PUBLICIDAD

Estado

El 62 por ciento que sale de la cárcel, vuelve a delinquir

Así lo dio a conocer un analista criminal

Heriberto Barrientos / El Diario

sábado, 16 septiembre 2023 | 19:14

| Imagen ilustrativa / Tomada de internet

PUBLICIDAD

El experto en análisis criminal José Carlos Hernández Aguilar consideró que el sistema jurídico preliberatorio o el de libertad anticipada, se han tornado exponencialmente en un fracaso en nuestro país en los procesos de reinserción social, pues el 62 por ciento de quienes salen de la cárcel vuelven a delinquir.

Son sólo una forma justificada –dijo-, dentro de la codificación penal, para la despresurización penitenciaria y la inalcanzable justicia en favor de las víctimas de un delito, porque el sistema carcelario en México, está completamente colapsado no sólo en su infraestructura material, sustentabilidad económica, sino en la muy tergiversada focalización reinsertiva, apuntó.

PUBLICIDAD

Hernández Aguilar puntualizó que el 90 por ciento de los centros carcelarios en el país están sobre poblados.

Citemos un ejemplo, abundó, de acuerdo a los estándares internacionales, en cada centro penitenciario debería haber un psicólogo para un máximo de 35 personas privadas de su libertad.

Sin embargo en nuestro país, hay tan sólo un psicólogo para mil internos, algo así como 4 profesionales de la salud mental por cada penal en términos generales.

Ya de entrada la requisitoria de salud mental y física, no existe. El propio Órgano Administrativo Desconcentrado de Prevención y Readaptación Social, ha informado que en México tan sólo se reinserta un seis por ciento de la población penitenciaria.

Por otra parte, entre otros requisitos de forma, las libertades anticipadas en la ley, proceden cuando la persona privada de su libertad, ya ha satisfecho y cumplido todos sus procesos de reinserción, los cuales en su mayoría son idílicos, porque las seis columnas fundamentales del sistema penitenciario, están sostenidas tan solo con alfileres.

Por ello tenemos, que el 89% de las personas que han egresado de un centro penitenciario, entran en una fuerte dicotomía mental, de volver a delinquir o no, esto se llama Fase Aurática Postli-beracional.

Pues dentro de este último universo, el 69% de las personas se tornan reincidentes o se enrolan en algún grupo delincuencial.

En palabras llanas, el 62% de los egresados, vuelve a delinquir, en las mismas u otras conductas delictivas, lo que entonces se convierte en una terrible e imparable espiral perniciosa entre el sistema penitenciario. El de reinserción social y el de justicia penal, que no están para nada armonizados en nuestro país.

Por lo tanto, a la postre lo anterior trae terribles efectos socio-criminógenos y económicos de gran talante para el gobierno y la sociedad en conjunto, subrayó.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search