Estado

En Chihuahua no todas las mujeres corren la misma suerte

El 30 de septiembre es una fecha marcada en la memoria de una madre chihuahuense. Fue entonces cuando su hija desapareció sin dejar rastro

Staff
El Diario de Chihuahua

martes, 01 octubre 2019 | 12:44

Chihuahua.- El 30 de septiembre es una fecha marcada en la memoria de una madre chihuahuense. Fue entonces cuando su hija desapareció sin dejar rastro. De eso hace ya 7 años, pero la ausencia es una herida que no cierra…que todavía sangra.

“Quien te quito tu libertad o tu vida me la quito a mí también. Hace 7 Años hija espero en Dios perdone a esas personas, y tenga Misericordia de nosotros. Tener razón de ti. Entonces podré tener paz en mi corazón y mi alma”, escribió la mujer al cumplirse ayer un aniversario más desde la última vez en que vio a su hija, Margarita Medrano Moreno.

Hoy Valeria Muñoz, localizada en Mérida, Yucatán, regresó a casa después de cinco días de que se denunciara su extravío, pero en Chihuahua no todas las mujeres que se reportan como desaparecidas corren la misma suerte.

Salma Montes, de 22 años, fue encontrada muerta y descuartizada al pie de un canal de riego en Delicias. Su muerte se estima ocurrió cuando apenas habían trascurrido unas cuantas horas desde se reportó su ausencia. Tenía 22 años.

El cuerpo de Ivannia Perea, quien a sus 19 años fue víctima de desaparición forzada el pasado 25 de julio, se encontró un mes después en el fondo de un tiro de mina del municipio de Aquiles Serdán, a unos a 250 metros de profundidad.  

El 16 de mayo, en Juárez, Saira Alicia Rivera, de 19 años y Judith Bedolla, de 17 años, fueron halladas sin vida. Sus cuerpos estaban enterrados en un patio de la colonia Insurgentes. Ambas contaban con reporte de ausencia desde el pasado 10 de mayo.

En Parral, desde el 2018, nada se sabe del paradero las pasantes de Enfermería Sigrid Casandra Diaz Huerta y Mayra Mendoza, presuntas víctimas del delito de trata y desaparición forzada.

En Chihuahua, no todas las mujeres regresan. Las cifras oficiales hablan de por lo menos cuatrocientos casos con estatus de desaparición vigente en la última década, y a lo largo y ancho de todo el territorio estatal. Margarita Medrano es una de ellas.

Tenía 25 años, cuando el domingo 30 de septiembre del 2012 salió de casa. Originaria del municipio de Meoquí, el último reporte que se tiene de ella es que en ese día acudió a un evento de charrería, en la comunidad de Orinda, en el municipio de Rosales.

La familia efectuó una investigación y se la entregó a la fiscalía, pero hasta el momento no hay una hipótesis clara de lo que pudo haber sucedido.

“Sabemos que en esa zona, principalmente en la ciudad de Rosales, hay gente de la mafia  y presumimos que sus captores pertenecen a algún grupo delictivo”, declaró a la prensa  Norma Ledezma, dirigente de la organización Justicia para Nuestras Hijas, en referencia al caso.

De 1 metro con 50 centímetros, aproximadamente, complexión delgada y  ojos color café claro y nariz chica, Margarita debe tener hoy 32 años.

En el 2014, tras dos años de desaparición, la Fiscalía activó una recompensa de 100 mil pesos para quien aportara datos que permitieran  conocer de su paradero, pero nadie ha respondido.

De 1 metro con 50 centímetros, aproximadamente, complexión delgada y  ojos color café claro y nariz chica, Margarita debe tener hoy 32 años. Su familia todavía la espera.