Estado

Se agravan protestas contra salud estatal

Con mantas en varios municipios, personal se disculpa por deficiencias en la atención

El Diario de Juárez

Luz del Carmen Sosa
El Diario de Juárez

jueves, 17 octubre 2019 | 10:13

Ciudad Juárez— En las últimas semanas, trabajadores han generalizado las protestas en el estado al prevalecer la falta de medicamentos, insumos y personal en hospitales públicos y centros de salud.

Esto a diez meses de que personal médico y administrativo iniciara aquí protestas con chalecos amarillos para manifestar su inconformidad.

Treinta mantas penden desde hace casi un mes en las entradas principales de instituciones de Juárez, Chihuahua, Casas Grandes, Gómez Farías, Cuauhtémoc, Parral, Ojinaga, Camargo, Jiménez, Delicias, Guachochi y Guadalupe y Calvo, entre otros municipios.

En ellas los servidores públicos piden disculpas a los usuarios por no brindarles la atención que merecen y necesitan, dijo Pablo Serna Molina, dirigente de la Sección 52 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Secretaría de Salud (SNTSS).

No obstante, datos de la Secretaría de Salud reportan un déficit de medicamentos de sólo 20 por ciento en hospitales y centros de Salud del estado. 

Dalia Pineda, vocera de la Secretaría de Salud, aseguró que ante las inconformidades de los trabajadores han mantenido el diálogo a través de los sindicatos.

Sin embargo, esto fue desmentido por Serna Molina, quien sostiene que, pese a la colocación de 30 mantas de protesta en todo el estado, no hay acercamiento con el secretario de Salud, Jesús Enrique Grajeda Herrera, ni con el gobernador Javier Corral Jurado.

Ante ello, el líder de los trabajadores sindicalizados amenaza con realizar paros de labores para exigir resultados a las autoridades estatales.

“Yo le quiero decir al gobernador que no me crea a mí, que vaya a los hospitales y espere a los usuarios después de las consultas para que le digan cuánto del medicamento recetado le surtieron. Que hable con los familiares de los pacientes internados para que le digan cómo la están pasando sin insumos y sin personal”, planteó.

Lorena A., una adulta mayor que pernoctó la noche del lunes en las bancas del Hospital General (HG) de Ciudad Juárez tras hospitalizar a su hermano de 53 años por un accidente vial, dijo que el trato del personal fue bueno, sin embargo tardaron mucho para ingresarlo al área de Urgencias porque había demasiados pacientes y pocos trabajadores.

“Mi hermano tiene Seguro Popular y aquí lo están atendiendo, pero nos decían que faltaban médicos y enfermeras, por eso la tardanza en la atención”, indicó la mujer entrevistada afuera del área de ingreso del HG. 

Sobre los medicamentos recetados, dijo que fue a comprar ketorolaco para el dolor porque carecían de él.

Dalia Pineda refirió que se ha señalado la falta de ketorolaco, pero que hay otros analgésicos que se pueden usar para aliviar el dolor. “Es decir, son medicamentos totalmente sustituibles por los existentes, esto ha permitido mantener la operación de unidades”.

Mínimo desabasto: vocera

La vocera de la Secretaría de Salud dijo que en el estado se tiene un desabasto sólo del 20 por ciento de medicamentos, lo que atribuyó a la falta de existencia en el mercado de fármacos porque no se están produciendo en México o bien a que las empresas que no son solventes o no tienen el producto que se solicita.

Pineda afirmó que, por ejemplo, en Juárez se tiene un 80 por ciento de porcentaje de surtimiento de medicamentos.

Sin embargo, el líder sindical de la sección 52 del SNTSS, Pablo Serna Molina, explicó que puede haber un abasto del 80 por ciento de medicamentos, pero ha ocurrido que ese 20 por ciento faltante es precisamente de los medicamentos o insumos que más se utilizan. 

“La semana pasada no había papel sanitario ni jabón en el hospital de Gómez Farías, en ese grado estamos. Un médico después de cada consulta necesita asearse para atender al próximo paciente y ni eso había, por lo que tuvieron que comprar los insumos con sus propios recursos ya que está en riesgo su propia seguridad y de los usuarios”, dijo.

El diputado estatal Benjamín Carrera compartió ayer los datos más recientes que recibió del director médico en la Zona Norte, Arturo Valenzuela, sobre abasto de medicamentos e insumos.

La información precisa que en el Hospital General de Juárez se tiene un abastecimiento del 90 por ciento en medicamento, 95 por ciento en material de curación y 32 por ciento en medicamentos no contemplados en el cuadro básico.

En el Hospital de la Mujer se reportó un 85 por ciento de abasto en medicamentos y 76 por ciento en material de curación, mientras que en el Hospital Infantil de Especialidades se registró un abasto del 82.51en medicamento y de 78 por ciento en material de curación.

