Estado

En el triángulo dorado

Detona guerra fractura del Cártel de Sinaloa

Las autoridades aún no han contabilizado muertes de enfrentamientos en Guadalupe y Calvo

El Diario de Chihuahua

martes, 12 octubre 2021 | 12:56

Tomada de internet

Chihuahua— Una fractura del grupo delictivo ‘Gente Nueva’, una de las células más conocidas del Cártel de Sinaloa, es la causa de sangrientos enfrentamientos durante los últimos días en los límites de Chihuahua y Sinaloa, en la región conocida como el “triángulo dorado” de las drogas.

De acuerdo con informes extraoficiales de la Fiscalía del Estado y versiones de los pobladores de la zona limítrofe de la entidad, la organización criminal que dirige la familia Salgueiro se ha enfrentado con grupos del mismo Cártel de Sinaloa en la región, como ‘Los Ramocillos’ que dirigen hombres de apellido Mendívil, e incluso con el de Antonio Leonel C. M., alias ‘El 300” que opera en los alrededores de Parral.

Debido a la casi nula presencia de autoridades en la región, no se han contabilizado las muertes que han dejado los cruentos enfrentamientos registrados desde el día 8 de octubre y hasta ayer.

La disputa se ha extendido a varios territorios entre los límites de ambos estados y se han involucrado varios grupos del mismo cártel, que se han rebelado al mando de los Salgueiro.

Los enfrentamientos han ocurrido en poblaciones de Guadalupe y Calvo, lejos de la cabecera municipal, en los límites con Sinaloa, entre San José del Rincón, Santa Rita y rancherías que no tienen acceso vehicular y que se ubican en este municipio de Chihuahua y el corredor hacia el municipio de Badiraguato, en el estado vecino.

Por la lejanía es que no se han oficializado registros de los enfrentamientos, pese a que han sido enviados mensajes de audio de pobladores de la región donde se escucha que se han hecho hasta cinco mil disparos en unos cuantos minutos.

Ayer, al salir de la reunión de seguridad de cada lunes, la gobernadora Maru Campos dio a conocer que instruyó realizar sobrevuelos en las zonas donde hay reportes de enfrentamientos, como parte de la estrategia de atención en aquella alejada zona de la entidad.

Dijo que hasta este momento (ayer) “no se tiene un reporte oficial de este hecho violento, pero se tomarán medidas para efectuar una supervisión de la región”.

Por su parte, el fiscal general del Estado, Roberto Fierro Duarte, reconoció que es escasa la presencia de autoridades en la zona de los enfrentamientos, pues en Guadalupe y Calvo apenas se cuenta con 16 elementos de la Fiscalía, motivo por el cual ayer se integró un grupo más amplio con elementos estatales y federales, que habrán de realizar rastreos terrestres y aéreos en la región.

Agregó que hasta ayer no tenía información del enfrentamiento, ni de personas fallecidas a causa de ello, sin embargo, tampoco se negó que se trabaja en verificar el hecho.

A su vez, el alcalde de Guadalupe y Calvo, Julio César Chávez Ponce, refirió que no obtuvo reportes de las distintas rancherías sobre el hecho, pero aseguró que en la zona hay presencia del Ejército y de la Fiscalía General del Estado haciendo diversos recorridos.  Dijo que el último hecho delictivo del que tuvo conocimiento fue sobre el asesinato de dos hermanos hace unos días en la comunidad de San José del Rincón, en donde uno de los fallecidos contaba con dos órdenes de aprehensión por homicidio.

En tanto, el secretario de Seguridad Pública Estatal, Gilberto Loya Chávez, afirmó que se ha desplegado personal de la Policía Estatal para tratar de confirmar el enfrentamiento, sin resultados hasta la tarde de ayer.

Fracturas de la ‘Gente Nueva’

El pasado 8 de octubre, en un enfrentamiento no reportado oficialmente por las autoridades hasta el pasado domingo 10, fueron localizados los cadáveres de dos personas, en el entronque de los caminos que dirigen a las comunidades de Santa Rita y San José del Rincón, dentro de Guadalupe y Calvo.

Uno de los muertos fue identificado como José Luis Chávez Aguirre, alias ‘El JL’, quien tenía dos órdenes de aprehensión por el delito de homicidio de calificado en contra de tres personas, Jesús Adrián Gómez Chaparro y Olegario Martínez Valenzuela en el año 2016 e Isidro Soto Carrillo, en 2019. 

