Mediante corrupción 7 de cada 10 accedían a programas, aseguran

Informaron de proyección de 600 mdp en la inversión en programas sociales para el estado

David Piñón Balderrama /
El Diario
domingo, 03 marzo 2019 | 06:00

Chihuahua— La subsecretaria de Bienestar, Ariadna Montiel Reyes, informó que no habrá vuelta de hoja en el retiro de los subsidios a estancias infantiles, pues sólo el 30 por ciento de éstas cumplía con la norma para obtenerlo y el 70 por ciento accedía a recursos mediante prácticas de corrupción, dado que algunas sólo existían de nombre, pero no operaban.

“La corrupción se originaba en los funcionarios de la Sedesol, de tal forma que el programa de estancias infantiles se desvió de su objetivo original, que era bueno, pero ya mostraba un problema estructural, por eso el cambio en el que no habrá reversa”, dijo la funcionaria.

Entrevistada al término de la visita del presidente Andrés Manuel López Obrador, la subsecretaria insistió en que no habrá intermediarismo en la entrega de los apoyos federales, en este programa y en los demás, pues además es la recomendación de organismos internacionales de evaluación sobre las políticas de combate a la pobreza.

Adelantó que en el estado ya comenzó un nuevo censo de niños atendidos en las estancias para integrar el padrón de padres y madres que recibirán de forma directa el mismo subsidio que se entregaba a las organizaciones que las operaban, con lo que se eliminarán las que son “fantasmas”.

El programa original, comentó, estaba orientado a padres y madres que no contaban con Seguridad Social y por lo tanto no tenían acceso al servicio de estancias, pero a la fecha uno de cada tres usuarios sí tenía algún servicio de Seguridad Social y de todos modos ocupaban un espacio en estos lugares, cuando no era el objetivo.

Además los funcionarios de Sedesol que supervisaban las estancias, se prestaban a irregularidades, como para registrar niños “fantasma” por los que estos lugares cobraban mayores subsidios, hasta el grado de avalar estancias que sólo existían en los registros oficiales, más no en la realidad.

Antes de partir a Hermosillo, Sonora, Montiel Reyes explicó que todas las decisiones de López Obrador en cuanto a los programas sociales y de salud, apuntan a eliminar el papel de los intermediarios que lucraban con los recursos federales.


No auditaban refugios 

Es la misma situación, dijo, de los refugios para mujeres víctimas de violencia, que recibían recursos federales que ni siquiera eran auditados; de las estancias infantiles y de otros programas que involucran a las organizaciones de la sociedad civil, que gastaban recursos públicos de la forma menos transparente que existe.

“No se van a entregar recursos a través de las organizaciones, en definitiva, todo será de forma directa y transparente. Las organizaciones que trabajan de forma honesta, seguirán haciendo su labor, pero las que se habían transformado en gobiernos paralelos, que hacían obras, inversiones, gastos con recursos públicos en los que ni posibilidad había de hacer alguna auditoría, esas ya no podrán existir o al menos no con dinero público”, dijo.

Para dar una idea, comentó, el gasto de las organizaciones sociales que ahora reclaman que no habrá más recursos federales, era de 5 mil millones de pesos, lo que representa una tercera parte de toda la inversión que se hará para el programa de apoyo a las personas con discapacidad en todo el país.

La subsecretaria de Bienestar también a dio a conocer que en Chihuahua se ha proyectado una inversión de casi 600 millones de pesos, que se entregará de forma directa a los beneficiarios de los programas sociales.

El programa de apoyo a los adultos mayores tiene como meta entregarse a 244 mil 558 personas, de las cuales ya se han alcanzado y pagado a 173 mil 910 y están por pagarse a otros 57 mil más, para dar un total de 231 mil beneficiarios, es decir el 94 por ciento del objetivo.

En el caso del programa de apoyos para personas con discapacidad, la meta es de 26 mil beneficiarios y hasta la fecha se han censado 20 mil,  que recibirán un pago bimestral a través de una tarjeta bancaria, mismo modelo que se seguirá para todos los programas sociales.

Montiel Reyes insistió en que los objetivos de la Secretaría de Bienestar y las instrucciones del presidente López Obrador, sustentadas en las recomendaciones de los especialistas, son el combate a la pobreza de forma directa y sin intermediarios, pues en el intermediarismo se perdían miles de millones de pesos.

Además, dijo finalmente, con la eliminación de intermediarios se evitan prácticas de corrupción y se garantiza el derecho a decidir libremente la forma en que usan los recursos que reciben los beneficiarios de los programas sociales.