Estado

Desde la cárcel pide político no sufrir contagio de Covid-19

Asegura que hay hacinamiento y maltrato a los reos

El Diario de Juárez

martes, 31 marzo 2020 | 13:57

Chihuahua.- El exsecretario de Educación, Cultura y Deporte en la pasada administración estatal Manuel Marcelo González Tachiquín, a través de sus redes sociales envió este martes un mensaje a sus amigos y a las autoridades para ponerse a salvo de la posibilidad de contagio de Covid-19, en el interior de las instalaciones del Cereso número Uno de Aquiles Serdán donde permanece recluido desde hace un año y tres meses.

En su mensaje, Tachiquín escribió que es prisionero político del gobernador Javier Corral Jurado, por lo que le pidió clemencia para poder residir en su vivienda particular en la cudad de Chihuahua durante el periodo de emergencia sanitario nacional.

“Con fundamento en las facultades que les otorga la Constitución Federal, le pido clemencia para poder residir en mi vivienda particular durante el período de emergencia sanitaria nacional decretado con motivo de la pandemia del coronavirus. Lo hago por 4 razones concretas”, subrayó.

Dijo que una es la cuestión sanitaria, “donde es un acto de humanidad, ya que en el Cereso No.1 de Chihuahua solo hay agua una hora en la madrugada y otra por la noche, no hay manera de conseguir jabón, no hay una gota de gel anti-bacterial, la gente está hacinada en los pasillos, la alimentación es de muy baja calidad y estamos desnutridos, no hay ningún protocolo para prevenir en las áreas comunes, las toses y estornudos se escuchan por todos lados y el acceso al micro hospital con una decena de camas para atender a 3000 internos está desde hace semanas bloqueado por decenas de policías especiales al cuidado de una persona VIP”.

Continuo que otro es el aspecto jurídico, ya que el amparo en revisión 282-19 ordenó al Gobierno del Estado permitirle llevar el proceso en libertad –en una de las causas que se le imputan- y el amparo 157-19 concluyó que nunca existió el delito por el que fue detenido. 

“Aún con esto, las órdenes no han sido acatadas localmente y con frecuencia la autoridad local viola amparos y fueros constitucionales”, expresó.

Marcelo calificó como “absurdo” que lo tengan en prisión, “ya que mi detención atiende únicamente a una política de odio y miedo de un Gobierno Estatal que unilateralmente me ve como rival, así como por no haber continuado pagando por un segundo año al señor Fiscal General del Estado César Peniche, una extorsión de $50,000.00 pesos mensuales para no ser detenido, hechos que denuncié desde hace meses ante su propia fiscalía con el número de registro 19-2019-26919 sin ningún avance hasta el momento”.

El exfuncionario estatal apuntó que será bien aceptado, ya que la Organización de las Naciones Unidas y la Organización Mundial de la Salud, recomendaron a México la acción humanitaria de sacar del confinamiento a los detenidos sobre los que no sea legalmente obligatoria la prisión, “como es mi caso”, dijo.

Agradezco su inmediata intervención, es urgente que nos volteén a ver (en el Cereso), también somos seres humanos y tenemos familias y derechos, puntualizó.