Estado
Especial

Impunes, feminicidios 'emblemáticos'

Investigación en asesinatos de activistas, estudiantes y hasta niñas permanecen sin avance

Staff
El Diario de Chihuahua

lunes, 28 septiembre 2020 | 13:51

Chihuahua.- En las últimas dos décadas se han registrado en Chihuahua casos emblemáticos de feminicidios, donde las autoridades responsables de investigar, detener y sancionar a los responsables poco o nada han hecho para su esclarecimiento y llevar justicia a sus familiares.

Desde activistas sociales, amas de casa, estudiantes, niñas y profesionistas marcan un fenómeno delictivo que al paso de los años no diferencia entre sus víctimas, pero lo más grave, no disminuye.

El feminicidio es definido por el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (Sesnsp) como la conducta delictiva que comete una persona al privar de la vida a una mujer por razones de género. Similar a ello, la Organización Mundial de la Salud (OMS) refiere al delito como el asesinato intencional de una mujer por el hecho de ser mujer, incluyendo el asesinato de niñas.

El Código Penal del estado de Chihuahua establece que a quien prive de la vida a una mujer por razones de género se le impondrá una pena de 30 a 70 años de prisión, así como la reparación integral del daño.

Por ejemplo, del mes de enero a julio de 2020, la entidad ocupó el lugar noveno a nivel nacional en incidencia de este delito, donde Ciudad Juárez se colocó como el segundo municipio de todo el país con más casos, mientras que la capital en el treceavo, con 14 y cinco feminicidios, respectivamente.

En el año 2019, el estado de Chihuahua ocupó el lugar onceavo, según el registro del Sesnsp, al reportar una tasa de 1.52 casos por cada 100 mil mujeres. Es decir, subió dos posiciones.

Las ciudades de Juárez, Chihuahua y Cuauhtémoc aparecieron el año pasado dentro de la lista de las 100 ciudades del país con más feminicidios, con una tasa de 1.65, 1.87 y 3.26 delitos – respectivamente – por cada 100 mil mujeres.

A continuación se hace un recuento de algunos de los casos más emblemáticos que han ocurrido en Chihuahua, donde gran parte de ellos permanecen en la impunidad.

Marisela Escobedo, asesinada en las puertas de Palacio de Gobierno

Uno de estos crímenes fue el cometido contra Marisela Escobedo Ortiz, acontecido en las puertas de Palacio de Gobierno el 16 de diciembre de 2010.

Marisela inició su activismo social en 2008, en Ciudad Juárez, al ocurrir el asesinato de su hija Rubí Marisol Frayre Escobedo, de 16 años de edad.

Marisela acusó entonces a la pareja de su hija, identificado como Sergio Rafael Barraza Bocanegra, como el presunto asesino. Con recursos propios logró localizar a Barraza en Fresnillo, Zacatecas, donde fue detenido y trasladado a Ciudad Juárez donde confesó la autoría del crimen en el juicio y señaló el lugar de sepultura de los restos de Rubí.

Sin embargo, los jueces lo declararon sorpresivamente inocente por falta de pruebas y lo pusieron en libertad, generando con ello un escándalo a nivel nacional e internacional.

Ante ello, Marisela Escobedo inició una serie de protestas en contra de dicha resolución en contra de las autoridades del estado de Chihuahua, pidiendo que Sergio Barraza fuera detenido y llevado nuevamente a juicio.

Apelada la resolución, un Tribunal de Circuito revocó la sentencia absolutoria, declaró y sentenció a Barraza por asesinato; sin embargo, éste permaneció prófugo de la justicia.

Luego de múltiples protestas ante los gobernadores José Reyes Baeza Terrazas y César Duarte Jáquez, Marisela se instaló en protesta permanente en la Plaza Hidalgo de esta ciudad, frente al Palacio de Gobierno, pero el 16 de diciembre de 2010 fue asesinada por hasta ese entonces un hombre desconocido quien le propinó un balazo en la cabeza.

En octubre de 2012 fue presentado por la Fiscalía General del Estado como presunto asesino material, José Enrique Jiménez Zavala, alias “El Wicked”, y posteriormente en noviembre del mismo año sería abatido en el sur del país por elementos del Ejército Mexicano el asesino confeso de Rubí, Sergio Rafael Barraza Bocanegra.

En enero de 2015 “El Wicked” fue asesinado en el interior de su celda por uno de sus compañeros.

A 18 años del asesinato de Paloma

El sábado 2 de marzo de 2002, Paloma Angélica Escobar, de 16 años, salió de su casa a las 15:15 horas rumbo a sus clases de computación en la escuela “ECCO”, donde también estudiaba la preparatoria, pero nunca regresó.

