Estado

Mueren reses por la sequía

La falta del líquido hace estragos en la capital del estado: ejidatarios

El Diario de Chihuahua

sábado, 05 septiembre 2020 | 06:00

Chihuahua—  Los estragos de la sequía ya pueden apreciarse en zonas de la capital del estado, pues en Carrizalillo se pueden observar restos de vacas que murieron por la falta de agua y alimento.

Los ejidatarios mencionaron que las pérdidas para el sector ganadero han sido significativas, pues aseguran que ya son decenas de vacas lecheras las muertas. Indicaron que el costo aproximado de cada bovino es de 30 mil pesos.

Los pocos presones que hay en la zona se encuentran secos a consecuencia de la ausencia de las lluvias, que, de acuerdo con la temporada, debieron presentarse desde finales de julio y todo agosto, pero a comparación con otros años, fue mínima el agua que cayó en la capital del estado.

En los predios desérticos de Carrizalillo, así como en los montes que se aprecian a lo lejos, quedan los restos de las vacas que poco a poco son consumidas por el tiempo y la misma fauna.

El secretario de Desarrollo Rural, René Almeida, indicó que los últimos años existe una ausencia de lluvia por ello el monitor de sequía ha declarado caso extremo en 52 municipios, pero ya son más de 60 los afectados, una condición crítica.

“Está afectando de manera incalculable las actividades del sector agropecuario, no solo en las áreas de temporal si no también en las de riego”.

Mencionó que en el sector ganadero comienza a haber mortandad en el ganado adulto, pérdida de peso en las crías, destetes tempranos, con pérdidas de un 40 a 50% en los ingresos, todo esto porque los presones están completamente secos.