PUBLICIDAD

Estado

Por denuncias de los LeBaron investigan a barzonistas

Agua, invasión de propiedad y mineras marcan conflictos en la región

Argelia Domínguez / El Diario de Chihuahua

martes, 03 mayo 2022 | 06:00

El Diario

PUBLICIDAD

Chihuahua.– Derivado de varias denuncias, entre ellas de miembros de la comunidad LeBaron, la Fiscalía General del Estado (FGE) abrió investigaciones en contra de ejidatarios de Benito Juárez y Constitución, en el municipio de Buenaventura. 

El fiscal general, Roberto Fierro Duarte, confirmó la existencia de la carpeta de investigación en contra de los pobladores de esta región; sin embargo, se reservó detalles sobre las mismas, así como la posible existencia de órdenes de aprehensión que estén en proceso de ser ejecutadas. 

PUBLICIDAD

Fueron integrantes de la organización El Barzón quienes hicieron público que la FGE cuenta ya con órdenes de captura en contra de dos de sus líderes, Martín Solís Bustamante y Joaquín Solorio Urrutia, así como otros 40 ejidatarios.

 

Desde 2012

Los conflictos entre la comunidad de LeBaron y ejidatarios de la región, en su mayoría vinculados a la organización El Barzón, no son recientes. Desde el 2012 se inició una batalla legal entre ambos bandos, particularmente impulsada por los barzonistas, que presentaron denuncias ante diversas instancias federales por delitos ambientales debido a la perforación y explotación de pozos, pese al decreto presidencial de noviembre de 1955 que imponía una veda en la Cuenca del Carmen, que incluye los acuíferos de Flores Magón-Ahumada y Santa Clara, e integra los municipios de Namiquipa, Riva Palacio, Buenaventura y Ahumada, debido a su abatimiento. 

En ese mismo año, los activistas Manuelita Solís e Ismael Solorio también emprendieron una campaña por expulsar a la mina El Cascabel de la empresa canadiense Mag Silver, que culminó con el asesinato de ambos el lunes 22 de octubre 2012.

Revive pleito en 2018

El pleito volvió a encenderse el 30 de abril de 2018, cuando los barzonistas ingresaron al rancho La Mojina, de Joel LeBaron, para “documentar” y denunciar la perforación ilegal de nueve de los diez pozos que están dentro de dicha propiedad, desatando una trifulca en la que incluso se dispararon armas de fuego. 

A raíz de estos hechos, la comunidad lebaronesa denunció a El Barzón y en específico a Martín Solís, quien en ese momento trabajaba en la Secretaría de Desarrollo Rural como director de Fomento Agropecuario, por invadir propiedad privada y agredir a las personas, incluso a niños.

En su momento, Julián LeBaron aseguró que era recurrente que Martín Solís y sus compañeros barzonistas acudieran hasta las propiedades de mormones y menonitas para intentar despojarlos con el pretexto de que no tenían permisos para la explotación de pozos o uso de la tierra.

Derivado de estas agresiones, por lo menos 50 personas de estas comunidades presentaron denuncias ante las autoridades en contra del exfuncionario y otros integrantes de la organización. 

Por su parte, el grupo de barzonistas sostuvo que a lo largo de los años la familia LeBaron ha sido la responsable de monopolizar el acceso al agua en Buenaventura para el riego de sus nogaleras. Señalan que debido a esto se secó el pozo de agua potable del Ejido Constitución y abatió los mantos acuíferos para el riego de los cultivos en la región, en perjuicio de 900 familias. 

Es por estas denuncias y las supuestas órdenes de aprehensión que miembros de El Barzón, como Luz Estela “Lucha” Castro, realizaron publicaciones en redes para denunciar que se trata de un uso político de las instituciones y una venganza por parte de los LeBaron.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search