Estado
Policías asesinados en emboscada

Guardaron cuerpo en la morgue para homenaje

Presentaron restos del oficial Luis Raúl Piñón, a pesar de que dijeron que no habría féretros

El Diario de Chihuahua / La ceremonia póstuma se realizó entre mentiras y retrasos
Juan Alaníse / El Diario de Chihuahua / Compañeros de los oficiales caídos trasladan uno de los féretros

De la Redacción
El Diario

miércoles, 07 abril 2021 | 09:05

Ciudad Juárez— El cuerpo del oficial Luis Raúl Piñón Gómez permaneció en la morgue durante seis días para tenerlo presente en el homenaje póstumo realizado ayer en memoria de los cuatro policías asesinados el pasado 31 de marzo en la comunidad de La Concha.

Los otros tres cuerpos fueron entregados a sus familiares dos días después de los hechos.

El lunes, el secretario de Seguridad Pública Estatal (SSPE), Emilio García Ruiz, informó que la ceremonia póstuma se realizaría sin la presencia de cuerpos, “por respeto a los familiares de los agentes caídos”, mientras que ese mismo día por la tarde trascendió que uno de los cuerpos aún no era entregado a sus familiares.

La propia Fiscalía General del Estado (FGE) informó que los restos ya habían sido cedidos, aunque posteriormente dijo que continuaba un cuerpo sin ser entregado.

Ayer, la ceremonia inició con casi una hora de retraso provocado por el gobernador Javier Corral Jurado, quien llegó tarde a las instalaciones del Complejo Estatal de Seguridad a pesar de que no tenía agendado otro evento.

En la ceremonia y ante los familiares de los agentes caídos, ofreció llevar ante la justicia a los responsables del ataque.

En el homenaje estuvieron familiares de los oficiales Sergio Luna Escalante, Efraín Ríos Rodríguez y Luis Raúl Piñón Gómez, a quienes se les entregó un nicho con la fotografía del oficial.

La familia del agente Noel Omar Ronquillo López no asistió a la ceremonia, sin que se dieran a conocer las razones de la ausencia.

Corral Jurado aseguró que desde el momento en que se tuvo conocimiento del ataque todas las corporaciones policiacas de los distintos niveles de gobierno iniciaron un operativo conjunto para dar con los responsables materiales e intelectuales.

La emboscada, en el municipio de Temósachic, se registró mientras el mandatario estatal y otros funcionarios cercanos se encontraban de vacaciones, de las que apenas regresaron el lunes pasado.

Ante los familiares de los oficiales, el gobernador se comprometió a hacer justicia y que el hecho no quede en la impunidad.

Durante la ceremonia se realizó el pase de lista en el que se escuchó por última vez el nombre de cada uno de los agentes abatidos, y al unísono, sus compañeros respondieron con un “presente”.

Posteriormente se realizaron tres rondas de disparos al aire, así como la guardia de honor en la que participaron además de Corral y García Ruiz, el fiscal general César Peniche.