Estado

Generan bancos puntos de contagio

Congregados a la intemperie, usuarios se quejan de tiempos de espera; instituciones atienden con muy poco personal

El Diario

Víctor Hugo Valdovinos
El Diario

viernes, 13 noviembre 2020 | 14:08

Nuevo Casas Grandes.- Congregados a la intemperie, soportando por horas las polvaredas, el frío de la mañana y el calor abrasador del sol encima de ellos durante el día, los clientes de los bancos en la ciudad critican lo que puede ser otro peligroso punto de contagio en esas instituciones, que en la actual pandemia por el Covid-19 y en plena emergencia epidemiológica del semáforo rojo, en lugar de mejorar han empeorado su servicio.

Santander Serfín, HSBC, Scotiabank, Banamex, BVVA Bancomer, Banorte y Banco Azteca, algunos de ellos con décadas establecidos en el primer cuadro de la ciudad, han sido omisos al crecer con la ciudad y atender las necesidades de sus clientes, operando casi siempre con el mínimo de cajas atendiendo las enormes filas de cuentahabientes, lo que si de por sí ya era un auténtico viacrucis para ellos, se ha agravado ahora con la pandemia en donde incluso, más de uno a acabado en el hospital antes de alcanzar su turno en las cajas.                         

Así, aunque por órdenes restrictivas en esta pandemia los bancos no pueden congregar a la gente en sus oficinas para mantener la sana distancia y asimismo obligan al uso de cubrebocas, exactamente fuera de la puerta los bancos rompen con todos esos protocolos de salud al permitir la aglomeración de personas, ordenar filas de clientes que se quedan por horas bajo el sol, algunos de ellos adultos mayores y atenderlos con el mínimo de personal, sin ninguna consideración a quienes muchas veces, se quedan formados y sin servicio cuando llega la hora de cierre.

“Me siento mal, muy mal de verdad, estuve más de tres horas formado afuera de Santander desde las 8:00 y la gente comenzó a molestarse demasiado, porque primero aguantamos el frío de la mañana y llegadas las 9:00 en que tenían que abrir, los ineptos del banco sólo salían a ver las filas pero no abrieron hasta poco antes de las 10:00 de la mañana donde sólo entraron pocos y mientras, los demás seguimos aguantando el sol que estaba pegando fuerte”, señaló uno de los cuentahabientes sobre su experiencia ayer en la mañana.

El afectado indicó que sólo no dejó la fila porque teniendo a su cargo una empresa en la zona centro, de las consideradas “no esenciales”, porque pese a estar cerrado tiene que pagarle a sus empleados y fue por lo último de sus ahorros, por lo que tuvo que hacer su máximo esfuerzo para soportar hasta que salió de ahí y quedó con mareos y dolor de cabeza.

Cabe señalar que en días pasados en ese mismo banco y en el HSBC que está en el siguiente callejón, dos mujeres no alcanzaron su turno para llegar a las cajas, pues justo antes se desvanecieron y se le tuvo que hablar a los paramédicos de la Cruz Roja para que las atendieran y las llevaran a algún hospital, sin que hasta el momento alguna autoridad haga algo al respecto para remediar los abusos que los bancos cometen contra sus clientes, justo en estos tiempos de pandemia que se trata de cuidar la salud.

Y es que las fallas en los bancos son tales, que Banamex ha cerrado en al menos dos ocasiones señalando que es por “precaución de contagios de Covid-19”, mientras Scotiabank ya ha cerrado por el mismo motivo, HSBC el mes pasado y actualmente, BVVA Bancomer ha sido el último en cerrar sus puertas por ese motivo, creando entre sus clientes mayor malestar todavía que su pésimo servicio.

Y es que desde el inicio de la pandemia, aunque las autoridades previeron que no hubiera aglomeraciones en sitios concurridos como lo son los bancos, a éstos no se les exigieron mayores medidas para mejorar la calidad de atención durante la contingencia sanitaria, pues por Covid-19 no sólo han cerrado varios de los bancos de la zona centro, sino que la mayoría opera con uno o dos cajeros que resultan inútiles para atender la larga fila de clientes.

Por si fuera poco, bancos como Banorte decidieron recortar su horario de servicio hasta las 2:00 de la tarde en vez de la hora habitual a las 4:00, dejando fuera de atención a decenas de clientes, además que ése y otros bancos, tienen horarios especiales para ciertas operaciones, las cuales ya no aceptan después de esa hora pretextando que “el sistema se cierra solo”.

El caos que se genera a la entrada de las instituciones de crédito es uno de los aspectos que más preocupa a quienes tratan de cumplir haciendo fila, guardando la sana distancia y usando cubreboca, pues siendo una sola entrada tanto quienes van a cajero como a hablar con ejecutivos y a operaciones en caja, causan aglomeraciones que no se controlan y en muchas ocasiones hasta deben soportar que mientras la mayoría toma su turno, otros clientes aprovechan su amistad con los ejecutivos que les conceden el paso sin tener que formarse, algo muy común y cotidiano en todos los bancos de esta ciudad.

Para muestra de lo desatentos que son los bancos con sus cuentahabientes, durante este primer fin de semana que se ordenó el megacierre de empresas y tiendas, hubo compras de pánico y en consecuencia retiros frecuentes de dinero, por lo que apenas cerrados algunos bancos el fin de semana, el sábado muchos cajeros ya estaban inoperantes o sin dinero para retiros, generando un malestar más a sus clientes.

‚úē