Estado
Ocho son juarenses

No intervino Protección Civil en rescate de 44 turistas

Varados tuvieron que recurrir a avionetas para salir de zona de derrumbe en carretera de Batopilas

El Diario de Chihuahua
El Diario de Chihuahua
El Diario de Chihuahua

M. Silva / V. Domínguez
El Diario

miércoles, 18 septiembre 2019 | 10:55

Chihuahua— A pesar de tener el reporte del deslave ocurrido en Batopilas el fin de semana, la Unidad Estatal de Protección Civil no apoyó en las labores de rescate de 44 turistas que quedaron varados en la carretera Samachique-Batopilas, entre los que se encontraban ocho juarenses.

Algunos de los viajeros tuvieron incluso que ser trasladados en avionetas particulares hacia la ciudad de Chihuahua.

De acuerdo con información del alcalde de Batopilas, Israel Varela Ordóñez, los afectados viajaban a bordo de dos autobuses de empresas turísticas, así como en automóviles particulares.

Tras el incidente hubo quienes se fueron caminando hasta el poblado de Batopilas, donde tomaron vuelos en avioneta pagadas por ellos mismos rumbo a la capital del estado, pues por cuestiones laborales tenían que llegar a la brevedad.

Asimismo se informó que algunos vehículos tomaron el camino de terracería que comunica a Batopilas con Yoquivo y de ahí se dirigieron a Guachochi para ponerse a salvo, por lo que “los viajeros nunca estuvieron en una situación crítica”, aseguró el edil.

En uno de los camiones viajaban alrededor de 20 pasajeros, entre ellos ocho personas de Ciudad Juárez que se transportaban a Chihuahua, confirmó Orlando Barraza, director de la empresa Chihuahua Bárbaro.

Explicó que la noche del domingo se presentaron lluvias intensas en la sierra, que provocaron el crecimiento del arroyo Quírare, que baja a la Barranca de la Bufa, carretera que conecta a Batopilas.

“Fue tan fuerte la corriente que arrancó el puente y borró la carretera convirtiéndola en una cascada. Más arriba hubo una serie de derrumbes que taparon completamente el acceso en la carretera”, expuso el director de la empresa.

De acuerdo con Gala Chávez, una de las pasajeras que se trasladaba en el autobús de la empresa de turismo Chihuahua Bárbaro desde Chihuahua a Batopilas, algunas personas que viajaban con otras empresas directamente de esta ciudad tardarán hasta cuatro días en regresar.

“Nos tuvimos que regresar a Batopilas para agarrar un camino por terracería en medio de la sierra, pero ya era muy tarde para regresarnos, entonces tuvimos que quedarnos ahí, toda la gente que había en los tours”, explicó.

Hasta ayer por la tarde, Chávez había salido de la población y fue trasladada por parte de la empresa hasta Guachochi para después continuar con el viaje hasta esta ciudad. “Quedaba en medio de una cascada, el hoyo era como de cinco metros, se partió la carretera, no hay carretera”, manifestó Chávez.

El director de la empresa de autobuses confirmó que la empresa se hizo cargo de los gastos en el hotel de los turistas que se quedaron a dormir otra noche.

Dijo que ayer a las 4:00 de la madrugada salió una camioneta de Chihuahua y a las 10:00 de la mañana llegó por los viajeros en un vehículo 4x4 para rescatarlos. A Chihuahua llegaron a las 6:00 de la tarde para bajar a los pasajeros de esa ciudad y a las 11:00 de la noche estarían arribando los de Ciudad Juárez, precisó Barraza.

La ruta inició en Ciudad Juárez. El autobús salió la madrugada del sábado del centro de Intervención Turística del Chamizal rumbo a Chihuahua y permanecería hasta el domingo para luego retornar el lunes, añadió Barraza.

Agregó que ya se encuentra maquinaria del Gobierno del Estado limpiando los caminos para restablecer la comunicación terrestre.

Elementos de la Fiscalía General del Estado (FGE) informaron que el pasado lunes 16 de septiembre se reportó el deslave en la citada carretera y que observaron varios vehículos de traslado de turistas que estaban detenidos en la rúa.

En el lugar había una retroexcavadora retirando rocas, pues parte del cerro se había derrumbado, situación que obligó al cierre de la carretera por cuestiones de seguridad.

Asimismo el ayudante del operador de la maquinaria pesada se entrevistó con los agentes y les informó que a 30 kilómetros de ese lugar, en la zona de Quírare, municipio de Batopilas, se encontraba un deslave de mayores proporciones provocado por una caída natural de agua y las fuertes lluvias que se registraron durante el fin de semana.

El alcalde Varela descartó que hubiera personas lesionadas e informó que él mismo solicitó a la Secretaría de Comunicaciones y Obras Públicas (SCOP) el envío de maquinaria pesada para retirar las rocas y restablecer la comunicación en aquella zona. 

Mencionó que se brindó apoyo a las personas que quedaron varadas en la zona de los deslaves, sin que hayan presentado incidentes mayores. 

De acuerdo con las imágenes del lugar fueron rocas de grandes proporciones las que cayeron sobre la cinta asfáltica, cubriendo ambos carriles en un tramo de ella y se aprecia también la caída de agua.

Se informó que posiblemente para hoy por la tarde la carretera ya esté libre para el tráfico.