Estado

Ministerial le dispara a hombre frente a sus hijas por pleito personal

FGE no proporcionó los nombres de los elementos involucrados

El Diario de Chihuahua

Valentín Hierro
El Diario de Juárez

viernes, 20 diciembre 2019 | 10:31

Chihuahua— Un pleito personal de un agente de la Fiscalía General del Estado dejó a un hombre herido de bala en el fraccionamiento Sierra Azul, lo que a su vez derivó en fuerte choque de otros elementos ministeriales que acudieron al llamado de auxilio de su compañero.

Alrededor de las 13:00 horas de ayer un agente ministerial y su compañero, cuyas identificaciones no fueron proporcionadas por la FGE, discutieron con un hombre en las calles Sierra San Miguel y Sierra Pedernales.

La discusión con el sujeto, identificado como Néstor Erick, de 25 años de edad, se produjo en el interior de su domicilio, frente a sus hijas de 2 y 3 años de edad, así como su esposa Rosa Valeria Acevedo, de 21 años de edad.

De acuerdo con la mujer, los agentes ingresaron al domicilio de forma abusiva, pues no tenían orden judicial para entrar ni alguna causa para culpar a su esposo de algún delito.

En el lugar uno de los agentes quiso someter a Néstor Erick, por lo que este le aventó una taza al elemento, lo que llevó al ministerial a dispararle en la pierna, mientras el otro elemento pedía refuerzos para controlar la situación.

La alerta de los ministeriales por radio generó una intensa movilización de agentes estatales y municipales debido a que avisaban de una balacera y agresión contra un compañero.

Por ese motivo, un par de agentes de la FGE de los que acudieron al llamado de auxilio chocaron en el periférico Vicente Lombardo Toledano a la altura de la calle Tercera, contra un camión urbano y contra un poste de teléfono.

El accidente de los elementos no dejó lesionados de gravedad, pero sí daños materiales cuantiosos, pues circulaban a exceso de velocidad para llegar al sitio del incidente en Sierra Azul. La Ram de color negra, sin placas de circulación, donde viajaban los elementos, quedó prácticamente destrozada, mientras que el camión urbano de la ruta Concordia terminó con el frente y motor inservible.

El choque causó un gran caos en el sector, debido a que por el impacto y la movilización en los alrededores se congestionó esa vialidad y otras alternativas para los automovilistas que circulaban por el lugar.

En tanto, el herido por arma de fuego fue llevado por los mismos agentes policiacos a recibir atención médica por las lesiones de bala en una pierna. Pero otros agentes de la corporación, según denunció la esposa del baleado, llegaron al lugar y recogieron los casquillos de las balas disparadas en el lugar, que generaron pánico en ella, su familia y vecinos.

La señora denunció que los agentes abusaron de su autoridad al ingresar a la vivienda y herir a su esposo por una riña generada momentos antes.

Luego de herirlo, señaló, se lo llevaron privado de su libertad, sin que se conociera algún delito de que lo pudieran acusar y para colmo después regresaron a recoger los casquillos de los balazos que habían disparado, para eliminar las evidencias de lo que habían hecho.

Todavía después de lo ocurrido y de llevarse a su marido -que después supo sería llevado a recibir atención médica- sitiaron el domicilio y la retuvieron en el lugar, pese a que ella tenía que ir a informarse de la situación de su esposo y del hospital en el que estaría internado.

La mujer dijo tener miedo de lo que le pueda pasar a su esposo y a su familia, luego de haber denunciado lo ocurrido.

Pese a la gran movilización que ocurrió y la denuncia de la mujer, hasta ayer por la tarde la FGE no había emitido una postura oficial sobre lo ocurrido.