En el caso del Hospital Civil Libertad, el porcentaje de abastecimiento es del 83.71 por ciento en medicamento y del 88.52 por ciento en material de curación.

“El resto de los medicamentos faltantes se han estado comprando a través de licitación; las compras desfasadas obedecen a que la Federación ha estado regresando dinero de lo que no han podido adjudicar, de tal forma que se han tenido que ir sacando licitaciones. Por ejemplo, sólo en el último trimestre fueron 13 millones de pesos”, explicó la vocera.

Amagan con paro de labores

“Si la cuestión sigue así tan delicada, por supuesto que vamos a realizar paros de labores, con cuidado para no afectar al usuario. Nosotros no estamos pidiendo nada para el trabajador, exigimos que el personal tenga los insumos necesarios para atender a sus pacientes”, expuso Serna Molina.

El dirigente de la Sección 52 del SNTSS expuso que analizan cómo y cuándo hacerlos, porque no pretenden afectar más a los usuarios.

“Jamás pararíamos Urgencias o el servicio donde las personas ya están internadas, analizamos hacerlo en consultas o en oficinas. Es extraño que ninguna autoridad estatal o federal, porque es responsabilidad compartida, aún no han preguntado qué está pasando con los trabajadores, no importa que me hablen a mí, lo que importa es que resuelvan, lo que pedimos no es para nosotros”, sostuvo.

El Diario buscó ayer la versión del Sindicato Único de Trabajadores de la Salud que dirige Sonia Calzadillas, sin embargo no atendió la petición de entrevista.

Los antecedentes

En diciembre de 2018 personal del Hospital General de Chihuahua inició las protestas por el retraso en los pagos de sus prestaciones, tanto del área administrativa como de salud.

Con cartulinas alusivas al gobernador Javier Corral Jurado reclamaron que hubiera dinero para incrementar su salario pero no para pagar las prestaciones del personal médico y administrativo de ese hospital.

En enero, médicos emplearon los chalecos amarillos para protestar por la excesiva carga de trabajo.

“Tenemos un ginecólogo en el área de labor de parto para atender 18 pacientes”, expuso Rubén Meza Barrera, quien busca el registro del Sindicato de Médicos, Enfermeras y Empleados del Instituto Chihuahuense de Salud (SMEEICH).

El médico denunció que la falta de personal pone en riesgo la vida de las mujeres parturientas y de sus hijos. La situación es la misma, dijo el médico recientemente. 

En mayo, como un acto de protesta por la falta de insumos y medicamentos, personal médico del Hospital General cerró el área de Urgencias, provocando que la población se quedara sin servicio.

Jeringas, sueros, soluciones y medicamentos intravenosos eran algunos de los faltantes, dijeron los galenos a condición de mantener bajo reserva su identidad por temor a represalias por parte de sus superiores.

A través de letreros, los médicos del hospital informaron a las personas de la suspensión del servicio.

Personal del Hospital Infantil de esta ciudad se sumó posteriormente a los paros por la falta de insumos y en contra de la administración del director del instituto. 

En agosto, otro paro laboral se registró en el hospital comunitario de Guadalupe y Calvo, cuando médicos, enfermeras y parte del personal administrativo denunciaron malas condiciones laborales y falta de medicamentos e insumos para brindar atención de calidad a las más de 10 mil personas de la región que llegan en busca del servicio y a las que se suman usuarios de los estados de Sinaloa y Durango.

El personal de Salud aseguró a El Diario que la falta de médicos especialistas y equipo como rayos x, incubadoras, portadores de oxígeno y aparatos para hacer electrocardiogramas, entre otros, pone en riesgo la vida de los pacientes, aunque los galenos realicen su trabajo de la mejor manera posible.

El doctor Francisco Javier Medina Gutiérrez informó que desde hace 10 años empezó el problema de falta de recursos para el hospital, debido a que fue degradado de general a regional, hace 5 años a comunitario y el rumor es que la Secretaría de Salud lo degradará aún más, para convertirlo en un centro de salud con hospitalización.

La vocera de la Secretaría de Salud aseguró que se ha ido acortando la brecha de la desinformación entre el personal inconforme.

“En ocasiones hay medicamentos en almacén y quienes están en unidades no los piden, se quedan con la idea de que no hay y esto ya se ha ido resolviendo”, dijo.

Afirmó que en las comunidades serranas se tienen medicamentos y por ejemplo en el caso de Guadalupe y Calvo, Guachochi y otros municipios que se habían reportado con bajo abasto, sucedió que no habían pedido a almacén los medicamentos.

lsosa@redaccioon.diario.com.mx