Estado

Panistas entregaron a cártel grabaciones de Miroslava

Presentan ante juez llamada que grabó exvocero y actual asesor en el Congreso local para inculparla

Staff
El Diario de Chihuahua

viernes, 21 febrero 2020 | 11:55

Chihuahua.- El Partido Acción Nacional (PAN) salió ayer a relucir en el cuarto día de juicio oral contra Juan Carlos M., único detenido por el homicidio de la periodista Miroslava Breach. Primero se dio a conocer el audio de una llamada entre el exvocero Alfredo Piñera y la corresponsal de La Jornada, y luego estuvo ante el estrado el exdirigente y actual funcionario estatal José Luévano; éste último negó conocer esa llamada y quedó liberado como testigo.

En el caso de la llamada, con peritos y analistas de la Fiscalía General del Estado (FGE), que testificaron ayer en el juzgado federal donde se realizan las audiencias, se confirmó que el audio fue localizado en una computadora asegurada tras un cateo en una vivienda habitada por jóvenes de Chínipas en Villas del Rey, al Norte de la ciudad, y en donde se encontró el vehículo que trasladó hasta la casa de Miroslava a la persona que le disparó en varias ocasiones la mañana del 23 de marzo del 2017.

El intercambio entre el hoy exvocero de Acción Nacional y actual asesor en el Congreso local, se había dado a conocer mediante transcripción cuando el caso se llevaba en tribunales estatales, sin embargo, ayer se reprodujo en la sala de audiencias y fue escuchada por el acusado.

En la llamada, Piñera le plantea a Miroslava que panístas de la sierra, específicamente de Chínipas, que piden que el partido se deslinde de una información publicada en La Jornada, en la que se estableció el lazo familiar entre un candidato del PRI a la alcaldía con el grupo delincuencial conocido como Los Salazar o Los Salazares.

En éste sentido la periodista le adelanta que la fuente es ella misma por ser oriunda de ese municipio.

“Si logramos demostrar que no fuimos nosotros no va a pasar nada. Entonces, si los reporteros que sacaron esa información afirman o me dicen que la fuente es ellos, no que me digan quién fue, pero nomás con que ratifiquen que no fuimos nosotros, con eso”, planteó el entonces encargado de Comunicación Social.

“Pues diles, muy fácil y muy sencillo. Diles, pues, que por qué se hacen pendejos: ‘Miroslava Breach es de Chínipas’. No’más diles eso”, respondió la corresponsal, y luego de más intercambio de palabras concluye con un “Que porque el silencio es complicidad y eso es lo que ha generado todo este desmadre”.

El hallazgo de ese audio se confirmó ante el estrado con declaraciones de peritos y agentes estatales de la Fiscalía General del Estado (FGE), que se encargaron de cateos, indagatoria del caso del homicidio, así como del aseguramiento y análisis de varios objetos, entre esos la computadora.

Mediante otras pruebas, la Fiscalía Especializada de Delitos contra la Libertad de Expresión (Feadle), acreditó que en la vivienda estaba la unidad Malibú gris que llevó a la casa de la periodista a la persona que le disparó. También se comprobó que en la casa cateada habitaban personas de Chínipas y el vehículo propiedad de uno de sus habitantes.

Por ejemplo la unidad está a nombre de Ulises Vega Villa, y su hermano de nombre Wilberth Jaciel, habría escrito la cartulina que se dejó en la escena del crimen, analizado esto con cuadernos de él encontrados en el cateo y una leyenda en el tambo de basura al exterior de la vivienda.

Con varios testimonios periciales, la Feadle demostró la manera en que se indagaron videos para dar con el automóvil, luego la forma en que se realizó el cateo, la cadena de custodia de varios bienes asegurados, y el resultado de algunos reportes oficiales que ya quedaron integrados como prueba formal en éste juicio oral.

Por otro lado subió al estrado José Luévano, actual director del Instituto Chihuahuense de Infraestructura Educativa (Ichife) y presidente del PAN al momento del homicidio de la periodista Miroslava Breach.

Aunque lo hizo como testigo de identidad reservada “Sol”, su nombre se ha ventilado en diversas ocasiones. Ayer especificó ser militante de Acción Nacional y relató que el presidente municipal de Chínipas, del que no dio su nombre pero se sabe que es Hugo Schultz, se acercó a él buscando que el partido lo deslindara de reportajes publicados por Miroslava.

Dijo que había un grupo de personas presionándolo por notas de Miroslava, le dije que fuera a las autoridades pero dijo que no, relató Luévano. Detalló que el edil se encontraba irritado, alterado, desaseado, “no estaba agusto”.

Entonces lo mandó con el área de Comunicación Social del PAN para sacar un comunicado de prensa, “que tengo entendido se publicó”. A partir de ahí, dijo, ya no tuvo nada más que ver.

Quince o 20 días más tarde vio de nuevo al edil chinipense y éste comentó que ya no tenía problemas, abundó Luévano.

A pregunta expresa de conocer la llamada entre Piñera y Miroslava, el exlíder del partido lo negó y finalmente el juzgado lo liberó como testigo en la acusación que le lleva la Feadle al único detenido por el homicidio de la periodista.