Estado

Presa Chuvíscar, de la gloria al abandono

Es una obra de gran magnitud e ingeniaría, que en la actualidad es inoperable, se ha descuidado, genera malos olores y durante un tiempo la usaban para tirar hasta basura

Juan Carlos Núñez
El Diario de Chihuahua

viernes, 21 mayo 2021 | 17:49

Silvestre Juárez/El Diario

Chihuahua.- La presa Chuvíscar fue la primera con una gran infraestructura para proveer agua a los chihuahuenses a mediados del siglo XIX, la cual fue inaugurada un 6 de septiembre de 1908 por el gobernador del Estado, Enrique Creel, obra de gran magnitud e ingeniaría, que en la actualidad es inoperable, se ha descuidado, genera malos olores y durante un tiempo la usaban para tirar hasta basura. 

Su construcción inició en marzo de 1907 por los contratistas McQuartters, Trueheart y Cía., realizadores del proyecto de Manuel Marroquín y Rivera, cuyo objetivo era suministrar agua y saneamiento para uso doméstico, industrial y público para una población de treinta mil personas. Tuvo una reinauguración en 1909, por el presidente de México de ese entonces, Porfirio Díaz, quien alabó la infraestructura. 

Durante mucho tiempo fue una de las más importantes construcciones, ya que alimentaba diferentes afluentes de agua para detener y distribuirla, así como ligarla con la red del acueducto, que todavía estaba en funciones. 

Con el paso del tiempo, dejó de ser útil al llegar las nuevas tecnologías para llevar agua potable a través de una red de drenaje más novedosa. Además, en 1960 se construyó la Presa Chihuahua, la más grande del municipio, donde el principal aporte es del Río Chuvíscar; funciona como control y embalse de este río, el Sacramento y varios arroyos temporales con una capacidad de 32 millones de metros cúbicos; su cortina mide 817 metros de largo y 35 de altura, la cual es usada mayormente para recreación y pesca. 

Es así, que la Chuvíscar dejó de suministrar agua, no había más aporte del río y con los años, se ha descuidado al punto de ser solamente una laguna sin utilidad, más que depósito de basura por personas inconscientes y mala imagen para las colonias aledañas. 

En la administración municipal de Javier Garfio Pacheco, se inició la construcción del Parque Tres Presas, que uniría la Chuvíscar con El Rejón y La Chihuahua y sería una de las extensiones verdes más importantes para la recreación, deporte y turismo. 

Además de anunciar proyectos de limpieza y dignificación de la presa Chuvíscar, porque se consideró por mucho tiempo como “el patio trasero de la ciudad”, incluso se dijo que se buscarían químicos adecuados para limpiar el agua por las capas verdosas en la parte superior y la suciedad dentro, pero no hubo otra acción después de eso, así que continúa sin prestar algo de utilidad, hay malos olores y está en casi abandono. 

Actualmente, la presa forma parte del Parque de El Encino y de la Senda Aventura, pero está prohibido ingresar a ella por los riesgos de ahogarse o contraer alguna enfermedad por la cantidad de bacterias acumuladas y no hay posibilidad para la pesca.

close
search