Estado

En zozobra, 40 mil inversionistas

Presenta Bankaool riesgo de quiebra

Índice de capitalización del banco de origen chihuahuense es el más bajo del país

David Piñón
El Diario de Chihuahua

miércoles, 23 junio 2021 | 10:39

El Diario de Chihuahua

Chihuahua— El Índice de Capitalización (Icap) de Bankaool –institución de origen chihuahuense de lo que buscó ser el Banco Progreso, con alrededor de 40 mil clientes en la región–, es el más bajo del país, al ubicarse en 10.54 por ciento, cuando el promedio nacional de la banca es de 18 por ciento.

El indicador del mes de marzo reportado en mayo por la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) se encuentra casi en el mínimo permitido de acuerdo con las reglas de la autoridad (10.50%), situación que coloca a la institución en riesgo de quiebra.

El Icap de Bankaool ha ido en picada desde el año 2019, cuando el Grupo Progreso adquirió el banco y se asoció con el norteamericano MetaBank, propiedad de Brad Hanson, con el fin de operar servicios de banca múltiple, financiar la actividad agrícola, trabajar con pequeñas y medianas empresas, así como intervenir en el mercado de las remesas que envían los migrantes mexicanos desde Estados Unidos.

Sin embargo, registra números rojos como resultado de su operación, así como en Rendimientos sobre Activos (ROA) y Rendimientos sobre Capital (ROE), como demuestran los estados financieros de Bankaool y sus reportes enviados a la CNBV. Eso ha llevado a inyecciones de capital mes a mes, pero las pérdidas se siguen acumulando, según los reportes públicos.

En el 2020 la institución cerró con pérdidas por 131 millones de pesos en su utilidad de operación y su resultado neto fue negativo por 115 millones de pesos.

Para el mes de marzo de este año su utilidad también registró 34 millones de pérdidas y su resultado neto fue de menos 26 millones de pesos, mientras que para abril registró en el primer concepto 43 millones y 34 millones de pesos en el segundo, ambos en rojo.

Los Rendimientos sobre Activos al cierre del año pasado fueron de -2.4 por ciento y los Rendimientos sobre Capital -18.7 por ciento. Tanto ROA como ROE decrecieron en marzo y registraron alzas mínimas en abril, de acuerdo con la situación reportada por el banco a la CNBV. 

En cuanto al Índice de Capitalización, que resulta de la división del capital neto entre los activos ponderados sujetos a riesgo total, el Coeficiente de Capital Básico (CCB) y el Coeficiente de Capital Fundamental (CCF), que también miden la solvencia de cada institución, los de Bankaool también se encuentran en niveles muy bajos.

Según el comunicado mensual de marzo de la CNBV –en el que se da a conocer información sobre los índices de capitalización, la clasificación de las instituciones en grados de importancia sistémica y en categorías de alertas tempranas– el Icap de la banca múltiple se ubicó en 18.28%, con un CCB de 16.64% y CCF de 15.34%.

Dichos indicadores de Bankaool se encuentran como los más bajos del país, al ubicarse en un 10.53 por ciento, mientras que ABC capital y Accendo Banco, otras dos instituciones menores y regionalizadas de México, le siguen con con 10.54% y 11.62% de Icap, respectivamente. Las demás se encuentran cerca del promedio, ya sea por encima o por debajo.

Pese a ello, la CNBV asienta en su comunicado que “las 50 instituciones se ubicaron en la categoría I de alertas tempranas, cumpliendo con el requerimiento mínimo de capitalización del 8% más el suplemento de conservación de capital de 2.50% constituido con capital fundamental, que implica un nivel de Icap de 10.50%”.

La medida del 10.50%, de la que se encuentra levemente por encima Bankaool, es el mínimo requerido para mantener la operación antes de entrar en observación y seguimiento por parte de la CNBV.

“La categoría I de alertas tempranas indica que las instituciones están suficientemente capitalizadas para enfrentar escenarios de pérdidas no esperadas, por lo cual no se requieren acciones inmediatas de supervisión en relación con su solvencia”, asienta la autoridad bancaria.

Para conocer una postura oficial de Bankaool en torno a sus estados financieros, el Icap y los indicadores en rojo que ha presentado fue buscado el ingeniero Sergio Segovia, director general de la institución, pero hasta la fecha no ha respondido a un cuestionario que se le hizo llegar previamente a través del área de Marketing.

Después de llamadas a la Dirección General de Bankaool, la comunicación de El Diario fue canalizada a dicha área, a la cual se le enviaron, el pasado lunes 21 de junio, seis preguntas vía correo electrónico sobre la situación del banco. Hasta el cierre de la edición no se había obtenido respuesta.

Bankaool y el escándalo del Banco Progreso

Bankaool es el resultado de la transformación de la Unión de Crédito Progreso, que nació en Delicias en 1976, y que luego se fusionó con la financiera Akala, con el fin de crear el Banco Progreso, que obtuvo autorización para operar pero nunca pudo hacerlo por el escándalo que generó la asociación del exgobernador César Duarte, quien se sumó a los accionistas con un fideicomiso por 65 millones de pesos.

