Estado

Ejecutó a 4 en NCG y se escondió durante 11 años en Michoacán

A una de sus víctimas la remató al interior de un hospital

Staff
El Diario de Chihuahua

jueves, 06 febrero 2020 | 15:18

Nuevo Casas Grandes.- Bajo un fuerte dispositivo de seguridad que incluyó la custodia de elementos militares, fue llevado al Cereso de Nuevo Casas Grandes desde Michoacán, un sicario integrante de una célula criminal que hace una década asolaba la entidad; acribilló a cuatro personas y a una de ellas la remató en el Hospital Integral.

Ayer mismo se celebró la audiencia de formulación de imputación donde al señalado, Jorge Luis Ibarra Hernández, hoy de 35 años, se le informó que quedaba bajo prisión preventiva por los cargos de homicidio calificado y homicidio en grado de tentativa, pues una de las víctimas logró sobrevivir al ataque armado en dos ocasiones.

De esa banda de sicarios, las autoridades de la Fiscalía General del Estado señalaron que otro cómplice en aquel entonces ya fue procesado y recibió sentencia mediante juicio abreviado, mientras éste tenía orden de aprehensión pendiente y otros dos o tres cómplices, de los que se desconoce su identidad, se encuentran prófugos.

Fue en el año 2009 cuando tras varios asesinatos en la ciudad, se logró la ubicación y captura de dos de los presuntos responsables, quienes integraban una banda criminal encargada de localizar y ejecutar a personas categorizadas como miembros de bandas rivales, siendo incluso consignados al Ministerio Público Federal.

Los delitos de homicidio agravado y homicidio en grado de tentativa fueron cometidos en perjuicio de Clemente Cabral Santellanes, Bernabé Amaro Pérez y Alberto Acosta Martínez y/o Alberto Acosta Flores, uno de los cuales incluso fue rematado dentro del propio Hospital Integral donde los médicos trataban de salvarle la vida tras ser baleado por los presuntos sicarios.

Cabral Santellanes y su acompañante habían sido atacados a balazos por el grupo de sicarios el pasado 4 de diciembre de 2009, cuando las víctimas se hallaban en el exterior del bar "El Garage" a bordo de una vagoneta de la marca Jeep, de la línea Cherokee de color negro.

Dos días después y enterados de que sus "objetivos" habían sobrevivido, el grupo de sicarios asaltó el Hospital Integral y remataron a los pacientes, pero M.E.P.M. sobrevivió a los dos atentados y el otro finalmente perdió la vida, según expediente de la causa penal "98/2009".

Así, desde ese 2009 se había librado la orden de aprehensión, pero no se había podido ubicar a Jorge Luis Ibarra que en aquel entonces tenía 24 años, hasta que esta semana fue ubicado en la ciudad de Morelia Michoacán, cuando por una detención de falta menor, se revisó su nombre en los archivos y resultó con el pendiente en Nuevo Casas Grandes por los delitos de homicidio agravado y homicidio en grado de tentativa.

Bajo un fuerte dispositivo de seguridad, el hombre fue trasladado a través de la República para finalmente ser traído al Centro de Readaptación Social para Adultos de Nuevo Casas Grandes, que estuvo sitiado por elementos militares para evitar una reacción de integrantes de su grupo.

Extraoficialmente, se manejó que el interno sería trasladado a otro penal ante el riesgo de que aquí se dé un evento violento en contra de las instalaciones del Cereso Estatal número Cinco, por la presencia de este hombre que trabajaba para una célula criminal la década pasada.