Estado

'Es difícil ser padre y médico en tiempos de Covid'

'Cuando regreso me quieren abrazar, pero les pongo un alto para que me esperen a que me quite la ropa y me bañe'

El Diario de Chihuahua

domingo, 21 junio 2020 | 09:01

Chihuahua.- Para el neumólogo, Marco Hugo Sánchez Bustillos, jefe de Servicio de Medicina Interna del Hospital General Regional (HGR) No. 1 “Morelos”, del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Chihuahua, el ser padre y ejercer la medicina es complejo, más en tiempos de la emergencia sanitaria del COVID-19.

Él, como otros padres de familia, todos los días se levanta muy temprano para ir a trabajar. “Salgo de la casa cuando mis hijos aún están dormidos. Mi jornada inicia a las seis de la mañana y concluye a las 12 de la tarde o hasta que se resuelva lo que se tenga que resolver en el hospital. De ahí, procuro ir a la casa a comer y dedicar por lo menos media hora con mis hijos; posteriormente atiendo la práctica privada, para regresar a las 10 o 12 de la noche”, relató con cierta añoranza, en el marco del Día del Padre.

“Cuando regreso me quieren abrazar, pero les pongo un alto para que me esperen a que me quite la ropa y me bañe. Ellos saben que esa pausa la hago porque los estoy protegiendo”, añadió.

Sánchez Bustillos tiene tres hijos, uno de ocho años y gemelos de 12, todos hombres, que comprenden la responsabilidad de su papá como médico neumólogo, más en estos tiempos de atención a pacientes diagnosticados con coronavirus.

“Ellos están interesados de cómo estamos combatiendo el COVID-19. Para ellos su papá está peleando contra este virus, lo cual los emociona. Tengo todo el apoyo de ellos”, afirmó.

No obstante, no se considera un héroe. “Uno tiene que ser congruente con lo que lo que eligió, y yo elegí, decidí ser médico y enfrentarme a las enfermedades. Yo disfruto ser médico, para mí no es un sacrificio, me emociona enfrentarme a esta enfermedad. Me emociona cuando los pacientes salen bien y salen vivos; me frustra y duele cuando fallecen, y mis  hijos lo notan, notan cuando estás haciendo lo que te gusta hacer. No se trata de ser héroes, se trata de ser congruente con lo que uno es y decidió ser”.

“A mis hijos los amo, para mí son lo más importante. Me muero por abrazarlos y estar toda una semana con ellos, de vacaciones, en la alberca, jugando, pero ya llegarán esos momentos. Ahorita son momentos de estar un poquito distantes, pero realmente queremos dejar un mundo mejor para ellos, un mundo en el cual podamos poner fin a esta enfermedad  y tengamos esperanza de salir adelante”, concluyó el especialista.