistema educativo por lo que su primer año de trabajo docente lo realiza en la comunidad de Villa Ahumada en la escuela primaria “Octavio paz”, donde atiende a un total de 18 estudiantes de 2º año de primaria. 

La mayoría de ellos proviene de familias de muy bajos recursos económicos quienes tendrán que decidir entre comer o imprimir materiales escolares. Desde marzo pasado Aléxica no ha tenido contacto directo con sus estudiantes e incluso no ha vuelto a saber de algunos, y a pesar de que intenta hacerse presente mediante mensajes diarios, desconoce si los padres de familia realmente ponen a trabajar a sus hijos en casa. 

“La propuesta de trabajar en modalidad en línea es imposible para quienes estamos en una zona marginada, los niños no tienen acceso a una computadora o Internet; lo que estamos haciendo es adecuar el trabajo a las necesidades de los alumnos. En abril nos dimos a la tarea de contactarlos a través de un grupo de WhatsApp conformado con las mamás, pero no pudimos llegar a todos. De los 18 estudiantes me faltaban 3, luego a inicios de mayo logré hablar con uno, pero hay dos que aún no los consigo”.

 A través del teléfono celular, dice la entrevistada, envía los trabajos y tareas que los niños deben realizar en casa ya que, al ser ella misma maestra foránea, no pudo entregarles material impreso. 

“Lo que hago es mandar material por quincena. Les envío documentos al grupo para que hagan trabajos, pero hay padres de familia que no tienen acceso ni siquiera al WhatsApp y aunque lo tengan, aun así están batallando porque no han tenido ingreso económico y eso significa que tampoco hay dinero para sacar copias o imprimir los documentos. Las familias son de muy bajos recursos y eso complica mucho la situación. Desde casa les doy seguimiento a los niños, les pido evidencia y la subo cada viernes a una plataforma para que el director la reciba”. 

La condición extraordinaria que se está viviendo, no se contempla en ningún curso de las escuelas para maestros por lo que, los docentes también fueron tomados por sorpresa. 

“Esto es muy diferente a lo que estamos acostumbrados. No nos prepararon para eso. La educación básica es muy complicada. Las mamás casi no se comunican. Todos los días trato de dejarles un mensaje para que no se olviden que tienen que seguir trabajando, pero hay poca comunicación de los padres de familia, no son tan activos. Además, hay algunas madres que tienen que viajar diario de Ahumada a Juárez a trabajar en el maquila y eso también complica mucho la labor en casa”. 

Todos los factores mencionados incidirán negativamente en el aprovechamiento escolar de los niños porque los maestros desconocen si los trabajos que encargan realmente se están haciendo. 

“Si afectará el aprovechamiento porque aunque sí vamos adelantando el ciclo escolar, llevamos como un 70 por ciento, se perdió la continuidad de los aprendizajes porque no sabemos si en casa realmente los están poniendo a trabajar. Por el tipo de zona –marginadalos niños tienen mucho rezago. Por eso es importante seguir apoyando desde casa para salir adelante de la mejor manera ante estas circunstancias”. 

¿Cómo se evaluará el aprovechamiento de los alumnos? Datos emanados de la Secretaría de Educación, señalan que el sector educativo concentra aproximadamente un millón 300 mil personas en el estado y según declaraciones del titular de la dependencia, Carlos González, a mediados de marzo se había cumplido un 70 por ciento de los objetivos de aprendizaje por lo que, en razón de eso los docentes determinarán la calificación para sus alumnos. Sin embargo, los maestros aún no tienen una instrucción precisa respecto a la forma en que evaluarán el avance de sus estudiantes.

“No sabemos cómo se va a evaluar. Tentativamente, promediando calificaciones de bimestres pasados. Hasta el momento no tenemos una instrucción al respecto por lo que seguimos en espera”, dice Aléxica Montes.

La educación no se detiene ¿Para quién? 

El pasado 14 de mayo el secretario de Educación, Carlos González, informó que el presente ciclo escolar se concluirá a través de la “educación a distancia” el 17 de julio y será hasta finales del mes de agosto cuando se retomen las actividades presenciales en las aulas. 

Según González “las escuelas están cerradas, pero la educación no se detiene sino que se transfirió a los miles de hogares de Chihuahua”, a través de la educación a distancia de la que están echando mano los estudiantes a través de las diversas herramientas digitales.

Pero ¿Qué pasa con los niños que no tienen acceso a esas herramientas? 

De acuerdo con el psicólogo social y maestro de la Universidad Pedagógica Nacional, Arturo Limón, la pandemia está evidenciando aún más la desigualdad existente entre la población y que afecta directamente a los niños. 

“Esa desigualdad se va a polarizar aún más porque los padres tienen que enfrentar y decidir entre la supervivencia y la educación. Es evidente que prefieren mantener vivos a sus hijos y postergar la educación. Por eso el estado mexicano está obligado a hacer algo para atender la situación”. 

Limón abunda en que habrá un rezago educativo en muchos niños y posiblemente un problema de deserción escolar por lo que dependerá de todos apoyar a esos pequeños. 

“Vamos a ver un distanciamiento de aprendizajes, pero es sólo una parte de la problemática. La deserción más grave sería en el hogar, que los padres deserten de ser padres y abandonen a los niños. Todo dependerá de la capacidad para enfrentar la situación con inteligencia y creatividad”. 

La bondad de la escuela mexicana, dice Limón, ha sido pretender igualar a todos, pero la realidad es otra, la misma que hoy muestra la enorme brecha que existe entre los estudiantes aun cuando asistan a una misma institución educativa. 

Ejemplo de ello es que algunos llegan satisfechos a las aulas, otros van con el estómago vacío.

Para saber… 

* En el mundo, 70% de los estudiantes tuvieron que suspender actividades escolares en los planteles, es decir, casi 1.2 mil millones de jóvenes en 156 países 

* Los expertos hablan de 4 retos importantes: la pérdida en los aprendizajes, el rezago y la deserción, los complementos de alimentación y la salud emocional 

* Perder 60 días de aprendizaje podría reducir alrededor de 24 puntos de una prueba estandarizada (tipo Enlace ahora Planea) 

* Aunque las estadísticas del Inegi muestran que el 90% de la población tiene televisión, la pandemia dejó claro que esto no era cierto