Estado

Estrés y pleitos por filas en bancos

Hasta cuatro horas de espera para ser atendidos por ejecutivos de cuenta

Francisco López/El Diario

Heriberto Barrientos
El Diario de Chihuahua

jueves, 12 noviembre 2020 | 12:32

Chihuahua.- Largas filas en espera de atención en sucursales bancarias, han provocado estrés entre los cuentahabientes y hasta enfrentamientos de palabra, por lo que han tenido que intervenir agentes de la Policía Municipal para resguardar el orden, a poco más de una semana de que la entidad regresó a semáforo rojo por el Covid-19.

Miles de usuarios de instituciones financieras de la ciudad de Chihuahua han tenido que sufrir las consecuencias del cierre abrupto de sucursales, así como disminución de personal, lo cual ha ocasionado largas filas en el exterior para acceder a los servicios, principalmente en las ventanillas y con los ejecutivos de cuenta.

En un recorrido y entrevistas realizadas ayer por El Diario en distintas instituciones financieras (Bancomer, Banorte, Banamex, Scotiabnk, Santander), se pudo observar los problemas que enfrentan los usuarios, no solo por los riesgos propios de contagio por la contingencia sanitaria y al incumplimiento de la sana distancia, sino también la pérdida de tiempo y hasta días de trabajo.

La patrulla de la Policía Municipal al mando del oficial Jesús Boltor acudió ayer pasadas las 12:00 horas a una institución en Plaza Vallarta, debido a que los guardias reportaron al servicio de emergencias 911 problemas y enfrentamientos verbales con usuarios intransigentes por el retraso en la atención.

¨¡Queremos que salga el gerente, que nos den una explicación pero lo único que ellos comentan (personal del banco) es que el encargado está en una junta desde México y yo exijo me den una respuesta!.

A mí prácticamente me van a descontar el día en mi trabajo porque tengo cuatro horas esperando”, expresó la cuenta habiente de Bancomer, Tania García de 24 años.

Y agregó al ser abordada por este medio de comunicación, mientras oficiales de la policía municipal ingresaban a la institución a entrevistarse con los encargados.

“No hemos podido ser recibidos y en lo personal pretendo hablar con un ejecutivo porque me bloquearon mi cuenta. Desde mi punto de vista pido que abran más sucursales o que agilicen la atención con más ejecutivos, nosotros estamos arriesgando nuestra salud por esta situación. No nos dan la cara nadie”, manifestó molesta.

Por su parte, el personal de seguridad del referido banco, explicó a este reportero que las instalaciones abren a las ocho y media y cierran a las cuatro de la tarde, por lo que suspendieron además la entrega de números o turnos a los usuarios y se va permitiendo la entrada conforme van llegando.

“Se suspendieron los turnos porque muchas de las veces no vienen las personas y otras se meten, por ejemplo, al cajero se permiten cinco o seis personas, y si hay un problema, esa persona entra al ejecutivo, eso es lo que no entienden las personas”, expresó el señor Edwiges López, encargado de seguridad.

Señaló que eso también es lo que genera tardanza en la atención, por lo que había cinco empleados en las ventanillas y tres ejecutivos de cuenta, pero debido al número limitado de personas se van permitiendo una por una el ingreso.

Durante la entrevista, confirmó que estaban cerradas las sucursales bancarias de Plaza Victoria, Independencia, Campestre, entre otras.

Otro factor a considerar es que a las personas discapacitadas, como mujeres embarazadas y adultos mayores se les da prioridad en el ingreso, por lo cual la fila se hacía larga y lenta.

En ese momento, otro cuenta habiente se acercó a este reportero y le dijo sin querer dar su nombre, “uno puede durar aquí hasta seis horas y no lo atienden”.

Cuando salió el agente de la policía municipal Jesús Boltor, recomendó a los guardias de seguridad que se cuidara y respetará las dos filas; la de los cajeros y la de las ventanillas.

“Si la persona esta agendada con cita se le debe permitir el ingreso, también traten de alternar a las personas discapacitadas, o los adultos mayores. Tu no entres en discusión con la gente, porque habrá mayor discrepancia y lejos de encontrar una solución el problema se agravará.

Si una persona se muestra intransigente y no hace caso, márquenos a nosotros”, les recomendó el oficial Boltor, para posteriormente retirarse del lugar.

Este medio de comunicación solicitó entrevistarse con el responsable de la institución financiera, sin tener éxito. El Diario continuó su recorrido por otros bancos de la avenida Universidad y Tecnológico encontrando el mismo patrón de conducta en los usuarios.

En las entrevistas que se reproducen en esta edición, los cuentahabientes piden que se tomen cartas en el asunto por parte de los distintos bancos, entre ellas, coincidieron, abran el mayor número de sucursales posibles y aumenten la plantilla de personal que pueda atender a las personas.