Progreso trató de operar con el nombre Bancadel (Banco de Delicias), pero tampoco logró hacerlo; mientras que Bankaool, convertido en banco en 2012 tras unos años de ser una sociedad financiera denominada Agrofinanzas, casi llegó a la quiebra, hasta ser adquirido por Grupo Progreso y MetaBank.

Unión de Crédito Progreso nació hace 45 años. Fue creada por agricultores, ganaderos y productores con el fin de impulsar el ahorro y el financiamiento de la actividad productiva del centro-sur del estado. De esta forma pudo crecer hasta tener sucursales en Delicias, Meoqui, Parral, Cuauhtémoc, Jiménez, Julimes, Camargo, Chihuahua, Saucillo, Rosales, Casas Grandes y Ojinaga.

“Desde entonces, Unión Progreso ha acompañado con gran fidelidad y dedicación absoluta el desarrollo de Chihuahua. No hemos sido simples testigos ni gozosos espectadores sino activos participantes que codo a codo con su liderazgo público y privado hemos impulsado y creado los cambios estructurales que han hecho posible lo que ahora podemos apreciar con orgullo y satisfacción”, según la reseña del banco en su portal de Internet.

“Grupo Progreso, conformado por las instituciones financieras Unión de Crédito Progreso y Akala Sociedad Financiera Popular, logró el pasado 14 de diciembre de 2018, después de un largo camino de retos, la autorización por parte de la CNBV para transformarse en Bankaool S.A., Institución de Banca Múltiple”, agrega.

Pero antes buscó ser el Banco Progreso, logrando la autorización de la autoridad bancaria el 21 de marzo de 2014, lo que nunca pudo concretar debido al escándalo en que se vio envuelta la marca, al ser denunciada la participación accionaria presuntamente irregular del entonces gobernador César Duarte.

El proyecto de crear el banco a partir de la unión de crédito fue abortado luego de las presiones que surgieron al involucrarse la marca en supuestos manejos ilegales de Duarte Jáquez –hoy preso en Miami, Florida, bajo otras acusaciones de corrupción en Chihuahua–, lo que no invalidó la licencia para operar, pero sí afectó su reputación.

Posteriormente, con la licencia autorizada, se buscó crear Bancodel (Banco de Delicias), pero en 2018, al llegar Bankaool a una crisis, Progreso negoció con los propietarios de dicha marca originaria del sur del país, logrando la adquisición de la misma.

Bankaool tenía su sede en la Ciudad de México y era conocido como un banco digital nacional, sin estructura física más allá de los cajeros y con una plataforma electrónica donde se podían realizar la mayoría de las transacciones.

Concretada la adquisición, en enero de 2019, el director general Sergio Segovia Sáenz, hizo el anuncio oficial de la transformación de Progreso en Bankaool. Durante el anuncio, Segovia dijo que el caso de Duarte y los perjuicios al proyecto del Banco Progreso habían quedado archivados y esta sería una nueva época para la institución, que mantendría sus principios originales para los que fue creado el grupo financiero.

MetaBank, el socio norteamericano de Progreso-Bankaool 

MetaBank, una institución del norteamericano Brad Hanson, es el socio de Progreso con el que se hizo la adquisición y operación de Bankaool.

El 6 de enero de 2019, cuando el director de Progreso y ahora Bankaool, Sergio Segovia Sáenz, anunció en rueda de prensa la nueva transformación del grupo de origen deliciense, también dio a conocer la alianza con la institución estadounidense.

De esta forma es que Bankaool ha mantenido su operación desde principios del año 2019 y hasta la fecha, pese a lo cual ha comenzado a dar resultados negativos en sus estados financieros.

Los objetivos de Progreso estaban orientados a apoyar la producción del campo, a las pequeñas y medianas empresas, pero MetaBank no comparte los mismos objetivos, de acuerdo al comparativo entre los principios del primero, difundidos en su portal de internet, y los del segundo, que también aparecen en su sitio oficial.

Las políticas de crédito y ahorro no parecen ser las mismas, dada la aversión al riesgo que muestra MetaBank, que considera como de riesgo y baja rentabilidad el financiamiento a la producción agropecuaria, que fue la base con la que se creó lo que ahora es Bankaool. 

Sin embargo, en el anuncio de la alianza Progreso-MetaBank se especificó que el socio estadounidense veía grandes oportunidades en el mercado de las remesas que mandan los mexicanos a sus familiares.

La institución norteamericana centra su operación en actividades por las que cobra comisiones. Básicamente es un banco comisionista, que busca ingresos sin arriesgar en financiamientos a la actividad productiva. 

