Estado

'La sequía no está superada'

Ayer 27 de agosto concluyó la Semana Mundial del Agua, en medio de una crisis histórica por la escasez del recurso en el planeta

Salud Ochoa
El Diario de Chihuahua

sábado, 28 agosto 2021 | 15:31

Francisco López/El Diario

Chihuahua.- Este viernes 27 de agosto concluyó la Semana Mundial del Agua, en medio de una crisis histórica por la escasez del recurso en el planeta. Según los especialistas, la provisión diaria de entre 50 y 100 litros por persona –establecida en la Ley no se garantiza ni tampoco que sea segura, aceptable y asequible.

En Chihuahua, la temporada de lluvias 2021 ha sido positiva dejando un acumulado de agua mayor a lo normal, sin embargo, dicen los estudiosos del tema, no se puede ni se debe creer que la sequía ha sido superada, porque si bien es cierto las presas han subido su nivel, también lo es que se requieren varias temporadas de precipitaciones pluviales altas para poder contener el conflicto de la escasez.

Además, existe un grave problema de desertificación que incide directamente en la falta de agua y que avanza por kilómetros en la zona de la llanura y el semidesierto del territorio estatal y que se suma, a la tala clandestina, incendios y derroche del líquido.

Víctor Ortiz, Presidente de la Fundación Río Conchos indica que el problema de la insuficiencia hídrica afecta al planeta en su conjunto y, de manera local, no se deben echar las campanas al vuelo ante un “año llovedor”, por el contrario, hay que ser precavidos.

“Necesitamos ser más precavidos pero para eso necesitamos también estar más informados. Mucha gente cree que ya pasamos el trago amargo de la sequía pero no es así, seguimos en sequía. Lo que vemos verde y recuperado del ecosistema es pasajero”, asegura Ortiz.

De la crisis hídrica dice, ya se había hecho la advertencia porque es sencillo darse cuenta que la población –y la demanda de agua- crece a pasos agigantados mientras que la disponibilidad de líquido es menor.

“Si tenemos mayor demanda y el agua disponible no crece es muy fácil advertir que tendremos un problema. En chihuahua la lluvia de este año ha superado mucho las expectativas, las presas han aumentado su nivel pero aun no es suficiente. La situación en la que estábamos antes de las lluvias era realmente apretada”.

La crisis por falta de agua es mundial pero en Chihuahua se avanza muy rápido hacia la desertificación y la brecha que hace dos décadas podía medirse en centímetros ahora se mide en kilómetros.

“A inicios del siglo la brecha de la desertificación se medía en centímetros ahora podemos constatar que crece en kilómetros. Basta ir a Ojinaga, Coyame, Manuel Benavides, Ahumada y Aldama. La desertificación trae menor cobertura vegetal y menos lluvia. Y si acercamos la vista al bosque, sabemos lo que ocurre con la tala clandestina, los incendios provocados y la falta de atención para el problema. Hay áreas tan afectadas que parecen paisajes apocalípticos”, dice.

Ortiz abunda en que la desertificación es consecuencia del mal manejo de los bosques –en las partes altas- y el sobrepastoreo en la parte baja porque al meter mayor recarga de ganado el pasto no alcanza a recuperarse. Esos factores son los que están cambiando el sistema hidrológico en Chihuahua.

“Tenemos problemas muy localizados y bien identificados pero pocas actuaciones efectivas”, puntualiza.

De acuerdo con información de la Semarnat, al fenómeno de escasez de agua para los grupos humanos se le denomina estrés hídrico y se manifiesta cuando la demanda de agua es más alta que la cantidad disponible durante un periodo determinado, o cuando su uso se ve restringido por su baja calidad.

A nivel mundial, según la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), la tendencia gradualmente creciente del estrés hídrico a lo largo de los últimos veinte años refleja un estrés cada vez mayor en varias zonas del mundo, con descensos en otras zonas del planeta que no pueden compensar dichos aumentos.

En este contexto, el ambientalista Arturo Limón expresa que en Chihuahua el agua es un problema porque se padecen sequías recurrentes y cuando llega la lluvia, se deja pasar con desdén. Coincide en que es necesario atender la cubierta forestal para evitar el proceso de erosión que a su vez redundará en menos lluvia.

En cuanto al acceso al agua como un derecho humano, Limón señala que aunque la Ley habla de un mínimo disponible de 50 litros al día por persona, es una cantidad deficitaria.

“Los privatizadores han querido establecer 50 litros diarios por persona, los mercaderes del agua son la gran calamidad para la humanidad hoy día. Cómo es posible que 27 metros de agua sean cobrados a mil pesos para una casa habitación, cuántos pueden pagar esas tarifa”, cuestiona.

Otra forma de no tener agua, dice, es el tandeo que deja a mucha gente durante días sin acceso al líquido debido a que la autoridad encargada de la distribución de este, le da prioridad a otras colonias.

“Basta ver en la periferia cuántas casas son alimentadas con pipas donde se crían hasta larvas de moscas y ellos tienen que usarla y consumirla”.

En lo que respecta al campo, dice, que el gran problema es que no hay quien regule el agua porque la autoridad de la Conagua es puesta a modo, son cómplices de la sobre explotación y quien se opone pues desaparece.

close
search