Estado

'La solución no es militarizar las calles, sino preparar a las policías'

Especialista en Derecho Público y Social lamenta que uno de los grandes problemas sea el sueldo de los policías municipales

Reforma

Gisela Reyes / El Diario / Corresponsal

sábado, 23 mayo 2020 | 16:14

Ciudad de México.- "La problemática de la presencia y dominio de la delincuencia organizada como en el caso de Chihuahua, tiene que ser combatida a través de otras herramientas por ser un problema multifacético, las soluciones represivas no son la solución, necesitamos factores preventivos y combatir a través del fortalecimiento, profesionalización y capacitación de las fuerzas policiacas", aseguró el maestro Anuar Girón. 

En entrevista para El Diario, el especialista en Derecho Público y Social, lamentó que uno de los grandes problemas sea el sueldo de los policías municipales además de que no cuentan con capacitación ni capacidad ni armamento o preparación para hacer frente al crimen organizado, "todo el tiempo vamos a ver a elementos policiacos que ya están en la nómina de la delincuencia". 

Aseguró que deben atenderse primero las bases que generan a la delincuencia diseñándose las políticas, programas y estrategias integrales que se necesitan para combatirla, agregó que son planes a mediano y largo plazo e insistió en que la violencia no se combate con más violencia, sino con inteligencia policiaca. 

"Se necesitan construir elementos policiacos robustos, capacitados, profesionalizados, sin corrupción, que de verdad transitemos a una real policía científica, no basta con la buena voluntad de los gobiernos, faltan acciones de entrenamiento y sueldo para entonces sí, hacer frente al fenómeno de la delincuencia". 

Consideró importante dignificar la labor de los policías, pues en tanto esto no ocurra, difícilmente el Ejército saldrá de las calles y esto, dijo, hace una dependencia peligrosa por las consecuencias legales y fácticas, tanto para el ejército como para la población. 

Agregó que en la entidad, pareciera que la percepción en la sociedad es de tranquilidad con la presencia de las Fuerzas Armadas en las calles realizando funciones de seguridad pública, sin embargo, el problema radica en que se deba depender de las fuerzas armadas con el reconocimiento de la incapacidad de las fuerzas policíacas tanto municipales como estatales, para hacer frente a los fenómenos criminales. 

"Hemos llegado a un punto en el que dependemos de las fuerzas armadas para poder sentir que estamos seguros y si me preguntaran si en este momento tenemos que sacar a los elementos castrenses de las calles, yo les diría que no, pero agregaría que la problemática consiste en que no pueden estar de manera permanente en las calles", abundó Girón. 

Explicó que esto se debe al conflicto que genera su presencia, no sólo desde el punto de vista legal sino también en cuanto a su operación, porque no existe constitucionalmente hablando la facultad para que las fuerzas armadas estén de manera permanente en las calles. 

El acuerdo que se publicó el pasado once de mayo en el Diario Oficial de la Federación en el cual el titular del Ejecutivo Federal dispone de la Fuerza Armada permanente para tareas de seguridad pública tiene muchos vacíos y falta de especificaciones en cuanto a la actuación de los elementos. 

"Esto trae consecuencias para las fuerzas armadas porque la actuación ya no se protegería mediante el fuero castrense al que se refiere el artículo 13 de la constitución federal, porque el uso de la fuerza ya sea mínima o letal que usa el ejército tendría que apegarse a lo que establece la ley nacional sobre el uso de la fuerza y se limitan sus facultades", dijo.