“MetaBank opera en varios segmentos dentro de las industrias de banca y pagos: MetaBank, su operación tradicional de banca minorista; Meta Payment Systems, su división de pagos electrónicos; AFS / IBEX, su división de financiación de primas de seguros; y Refund Advantage, EPS Financial and Specialty Consumer Services, sus divisiones de soluciones financieras relacionadas con impuestos”, dice la descripción de la institución en el sitio Wikipedia.

Fundado en 1954, en Storm Lake, Iowa, sus servicios a los que se enfoca en el país vecino son banca de consumo, banca comercial, tarjetas de crédito, finanzas y seguros, préstamos hipotecarios, cajeros automáticos y otros servicios de intermediario financiero.

Aunque nunca se reveló el monto de transacción entre MetaBank y Progreso por Bankaool, los intereses de ambas instituciones y sus objetivos son diferentes en esencia.

De acuerdo con los estados financieros de Bankaool, que muestran resultados en números rojos, ha recibido inyecciones de capital mes a mes para sostener su operación y mantener el Índice de Capitalización; dichas inyecciones provienen del banco norteamericano, que con ello ha crecido su participación en el grupo de origen chihuahuense.

El Icap del liquidado Banco Famsa llegó al 11.34% 

El 30 de junio del año pasado, la Comisión Nacional Bancaria y de Valores anunció el retiro de la licencia para operar a Banco Ahorro Famsa, así como el comienzo de su proceso de liquidación, “debido a una gestión de riesgos inapropiada, operaciones y créditos otorgados a personas relacionadas del grupo por encima de los límites regulatorios, registros indebidos en dichas operaciones, e incumplimiento recurrente a diversas disposiciones normativas”.

El caso de BAF es el más reciente de una crisis en una institución de banca múltiple, de las 50 que se encuentran debidamente registradas y reguladas por la autoridad.

La determinación de retirarle la licencia se dio, de acuerdo con la autoridad bancaria en su comunicado oficial de esta fecha, “con el objetivo de proteger a los 580 mil 774 ahorradores del banco con saldo en sus cuentas. 

La liquidación del Banco Ahorro Famsa es resultado de recurrentes incumplimientos regulatorios sobre disposiciones normativas desde 2016. Estos incumplimientos y deficiencias se presentaron con anterioridad a la actual coyuntura financiera y económica derivada de las medidas de aislamiento adoptadas para evitar la propagación de Covid-19, informó la CNBV.

“La liquidación de este banco representa un caso aislado y no es un riesgo para la estabilidad del sistema financiero mexicano. Al día de hoy, el sistema bancario cuenta con los niveles de capitalización y solvencia suficientes que dan seguridad al ahorro de los depositantes mexicanos”, asentó.

Explicó que desde principios de enero de 2019 la CNBV realizó diversas acciones de supervisión e inspección especial a Banco Ahorro Famsa, a partir de las cuales se determinaron incumplimientos regulatorios que impactaron de forma relevante su capital regulatorio, tales como celebración de operaciones con personas relacionadas (del Grupo Famsa) por cantidades que exceden el límite previsto por la Ley de Instituciones de Crédito; falta de deducción de pagos anticipados en el capital regulatorio; registros indebidos de cartera de crédito en la contabilidad, e insuficiencia de reservas crediticias.

Los accionistas del banco tomaron una serie de medidas, entre agosto y septiembre de 2019, en respuesta a las observaciones de la CNBV, pero estas acciones fueron insuficientes para restablecer el nivel de solvencia de la institución, toda vez que algunas observaciones no fueron debidamente atendidas o las operaciones relacionadas relevantes continuaron creciendo en los siguientes meses.

Entre noviembre y diciembre de 2019 se hicieron nuevas observaciones, como que el cálculo del Índice de Capitalización (Icap) no consideraba cuentas por cobrar con partes relacionadas relevantes y presentaban un exceso con respecto al límite establecido por la ley. 

Asimismo, la autoridad señaló el exceso del límite establecido por bienes adjudicados e inconsistencias en los reportes regulatorios, relativo a créditos no reportados, créditos sin pago registrados como cartera vigente sin atraso, e inconsistencias en fechas de origen en contraste con los vencimientos.

“Debido a que Banco Ahorro Famsa continuó excediendo el límite de operaciones con personas relacionadas en contra de las observaciones de la CNBV, su capital regulatorio se presionó al punto que su Icap alcanzó niveles inferiores al mínimo regulatorio, la Junta de Gobierno de la CNBV, en sesión del 24 de junio de 2020, tomó conocimiento de la situación”, relata el comunicado con el que se anunció la liquidación.

El último Icap de Banco Famsa fue en marzo de 2020, con un 11.34 por ciento, superior al que reporta Bankaool en la fecha actual; a partir de abril de ese año el Icap de BAF apareció como no disponible en los reportes de la CNBV.

Bankaool no se encuentra en la misma situación de BAF, pues el segundo estaba señalado de alterar su Icap y otras operaciones para burlar la legislación de las instituciones de crédito.  

 

dpinon@diarioch.com.mx

close
search