Estado

Ganan voceros del Covid $50 mil o más al mes

Piden a negocios no reabrir, mientras ellos reciben su salario

César Lozano
El Diario

lunes, 08 junio 2020 | 06:34

Chihuahua— Los voceros del Covid en el Gobierno estatal, que piden cada día a los chihuahuenses quedarse en casa, ganan en conjunto mensualmente alrededor de 518 mil pesos mientras que un comerciante –al que le impiden trabajar por la contingencia– apenas gana 300 pesos diarios, cuando consigue laborar.

De acuerdo al tabulador de sueldos de la Secretaría de Hacienda estatal, el gobernador percibe 172 mil pesos entre sueldo y compensación y el secretario general de Gobierno, Luis Fernando Mesta, 136 mil 312 pesos por los mismos conceptos, dinero que les llega puntual y seguro, en contraste con los trabajadores del comercio local quienes deben lidiar con las amenazas de clausura por parte de las autoridades estatales.

“El hambre de la gente no sabe que el Gobierno prohíbe y que los inspectores cierran. Que les quiten también a ellos su pago mientras pasa esto para estar todos iguales”

Obdulio Salas Vendedor de electrónica

Tal es el caso de la señora Celia Román, encargada de una tienda de cosméticos del Centro de la ciudad. Ella dijo que para poder abrir tuvieron que comenzar a vender cubrebocas, gel antibacterial y guantes de látex, entre otros artículos; sin embargo, fueron amonestados de manera verbal por agentes de Gobernación municipal. De las amenazas de clausura definitiva por parte del Estado no estaba enterada, asegura.

“Mire, yo que soy la encargada me está pagando la dueña nomás 200 diarios porque ese acuerdo hicimos y ni modo. Yo vivo con mi hija que estudia en la UTCH y con mi papá que es pensionado, pero recibe muy poquito cada mes, entonces tenemos que comer y pagar los recibos. El hambre es canija señor, como dicen”.

Cada quien a su manera lo dice, es un sentir general. Todos los comerciantes señalan que ellos no pueden quedarse en casa como los trabajadores de Gobierno y Municipio, quienes tienen asegurado su ingreso mes con mes durante este período de pandemia.

Por ejemplo, la doctora Mirna Beltrán Arzaga, subsecretaria de Prevención y Promoción de la Salud, gana por lo menos 59 mil 69 pesos netos por sueldo y compensación, aunque dentro del tabulador de Gobierno hay otra categoría de Subdirección que percibe 81 mil 692 pesos, y no se especifica cuál de los dos recibe la funcionaria.

Otros funcionarios que insisten en que las personas se queden en casa bajo la lógica del resguardo ante la pandemia, pero que lejos se encuentran de una situación de supervivencia como el grueso de la población y la mayoría de los comerciantes, son Arturo Valenzuela, director médico de la Secretaría de Salud en la Zona Norte y Manuel del Castillo, coordinador de Comunicación Social de Gobierno del Estado.

El primero, de acuerdo al tabulador, percibe casi 50 mil pesos netos por mes y el segundo de 49 mil 949 pesos a 77 mil 332, dependiendo de la categoría de coordinador en que lo hayan registrado.

Comerciantes se defienden

“Me dijeron que si me vuelven a ver me quitan el carro, pero yo vendo comida. Ya ni saben qué prohibir y qué no”, comentó Jaziel Moreno, ambulante de la zona Centro que vende cocteles de fruta preparados.

Dice que sólo está sacando 150 pesos diarios, y eso colocándose afuera de tiendas de autoservicio durante “el tiempo que alcanza”, ya que los dependientes también les piden que se retiren porque muchas veces invaden estacionamientos.

“El hambre de la gente no sabe que el Gobierno prohíbe y que los inspectores cierran. Que les quiten también a ellos su pago mientras pasa esto para estar todos iguales”, dijo en tono de burla y molestia Obdulio Salas, un vendedor de electrónica de la calle Juárez.

“Mire mijo, no le voy a mentir, por mi madre que hoy nomás he vendido una memoria y la tuve que dar a ochenta pesos. Uno como comerciante debe preferir la mitad de un peso a nada, y estos señores no entienden que a nosotros nadie nos paga la luz, ni la comida ni nada, porque ellos trabajen o no trabajen les llega su dinero aunque… bueno, si cuando deben trabajar no lo hacen, pues ahora menos y ellos felices”, reclamó.

A la crítica se suma la señora Magaly Sánchez, dueña de un negocio de lencería.

Dijo que piensa cerrar su negocio por lo menos este año pues cuenta con local propio; sin embargo, teme que con el sueldo de maestro de su esposo no podrá sostener su casa y piensa rematar su mercancía por redes sociales.

“Pero es la misma, joven, de todos modos tenemos contacto con las clientas y se miden las prendas, mejor que dejen de hacerse los listos y nos dejen trabajar”, comentó.

“Oiga, se supone que es para que no se saturen los hospitales, pero con tanto que aporta uno al Seguro y de impuestos de placas y todo eso, deberíamos tener hospitales de primera, ¿a dónde se va el dinero?”, concluyó la comerciante quien dice que a diario vende 500 pesos, pero pierde 200 de gasolina para entregar las ventas.