Embajador de EU rechaza postura de Trump

Clint Williamson dijo que el crimen de mujeres y niños no afectará las relaciones diplomáticas

De la Redacción/
El Diario
jueves, 07 noviembre 2019 | 06:00
|

Chihuahua— El embajador de los Estados Unidos para asuntos de Crímenes de Guerra, Clint Williamson, estuvo ayer en Chihuahua y dijo que la solución tras el ataque a la familia LeBaron no tiene nada que ver con una posible intervención del Gobierno norteamericano, como lo ofreció el presidente Donald Trump. 

El enfoque de solución del presidente de México es muy diferente al enfoque del presidente de Estados Unidos, manifestó en rueda de prensa y reiteró que Estados Unidos sólo debe colaborar en medida que se lo permita México.

“Lo que sí debemos reconocer es que la criminalidad afecta a ambos países”, manifestó el embajador ante medios de comunicación luego de lamentar la masacre contra la comunidad mormona.

Dijo que los hechos de esta semana representan una tragedia de alto impacto y estableció que el problema del crimen organizado no es de un solo lado, ya que según las versiones oficiales, el ataque se habría dado desde un grupo de criminales sin establecer aún el móvil.

Williamson insistió en que una de las medidas es aplicar la justicia por parte de la autoridad mexicana, y ésta decidirá si acepta colaboración del gobierno norteamericano, la cual consideró posible por la relación entre ambos países.

Ante esa afirmación rechazó que el crimen pueda ser un detonante en afectar las relaciones diplomáticas de los dos gobiernos. 

El asesinato de esas personas provocó que el presidente Trump emitiera varios calificativos en contra de los cárteles mexicanos y ofreció apoyo para desaparecerlos “de la faz de la tierra”. En respuesta, el presidente López Obrador, afirmó estar en desacuerdo con iniciar una guerra.


Hay interés internacional 

El delegado federal, Juan Carlos Loera, declaró que el caso del asesinato de integrantes de la familia LeBaron recibe un trato de interés nacional e internacional y aseguró que la presencia de Marcelo Ebrard, canciller del país, es una muestra de la importancia de este crimen.