La trágica historia de Aris

La adolescente fue encontrada muerta con un block de cemento sobre su cabeza e indicios de violencia sexual, luego de que una noche antes asistiera a una fiesta

Staff
El Diario de Chihuahua
sábado, 02 febrero 2019 | 13:04

Chihuahua.- Durante las primeras horas del 25 de noviembre de 2018, justo cuando se conmemoraba el Día Internacional para la Erradicación de la Violencia contra la Mujer, el cuerpo sin vida de Yadali Aristeli Aguirre Franco, una adolescente de 15 años de edad, fue localizado en un predio ubicado en las calles Río Odra y Río San Joaquín de la colonia Riberas de Sacramento, al norte de la ciudad.
Aris, como le llamaban amigos y familiares, aparentemente había asistido la noche del sábado 24 de noviembre a una fiesta de la cual no regresó.  

A la 1:30 de la madrugada del domingo 25, fue recibida una llamada al 911 para reportar que una joven pedía auxilio porque hombres desconocidos la subían a un auto Neón amarillo en el cruce de las calles Río Missouri y Río Cauca de la colonia mencionada.
Agentes de la Policía Municipal llegaron al lugar donde dijeron que habían secuestrado a la adolescente pero, al buscar en los alrededores y no encontrar nada, se retiraron del sitio.

Fuentes al interior de la corporación señalaron que los oficiales recibieron la orden de cancelar el operativo de búsqueda y regresar a patrullar las calles.
Horas más tarde, alrededor de las 8:00 de la mañana y tan sólo a ocho cuadras del sitio donde se reportó como desaparecida, la joven fue encontrada muerta con un block de cemento sobre su cabeza e indicios de violencia sexual.

La autoridad investigadora informó posteriormente que la causa del deceso fue traumatismo craneoencefálico. La asesinaron a golpes.
El lunes 26 de noviembre, compañeras y amigas de la adolescente, quien estudiaba en la Preparatoria “Maestros Mexicanos”, realizaron una colecta para apoyar a la familia para que ésta pudiera cubrir los gastos generados por el deceso de la menor ya que según las jovencitas, los familiares no contaban con los recursos económicos suficientes para ello.
Aris vivía con su madre en la colonia Vistas del Norte, la misma zona donde desapareció Alondra Nolasco Corpus –de 9 años de edad– en septiembre de 2017.

De acuerdo con amigas de la menor a quien conocían desde hace tiempo, la joven carecía de un padre ya que este murió hace algunos años.
El sector donde tanto Alondra como Aris se convirtieron en víctimas –que aglutina a las colonias Riberas de Sacramento y Vistas del Norte– es reconocido por la autoridad como un polígono de inseguridad y ubicado entre las 10 colonias más conflictivas de la ciudad de Chihuahua o donde se generan un mayor número de intervenciones policiacas.
Después de su muerte, los “lamentos oficiales” se hicieron presentes, sin embargo pasados los días las cosas volvieron a su rumbo “normal”, donde la indiferencia ante los feminicidios y la falta de una intervención social efectiva se suma al narcomenudeo, inseguridad, violencia, desapariciones y un largo listado de delitos para conformar una realidad avasalladora en la que Aris se convirtió en una víctima más.