Estado

Llega virus a asentamiento indígena en Chihuahua

Enfermera rarámuri dio positivo a coronavirus; ya está en estatus de recuperada

Silvestre Juárez / El Diario de Chihuahua / Viviendas de la colonia habitada por rarámuris en la ciudad de Chihuahua

De la Redacción
El Diario

miércoles, 20 mayo 2020 | 06:00

Chihuahua– El coronavirus llegó hasta el asentamiento indígena Carlos Arroyo en esta ciudad, luego de que una enfermera rarámuri que trabaja en el Hospital General dio positivo a la enfermedad Covid-19. La trabajadora del Sector Salud, quien pidió reservar su identidad, manifestó que su estatus es de recuperada, pues luego de pasar la cuarentena superó la enfermedad y se le permitió regresar con su familia. Este contagio la llevó a infectar a otro miembro de su familia, sin que hasta el momento se hayan registrado más casos en el asentamiento.  

Luego del aislamiento, la enfermera señaló que por fin pudo ver de nuevo a su hijo, con quien no había podido mantener ningún contacto. Por su parte la gobernadora del asentamiento indicó que en este asentamiento éstos han sido los únicos casos positivos registrados, y añadió que al menos el 40 porciento de la población regresó a sus comunidades de origen en la Sierra Tarahumara. 

“Gracias a Dios ya estoy bien y pronto voy a regresar a trabajar. En mi caso mis síntomas fueron muy leves. Yo estaba en el área de triage del Hospital General y pudo haber sido ahí donde me contagié. Luego de eso estuve aislada en mi casa, terminé mi cuarentena y ya me dio de alta la doctora. No ocupé medicina ni nada”, destacó la enfermera, que estimó su contagio el día 26 de abril, y que narró el momento en que sospecha que sucedió. 

“Yo estaba en el hospital y revisamos a un paciente que había estado en el Hospital Central y lo canalizaron al Hospital General. En ese tiempo ya estaba habilitado como hospital Covid. Supuestamente el paciente no era positivo a Covid, pero había estado internado en el Central, entonces podría ser que ya trajera el virus porque el doctor y yo resultamos positivos”, destacó. 

Señaló que los pacientes con complicaciones o que llegan a fallecer son en general pacientes con enfermedades crónicodegenerativas o de edad avanzada, entre otros, por lo que dijo que en su caso no fue necesaria una intervención especial, pues el virus no complicó su estado de salud, por lo que espera reincorporarse a sus labores en próximos días. 

Por su parte la gobernadora del asentamiento, María Alejandra Bustillos, destacó que tras el conocimiento de los casos informaron a la comunidad de 200 personas de origen indígena que permanecen en el lugar. 

“La hermana de ella fue la que nos dijo sobre el caso. Yo le comenté a toda la gente que había que cuidar mucho a sus hijos, porque los niños no aguantan mucho estar encerrados, sobre todo con este calor y en estas casitas”, destacó. 

Aseguró que varios de quienes viven en el asentamiento tuvieron miedo ante la noticia, sin embargo, no hubo actitudes violentas contra la persona infectada. Lo que se le pidió a la población fue permanecer en sus casas, mientras que los casos positivos fueron aislados hasta que se recuperaron. Explicó que el segundo contagio estuvo dentro de la misma familia de la mujer enfermera. 

Luego de reportar este contagio, explicó que personal de la Secretaría de Salud acudió a darles cubrebocas y pancartas informativas para colocarlas en lugares visibles. Añadió que hasta el momento ningún otro miembro de la comunidad ha presentado síntomas y algunos incluso han reiniciado actividades laborales en la construcción que es la principal actividad económica de los jefes de familia, mientras que las mujeres se dedican en su mayoría al aseo en casa. 

Así pues, descartaron que pueda existir un brote de contagios en este asentamiento, donde se cuenta con los servicios como agua potable y se busca cumplir con las medidas preventivas para evitar la propagación del virus.