Impugna Duarte otra vez expulsión de PRI

Su abogado reclama que se violó su derecho político electoral de asociación y sus derechos humanos

Reforma
jueves, 30 mayo 2019 | 06:00
Reforma |

Chihuahua— El exgobernador de Chihuahua, César Duarte, presentó un juicio para la protección de los derechos político electorales en contra de su expulsión definitiva del Partido Revolucionario Institucional (PRI).
El recurso fue presentado este jueves por su abogado Ricardo Sánchez Reyes Retana ante el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF), que lo registró con el número SUP

JDC-105/2019.
Reclama que, con su expulsión dictada el pasado 16 de mayo, la Comisión Nacional de Justicia Partidaria (CNJP) del PRI violó su derecho político electoral de asociación y sus derechos humanos de debido proceso y presunción de inocencia.
"(La CNJP determinó la expulsión) argumentando que es penalmente culpable de hechos de corrupción y que supuestamente se encuentra sustraído de la justicia", dice el juicio admitido por el TEPJF el pasado lunes.
"No se le debe considerar como responsable de la comisión de los ilícitos, toda vez que no existe una sentencia definitiva que lo declare culpable: asimismo, tiene el goce de los derechos tendientes a resguardar su persona, dignidad, honra y buen nombre, garantizando con ello la calidad de sujeto en la investigación, y no como un objeto de la misma (o un objeto político)".
Agrega que, conforme a las normas internacionales y constitucionales, ninguna persona puede ser condenada mientras no exista prueba plena de su responsabilidad penal, lo cual no es su caso.
En su resolución, el CNJP del PRI determinó que es fundado el procedimiento sancionador contra el ex Mandatario y precisó que no solo pierde sus derechos como militante, sino que "por ningún motivo" podrá volver a afiliarse al partido.
Contra Duarte están vigentes 20 órdenes de aprehensión del fuero común y una de jurisdicción federal, todas relacionadas con presuntos desvíos en su sexenio, uno de ellos a las campañas del PRI en 2016.
El ex Gobernador lleva más de dos años viviendo en Estados Unidos, país que no lo ha detenido pese a que han sido tramitadas varias solicitudes de extradición para que sea entregado a la justicia mexicana.