Estado teme por integridad de Herrera

Lo revelan como el primer testigo protegido en juicio vs Gutiérrez

Staff/
El Diario de Juárez
miércoles, 10 abril 2019 | 06:00

Chihuahua— El exsecretario de Hacienda en la administración de César Duarte, Jaime Herrera Corral, acudió ayer al Cereso número 1, en Aquiles Serdán, como el primer testigo protegido de la administración de Javier Corral en el juicio oral contra el priista Alejandro Gutiérrez, acusado por el delito de peculado.  

Es la primera ocasión que Herrera testifica de manera formal en una audiencia, y aunque su declaración se realizó de manera privada y a puerta cerrada, al exfuncionario se le observó salir de las instalaciones del centro penitenciario al término de su intervención.

El descubrimiento de que ese exfuncionario había estado en el estrado contra Gutiérrez generó la molestia de Fiscalía General del Estado mediante su agente del Ministerio Público, Eduardo Cháirez.

Éste condenó a medios de comunicación por haber ventilado el dato y aseguró que desacatar la restricción de publicidad podría castigarse con cárcel, aunque de inmediato reculó su aseveración y especificó que eso se aplica sólo a servidores públicos. 

Los jueces indicaron que dieron las condiciones suficientes para que no fuera revelada la identidad del testigo, por lo que dio vista a Fiscalía del Estado y al Consejo de la Judicatura para investigar si hubo alguna situación administrativa con la cual se haya evidenciado al exfuncionario.

Ese fue el único elemento de prueba aportado ayer, por lo que se dio un receso pasadas las 4 de la tarde para reanudar hoy a las 10 horas en la sala 19 del tribunal de justicia, ubicada en el Cereso.

Al inicio de la audiencia, al hoy protegido del Estado se le identificó como DY02964/2017, y se convirtió así en el noveno testigo que llama la parte acusadora en el quinto día de ese juicio.

Su declaración quedó bajo reserva y se llevó de manera privada, con el interrogatorio de la Fiscalía y de la defensa de Gutiérrez. 

En principio, la presencia de Herrera generó un debate entre ambas partes, ya que la representación del Estado pedía hacer el interrogatorio en una sala contigua y transmitida en la sala de audiencia, con la cara difuminada y la voz alterada, pero los abogados del priista insistieron en que tenía que darse en el espacio donde estaban el resto de los intervinientes.

Después de un receso, los tres jueces que conforman el tribunal de Enjuiciamiento, Hortensia García, Adalberto Vences y Juana Gabriela Córdova, determinaron que la comparecencia del testigo de identidad reservada se daría en la sala de audiencia pero sin la presencia de público ni medios de comunicación.

Para la defensa de Gutiérrez no existía la evidencia clara del riesgo extremo en la integridad física del testigo, tal y como lo afirmó el MP mediante un documento de marzo pasado emitido por la Coordinación Estatal de Atención a Víctimas, dependencia del Gobierno del Estado. 

La queja de los abogados del imputado era que ese elemento se integró después de enero pasado, mes en que se declaró abierto el proceso de juicio oral.