Ese mismo día al ver que Paloma tardaba en llegar a casa, su madre Norma Ledezma inició la búsqueda de la menor entre sus amigos y amigas, así como en diferentes instituciones gubernamentales. Al acudir a la escuela se le informó que Paloma sí había asistido a clases y que había salido de acuerdo a su horario.

Al siguiente día, el 3 de marzo Norma Ledezma interpuso una denuncia por la desaparición de Paloma ante la entonces Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE), la cual dio inicio a una averiguación previa a cargo de la jefa del Grupo Especial de Delitos Sexuales y Contra la Familia de la desaparecida Policía Judicial del Estado.

El 29 de marzo de 2002 el cuerpo de Paloma Escobar Ledezma fue hallado en los alrededores de la carretera de Chihuahua a Ciudad Aldama. El dictamen pericial concluyó, entre otras cosas, que fue una muerte violenta con características hasta ese entonces de homicidio doloso (no existía el término legal de feminicidio).

Al momento del levantamiento del cadáver la menor portaba tres pantaletas mal colocadas, lo cual les llevó a las autoridades a presumir que además de la agresión física, la menor sufrió agresión sexual.

En la averiguación previa se realizaron diversas diligencias, pero hasta la fecha no ha sido resuelto el caso por la Fiscalía Estatal.

De igual manera se observaron graves deficiencias en la investigación, entre ellas que excedió el plazo considerado razonable, dicho retraso en la investigación se generó por obstáculos imputables a las autoridades estatales como la siembra de evidencia por parte de la comandante Gloria Cobos, entonces jefa del Grupo Especial de la Policía Judicial.

Aparece asesinada Esperanza Chaparro

Esperanza Manuela Chaparro Sáenz desapareció el 26 de enero del 2014 cuando se dirigía a la parada del ViveBús de la avenida  Independencia, en el Centro de la ciudad.

El 2 de marzo de ese mismo año, agentes del Ministerio Público de la FGE localizaron su cuerpo sin vida.

María Trinidad Sáenz, madre de Esperanza, denunció irregularidades desde el inicio de la investigación. Rl entonces fiscal general Jorge González Nicolás aseguró que se había tratado de suicidio cuando había elementos suficientes para determinar que se trató de un feminicidio, que incluso se relacionaba con un caso de trata de personas. Activistas y medios de comunicación criticaron públicamente el actuar de la FGE.

A seis años del feminicidio no hay detenidos, por lo que su madre María Trinidad y su familia siguen exigiendo que se haga justicia.

“Mi hija era una joven con sueños, anhelos, con virtudes y defectos, pero personas que caminan entre nosotros, llenas de odio y resentimiento la apartaron de nosotros, cortando su camino porque manos asesinas se unen para dañar a nuestra sociedad”, declaró su madre en un homenaje póstumo.

Rapta chofer de Uber a niña

Uno de los casos que más estremeció a la sociedad chihuahuense, fue el rapto y posterior asesinato de la niña S. C. C. M. de siete años, registrado la tarde del 24 de octubre de 2018.

La pequeña jugaba con sus hermanitos afuera de su domicilio en la colonia Centro de esta ciudad.

El agresor, identificado posteriormente como Juan Manuel Villalobos, después de convencer a la niña de que subiera al taxi, la llevó a una brecha que conduce al poblado de San Diego de Alcalá, a 65 kilómetros de la ciudad de Chihuahua, abusó de ella y la asesinó.

El cuerpo fue localizado en un paraje desértico la madrugada del 27 de octubre de 2018.

Ese día el ahora sentenciado acudió voluntariamente al Ministerio Público y declaró que dos hombres habían contratado a su taxi y lo obligaron a llevar a la pequeña después de raptarla.

Sin embargo, la FEM detectó inconsistencias en su relato y encontró en su teléfono celular un video que el acusado había intentado borrar y en el cual se grabó mientras abusaba sexualmente de la menor.

Villalobos González negó inicialmente el crimen, pero aceptó su responsabilidad después de que los peritos de la Fiscalía encontraron la grabación.

El pasado 21 de julio de este año recibió la sentencia más alta en la historia contra un feminicida en el estado de Chihuahua, de 115 años de prisión.

Paulina Lujan salió de clases y no regresó a su casa

El 10 de marzo de 2008, tras haber concluido sus clases en el Colegio de Bachilleres plantel 2, la joven Paulina Luján Morales se dirigía a casa, pero dos hombres la interceptaron mientras caminaba y la subieron a la fuerza a un automóvil.

