Estado

Pesadilla del Covid-19 no termina al aliviarse

Secuelas emocionales como culpa, vergüenza, estrés y miedo permanecen por un largo período

Miguel Silva
El Diario

domingo, 11 octubre 2020 | 06:00

Chihuahua— Ansiedad, miedo, culpa, vergüenza y estrés, son secuelas emocionales a las que se enfrenta una persona que resultó contagiada de Covid-19 y que se agravan en aquellos pacientes que estuvieron hospitalizados e incluso intubados, pues la angustia de estar aislado en una cama de hospital durante varios días, sin contacto físico con otras personas genera trastornos mentales y pueden tardar varios meses en sanar.

Para el doctor Emmanuel Tintori Tintori, especialista en Pediatría y quien ha atendido a pacientes Covid en hospitales de Ciudad de México, principalmente a mujeres embarazadas, esta pandemia ha representado un reto no sólo para el Sector Salud, sino para la población en general que se ha enfrentado a un virus desconocido, y esto es motivo para detonar trastornos psicológicos que pueden afectar de manera severa la salud de las personas. 

Los esfuerzos de las autoridades sanitarias se han enfocado en la atención a pacientes del nuevo coronavirus, así como en la prevención para evitar más contagios, pero poco se ha hecho para atender las secuelas que deja este padecimiento, tanto en lo emocional como en lo físico, y no se cuenta con la infraestructura suficiente para ayudarlos a recuperarse.

Hasta el momento han sido pocas las instituciones que se han dedicado a tratar las secuelas mentales y emocionales que ha dejado la enfermedad en la población, pues aún está presente la emergencia sanitaria y el empeño está orientado a recudir el número de contagios, los cuales han incrementado en los últimos días, por lo que se ha replanteado la posibilidad de regresar a la fase naranja del semáforo epidemiológico.

El doctor Tintori establece que el aspecto mental será uno de los temas más importantes a tratar postpandemia, pues muchas personas que han contraído el virus y se han logrado recuperar ya no vuelven a realizar su vida de manera normal; el miedo y la desconfianza estarán presentes en todo momento.

Sienten culpa

El sentimiento de culpa se ha detectado sobre todo en pacientes responsables de generar brotes del Covid-19, principalmente en el entorno familiar, así como en el plano laboral, pues muchos de ellos aparte de lidiar con el virus, tienen que soportar el sufrimiento, la angustia y en ocasiones hasta la muerte de un ser querido.

El especialista comenta que cuando una persona está sometida a tal nivel de presión emocional es complicado que se pueda recuperar en el corto plazo, y para esto se tendría que acudir a terapia psicológica, para superar el trauma que dejó no sólo haber contraído el virus o haber estado hospitalizado, sino de alguna manera “cargar” con la muerte de un familiar.

En Chihuahua, las autoridades sanitarias han detectado 95 brotes de Covid-19 que se han presentado de manera intrafamiliar, en centros de trabajo, de reclusión, asilos, albergues, oficinas gubernamentales, corporaciones policiacas y hospitales, de estos brotes, 18 permanecen activos y 77 se encuentran ya “cerrados”, pero han generado la muerte de 54 personas y han contagiado a más de 500.

Actualmente, permanecen activos 10 brotes familiares con 32 casos positivos y una defunción y se han logrado erradicar 46 brotes intrafamiliares que dejaron un total de 162 contagios y ocho defunciones.

El integrante de la familia responsable de esparcir el virus entre sus seres queridos enfrenta situaciones emocionales complejas, principalmente la culpabilidad, pues suele suceder que el infectado enfrenta síntomas ligeros y en ocasiones ni siquiera requiere la hospitalización, pero sus familiares resultan más vulnerables que deben ser internados y algunos llegan a perder la vida.

Por tal motivo, después de superar el virus es importante atender el aspecto mental, para evitar que la persona sufra cuadros de depresión, angustia o miedo. 

Aislamiento y hospitalización alteran el estado mental

El Covid-19 ha modificado la conducta social y ha orillado a la población a aislarse en sus casas, perder el contacto social, así como familiar y esto genera situaciones emocionales complejas debido a que el estilo de vida cambió de manera abrupta y la mayoría de las personas no estaban preparadas para hacer frente a esta batalla.

En el caso de las personas hospitalizadas, el doctor Emanuel Tintori establece que a parte de lidiar con la gravedad de la enfermedad, se pierde completamente el contacto con otras personas, pues aunque reciben la visita de médicos y enfermeros que están bajo su cuidado, lo cierto es que nunca se les puede ver el rostro, debido a los trajes de protección que el personal de salud utiliza, y esto también es un factor para que el paciente desarrolle crisis emocionales, estrés y angustia. 

“Se llega a perder el aspecto humano de los médicos y enfermeras, el paciente sólo ve personas con trajes raros, nunca ve rostros, no percibe gestos y esto conlleva a sentir miedo”, expresó el especialista.

Secuelas físicas

Las secuelas físicas del Covid-19 son las más visibles, pues un paciente que estuvo hospitalizado durante un tiempo prolongado o incluso llegó a estar intubado, desarrolla la pérdida de masa muscular, padece de dolores de cabeza durante varios meses, enfrenta la pérdida del olfato y el gusto y sufre agotamiento físico extremo. 

Además son susceptibles a padecer fibrosis pulmonar, debido al debilitamiento del órgano generado por la constante presión que recibió mientras permaneció el virus, y también corre el riesgo de desarrollar un enfisema.

Los médicos especialistas explican que por lo general las secuelas como tos y dolor de cabeza pueden estar presentes hasta por cuatro meses, pues la recuperación del organismo es lenta, además los sentidos del gusto y olfato se recuperan de manera paulatina. 

Uno de los ejercicios que se recomiendan para recuperar el funcionamiento pulmonar es inflar un globo, haciendo varias repeticiones, esto permitirá al paciente recuperar poco a poco su capacidad; subir y bajar escaleras también puede ser un buen ejercicio. 

Las cifras de la pandemia en Chihuahua

Hasta el último reporte epidemiológico emitido ayer por la Secretaría de Salud, en Chihuahua 17 mil 386 personas han contraído el virus, de las cuales se han logrado recuperar 9 mil 616 y se han registrado mil 492 defunciones. 

Sin embargo, más que el aumento en el número de contagios, lo que ha preocupado al Sector Salud es la cantidad de personas hospitalizadas, que pone en riesgo la capacidad de atención; al día de ayer se tiene el registro de 353 hospitalizados, de los cuales 83 se encuentran en terapia intensiva. 

Por tal motivo hacen énfasis en mantener los cuidados preventivos, el uso del cubrebocas, la sana distancia, el uso de gel antibacterial, el constante lavado de manos y evitar acudir a sitios en los que haya grandes concentraciones de personas.