Estado

Hay 428 nuevos casos de Sida en el estado

Por cada 4 hombres con esta enfermedad, hay una mujer

Érika González Lozano
El Diario

domingo, 08 diciembre 2019 | 17:52

Ciudad Delicias– “Miedo de morir, el dolor de la familia y qué va a pensar la gente cuando sepan que tengo SIDA, fue lo primero que pensé cuando me confirmaron el diagnóstico”, expresó Luis, quien recibió esta información hace 19 años, actualmente lleva una buena calidad de vida, pero con los cuidados necesarios. 

El Instituto Chihuahuense de Salud (Ichisal), dio a conocer que en el estado por cada 4 hombres con esta enfermedad, hay una mujer, actualmente hay 428 nuevos diagnósticos y en total 9 mil 500 con VIH o SIDA a lo largo de la historia. 

Luis, es uno de los casos de éxito pues actualmente tiene 50 años, la calidad de vida ha sido buena, tiene cuatro hijos, un trabajo estable, una casa y su esposa es una mujer sana, ambos han respetado las indicaciones médicas y el tratamiento. 

Crisel García Hernández, del Ichisal dijo que una de las principales causas por las que las personas evitan realizarse un examen de SIDA, es por el miedo a que los resultados sean positivos. 

En Delicias durante el 2018 se detectaron 15 casos de SIDA y 6 de VIH, mientras que en el 2019 fueron 6 de SIDA y 9 de VIH hasta el cierre del mes de octubre; García Hernández, responsable del área, explicó que al descubrir a los nuevos afectados se les canaliza a cada uno de los servicios médicos con los que cuente la persona. 

Hasta el momento el Ichisal continúa encontrando a las personas con VIH por medio de una búsqueda intencionada, además de acercar la prueba a todos los sectores. 

“En años anteriores era casi una condena de muerte ser diagnosticado con está enfermedad, actualmente hay mucha mejor calidad de vida, se canaliza a las personas con diagnósticos positivos a su servicio médico y en caso de no contar con él, se concentra al paciente en la capital del estado”, indicó la especialista. 

Se le otorga el tratamiento retroviral, logrando que la enfermedad actúe como una infección crónica con esperanza de vida de 55 años más, después de haber adquirido la enfermedad. 

Cuando una persona deja de tomarse el medicamento dos o tres días, se comienza a reproducir el virus rápidamente y puede recaer, pero si se vuelve a apegar a las indicaciones volverá a recuperarse, agregó la entrevistada. Indicó que la esperanza de vida ha incrementado por la calidad de los medicamentos, “antes ayudaban pero afectaban otros órganos, conforme avanza la edad se pueden presentar padecimientos propios de la edad y son personas más vulnerables pero mientras se encuentren bajo los cuidados sugeridos, tendrán una buena vida”. 

Dijo que actualmente en el estado hay adultos mayores que viven plenamente siguiendo el tratamiento desde hace 20 años, aquí es donde entra el caso de Luis, quien es uno de estos pacientes que podrá llegar a la cesantía, sin considerar su enfermedad como una pena de muerte segura.