Estado

Movimientos entre fronteras aumentan contagios y mortalidad: expertos

El regreso a las actividades no debe depender de quién toma las decisiones, es una cuestión de acuerdo entre Gobierno federal y los estados

Archivo / El Diario

Gisela Reyes / El Diario / Corresponsal

viernes, 29 mayo 2020 | 13:34

Ciudad de México.- "Chihuahua está entre los 10 estados con mayor número de muertes por Covid-19 y no debe bajar la guardia por ser un estado fronterizo, con gran flujo de personas, pues en Estados Unidos las cosas no van bien", dijo en entrevista Rodolfo de la Torre, del Centro de Estudios Espinosa Yglesias. 

Dijo que se debe poner atención en el Estado para tomar medidas que reduzcan el contagio y fallecimientos, porque hay algunos lugares en donde es particularmente peligroso realizar actividades, sobre todo donde se encuentran maquiladoras o lugares de reunión con gran número de trabajadores. 

"La base para el regreso a la actividad es tener la información real para poder detectar casos que repunten y en consecuencia detener a tiempo la reactivación, sobre todo en municipios alejados o sin vías de comunicación en donde es doblemente riesgoso abrir a la actividad normal de las personas", dijo de la Torre. 

Consideró desafortunado que el Gobierno Federal pretenda controlar el semáforo de reactivación cuando cada estado depende de distintas características, tanto socioeconómicas de la población como de las condiciones de los sistemas de salud. 

"El Gobierno Federal puede emitir líneas generales para la normalización de actividades en lo que corresponde a sus atribuciones, la cuestión es que todo aquello que tenga que ver con el régimen interno del estado, es atribución del estado y son ellos quienes definir qué se hace", dijo. 

Agregó que existen "áreas grises" para entender en dónde terminan las atribuciones del Gobierno Federal y comienzan las de un Estado, en consecuencia dijo, sí hay un campo de interpretación que en algún momento puede llegar a tribunales, jueces o hasta la suprema corte. 

Abundó que no está totalmente definido quién tiene atribuciones en algunas cuestiones, por ejemplo en materia de salud, explicó que el Consejo General de Salubridad puede emitir normas para tener observancia nacional, pero en cuestiones de tipo económico o comercial es el estado el que debe tener las atribuciones. 

Insistió que en el estado de Chihuahua, es riesgoso ocupar la tasa de letalidad, es decir el número de fallecidos entre el número de casos confirmados como guía del riesgo que tienen las personas, "lo correcto es utilizar la tasa de mortalidad, el total de muertes entre la población total y de ahí chihuahua ocupa los primeros lugares, el número 10; hay razones para tomar precauciones y no hacer más grave la situación que se vive por la pandemia". 

Consideró que se deben tener más pruebas pero no de forma aleatoria, sino de forma enfocada a aquellos casos que se consideran sospechosos y no únicamente a los que reportan las personas sino lugares donde se pueden dar reuniones de grupos amplios de población a modo de prevención. 

"La frontera de Chihuahua, el paso de un país a otro, sabiendo que en Estados Unidos también se tiene una situación alarmante se deben reforzar las medidas y tener cuidado, los movimientos entre fronteras genera un aumento notorio de la tasa de contagio y mortalidad", recalcó. 

Finalmente dijo que el regreso a las actividades no debe depender de quién toma las decisiones sino una cuestión de acuerdo entre Gobierno Federal y los Estados, por lo que habrá atribuciones que se tendrán que dirimir y negociar sin tener repercusiones sobre todo para la ciudadanía. 

"Hace falta un acuerdo de gobernabilidad en un asunto tan delicado que le corresponde a la Secretaría de Gobernación y cada entidad deberá poner de su parte porque no se trata de ver quién tiene la razón, hay que tener sensibilidad política y ejercer las facultades", concluyó.