De acuerdo con informes de la Fiscalía, ‘El JL’ encabezaba un grupo criminal que dependía de la familia Salgueiro. 

‘El JL’ controlaba parte del trasiego de drogas en la zona del “triángulo dorado”, pero también se dedicaba a otros delitos sin tener autorización de los mandos a los que obedecía por parte de los Salgueiro, como el secuestro de personas y la ejecución de rivales.

Sobre Chávez Aguirre pesaban dos causas penales instruidas formalmente, pero además varias investigaciones sobre los otros delitos a los que se dedicaba. Anteriormente también había encabezado grupos delincuenciales en Durango y Sinaloa, también con enlaces al cártel de Sinaloa.

El enfrentamiento en el que murió ‘El JL’ y otra persona, presumiblemente su hermano, es uno de los varios que se han registrado en la región.

Según los mismos reportes no oficializados hasta el momento, existe otro grupo conocido como ‘Los Ramoncillos’, liderado por una familia de apellido Mendívil, que también, pese a ser el mismo cártel, se han enfrentado a la fracción de ‘Los Salgueiro’.

Dicho grupo extendido entre las rancherías de El Frijolar, El Platanar, Santa Rita y otras, operaban también, además del negocio de las drogas, otros delitos como el secuestro y la extorsión, independientemente de la actividad que reportaban a ‘Los Salgueiro’.

Este grupo habría incluso reclutado gente en los municipios de Jiménez y Camargo, apoyado por personas que también se han rebelado al mando de ‘Los Salgueiro’.

Además, se tienen registros de una gavilla liderada por un sujeto de apellidos Corral Portillo, con raíces en comunidades de Durango y Sinaloa, que también se han enfrentado con los líderes de ‘Gente Nueva’, pese a pertenecer al mismo cártel en el que se agrupan.

A la escisión de los grupos delincuenciales se suma la versión de que un familiar político de ‘Los Salgueiro’ que había estado preso durante algunos años, también pretende regresar a controlar parte de los territorios entre Badiraguato y Guadalupe y Calvo, lo que habría sido causa de otras refriegas incluso entre sus familiares.

Esta fragmentación del cártel de Sinaloa y su célula ‘Gente Nueva’ en la apartada zona serrana, sería la causa de los enfrentamientos en las comunidades entre Chihuahua y Sinaloa.

Por estos hechos, durante el fin de semana se confirmó que a la cabecera municipal de Guadalupe y Calvo fueron llevados los cuerpos de cuatro hombres que han participado en las refriegas, en tanto que otras víctimas mortales han sido recogidas por los mismos grupos criminales, que no permiten la entrada de autoridades a la región.

En otras zonas menos alejadas, Antonio Leonel C. M., alias ‘El 300’, también de la ‘Gente Nueva’, fue desplazado de la ciudad de Parral por parte de otro Salgueiro, uno de los líderes más jóvenes del grupo delincuencial.

De esta forma, ‘El 300’ también conformaría otra célula en disputa dentro del mismo cártel, pues después de controlar la ciudad de Parral y sus alrededores, fue obligado a operar en pequeños poblados aledaños y los municipios más chicos.

Los Salgueiro, fundadores de ‘Gente Nueva’

Noel ‘El Flaco’ Salgueiro tomó bajo su mando el control del “triángulo dorado” por parte del Cártel de Sinaloa alrededor del año 2006, designado directamente por Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán.

Según información de fuentes federales, durante años ‘El Flaco’ ejerció un férreo control en la región e incluso se apoderó de un corredor desde la sierra hasta Ciudad Juárez.

Su presencia se hizo fuerte hasta el 2011 en municipios tan alejados como Badiraguato en Sinaloa, Madera, Guerrero, la capital y la frontera de Chihuahua.

En la pelea con el Cártel de Juárez, Salgueiro fue detenido por el Ejército en octubre de 2011 en Culiacán, Sinaloa.

La Defensa Nacional lo presentó como el fundador y líder de Gente Nueva, así como lugarteniente Guzmán Loera.

De acuerdo con información periodística del año 2011, ‘El Flaco’ había alcanzado una posición de las más altas dentro del cártel, y una vez detenido, antes de su extradición a Estados Unidos en 2018, tres de sus hermanos y cinco de sus sobrinos fueron colocados a la cabeza del grupo criminal que opera hasta la fecha.

close
search