Una vez arriba del vehículo, la joven se habría percatado de un descuido de los captores, identificados posteriormente como José Raymundo Quezada y su cómplice Carlos Manuel Altamirano, por lo que alcanzó a anotar en su antebrazo el número de serie del engomado de seguridad pública que portaba el vehículo.

Tres días después de su desaparición, el cuerpo de la menor fue encontrado en el kilómetro 11 de la carretera Chihuahua-Aldama con marcas de violencia sexual.

Gracias a la anotación que colocó en su brazo, las autoridades lograron dar con los responsables del feminicidio.

Sin embargo, el pasado 25 de enero del presente año el juez Oral Rodolfo Romero concedió el beneficio de la condena condicional a favor de José Raymundo Quezada Sandoval, debido a que este tras haber permanecido casi 12 años en prisión tuvo buena conducta, realizó actividades de trabajo, académicas y deportivas.

Sobre la disminución de la pena original de 60 años de cárcel a 27 años y medio, el Poder Judicial precisó que fue en cumplimiento a un amparo que ganó el sentenciado ante un juez de Distrito, quien le redujo en el mes de abril de 2017 más de un 50 por ciento de la condena.

El feminicidio de Neyra permanece sin resolverse

La joven Neyra Azucena Cervantes Porras de 19 años salió de su casa en la colonia Cerro Prieto un 13 de mayo de 2003, pero ya no regresó. Sus restos presuntamente fueron encontrados el 14 de julio de ese mismo año, en una brecha de la Sierra de Nombre de Dios, conocido como “Los Cuernos de la Luna”.

Este caso tomó notoriedad cuando fue detenido un familiar de la joven, como presunto responsable; sin embargo se acreditó que había sido torturado y obtuvo su libertad.

De igual manera, según archivos periodísticos, hubo actos irregulares en el procedimiento que siguieron las autoridades responsables de investigación.

Asesinan a Salma Yahaira

La joven Salma Yahaira Montes Soto desapareció el pasado 31 de mayo y su cuerpo, brutalmente torturado, fue encontrado el 6 de junio de este año.

La parte superior estaba descarnada, carente de costillas y manos, le habían quitado la piel y el cabello. La dejaron a un lado de un canal de riego ubicado atrás del rastro municipal de Delicias a 2 kilómetros de la carretera a Rosales.

Salma estudiaba la licenciatura de derecho en el Centro de Estudios Universitario del Norte en aquella ciudad y a las 8:00 horas del viernes 31 de mayo salió rumbo a la escuela. Le dijo a su familia que después pasaría con una amiga para hacer una tarea, pero por la tarde ya no llegó a su casa.

Un testigo la vio en compañía de su exnovio, quien fue detenido para ser interrogado conforme su desaparición; sin embargo, fue liberado horas más tarde.

Uno de los tíos de la joven afirmó que el exnovio la maltrataba físicamente, ya que en abril pasado la golpeó y fue necesaria la intervención de otro pariente para protegerla.

El juez Alejandro Carrasco Borunda, dejó en libertad a Kevin Gualberto P. H., expareja de la entonces desaparecida, argumentando que ella se fue con él por su cuenta.

Impune, crimen vs Isabel Cabanilla

El domingo 19 de enero de 2020 fue notificado el hallazgo del cuerpo sin vida de Isabel, por impactos de bala en el cruce de las calles Inocente Ochoa y Francisco I. Madero en el Centro de Ciudad Juárez.

La Fiscalía Especializada de la Mujer informó que se enteraron del hecho aproximadamente a las 3:00 horas del sábado 18 de enero.

 Su asesinato dejó huérfano a su hijo de cuatro años.

El 25 de enero de este año, cientos de mujeres marcharon hacia la frontera entre Ciudad Juárez y El Paso para exigir justicia.

Isabel Cabanilla fue miembro activo del colectivo "Hijas de Su Maquilera Madre", el cual se dedica a la defensa de los derechos de las mujeres en la frontera entre México y Estados Unidos.

 A través de su trabajo como diseñadora, Isabel Cabanillas exigió justicia, derechos para las mujeres y los inmigrantes, la no militarización y la defensa de la tierra.

 También en 2019 colaboró con la red de mujeres "Mesa de Mujeres" en el proyecto "Observatorio Ciudadano de Justicia Especializado en Género", donde se monitoreaba el Sistema de Justicia Penal Acusatorio y el acceso a la justicia de las mujeres.

A la fecha no ha sido detenida persona alguna por su asesinato.