Narcomenudeo, detrás de la ejecución de mando 

Cae otro implicado; Óscar García investigaba una red de agentes que protege a vendedores de droga

Staff/
El Diario
lunes, 15 julio 2019 | 06:00
|

Chihuahua— El jefe de la Unidad de Proyectos Especiales, Óscar García Díaz, ejecutado el 3 de julio pasado, investigaba al momento de su asesinato a grupos de narcomenudo en la ciudad de Chihuahua y una red de protección a este ilícito, integrada por policías de diferentes corporaciones.

Dichas investigaciones son consideradas como el posible móvil del crimen del que fue objeto el funcionario, quien ya había avanzado con varios operativos en contra de narcomenudistas y había obtenido datos para llegar a la parte alta de la estructura criminal.

El móvil de la ejecución no se ha dado a conocer de forma oficial por la Fiscalía General del Estado, sin embargo allegados a las investigaciones que llevaron a la captura de un agente ministerial, Jayro Abigahel V. M., y tres de sus cómplices, aseguraron de forma extraoficial que la causa más probable del asesinato de García Díaz eran las averiguciones que encabezaba.

Ayer se informó de la detención de otro de los implicados en el asesinato, quien corresponde al nombre de Luis Roberto B. G., de 21 años, y dijo ser originario de Ciudad Juárez.

El también exsubdelegado de la PGR (hoy Fiscalía General de la República) comenzó a investigar un grupo en específico dedicado al narcomenudeo en la capital del estado, a partir de julio del año pasado, luego de la ejecución de Manuel Arzola Campos, alias “Don Meny”.

“Don Meny” era el jefe de la plaza y principal distribuir de droga de un grupo denominado Gente Nueva del Cártel de Sinaloa. Fue asesinado el 2 de julio de 2018 en el estacionamiento de un centro comercial del periférico De la Juventud.

A partir de la muerte de “Don Meny” la estructura de este grupo, que contaba con varias decenas de narcomenudistas en gran parte de la ciudad, se dividió y los liderazgos comenzaron a disputarse el control de la plaza. 

Dicha pelea por el dominio del narcomenudeo es la causante de gran cantidad de homicidios desde hace un año.

García Díaz, considerado un mando de la FGE muy cercano a su titular, César Augusto Peniche, tenía a su cargo entre otros asuntos la investigación de una red de narcomenudeo surgida a partir de la ejecución Arzola Campos. 

Gracias a las investigaciones del elemento asesinado se habían realizado varios operativos con capturas y aseguramientos importantes, pero se buscaba llegar hasta la parte más alta del grupo para desmantelarlo.

Sin embargo, de acuerdo con las investigaciones que había realizado, en el delito de narcomenudeo también existe una red de protección que brindan policías corruptos de diferentes corporaciones, lo que se estableció como una de las causas más probables del homicidio de García Díaz.


Policías contra policías

El coordinador de Proyectos Especiales de la Fiscalía del Estado, Óscar García Díaz, fue asesinado el pasado 3 de junio de este año. 

El 8 de julio pasado el agente ministerial Jayro Abigahel V. M., fue detenido como coautor del homicidio, el cual reveló la disputa que grupos criminales libran incluso al interior de la dependencia estatal.

El agente ministerial realizó labores de organización y vigilancia para el asesinato del funcionario, según la acusación presentada por el Ministerio Público en la audiencia de vinculación a proceso de Jayro Abigahel, Fabián Ricardo G. R., e Iván Alberto D. M., los tres imputados por el homicidio de García Díaz, junto con otros dos, uno todavía prófugo.

Fabián, conocido como “El Herrero”, es exmilitar y fue policía municipal en Cuauhtémoc, igual que el otro cómplice, Iván, quien fue incluso escolta del jefe policiaco de ese municipio, Efrén Peñaflores, ejecutado en el mes de febrero en la capital del estado.

Iván fue el encargado de dispararle a García Díaz la mañana del 3 de junio con un arma corta de calibre .40.

Para esa operación utilizaron 3 vehículos: una blazer negra 1996 robada, que abandonaron tras el ataque, un Tsuru blanco que fue encontrado calcinado el 6 de junio y una camioneta Equinox guinda propiedad de Jayro.

Además se presume la participación de otro agente ministerial y un quinto involucrado en la planeación y ejecución del crimen, todos de alguna forma ligados o relacionados con corporaciones de seguridad pública.


[email protected]